La salud pública, un desastre

PACIENTE EN EL ISSSTE. Servicios cuestionados.

Recién afirmó el presidente López Obrador; “si la educación está mal, la salud está peor” justo después de hacer un recorrido por el sistema hospitalario del país.

El sector de la salud sufrió un embate brutal por parte de los gobiernos mexicanos desde 1982 Hasta 2018; las consecuencias fueron desastrosas, los salarios del personal hospitalario llegaron a ser los segundos más bajos de los países de la OCDE, solo después de Polonia. La inversión promedio del PIB fue del 2.3 por ciento, ocupando el lugar 90 de 192 países; y no es solo ni tanto que haya riqueza o pobreza nacional: Cuba país pobre del continente invierte la cantidad más alta de todos, 10 por ciento, Estados Unidos 8.5, Canadá 7.5; bueno, hasta Bolivia, Argentina, Uruguay, Costa Rica, Nicaragua y Colombia invierten más del doble que México. Por el gasto en salud por habitante nos encontramos en el lugar 77.

La cantidad de médicos y enfermeras, de 2012 a 2019, se redujo de 2.2 a 2.0 y de 2.6 a 2.4 por cada mil habitantes, la OCDE tiene 9.1. Los salarios de los médicos especialistas mexicanos están a la mitad de uno chileno; el personal del IMSS tiene los ingresos más bajos del sistema de salud. No por nada señaló AMLO “El déficit de médicos es una prueba más, clara y fehaciente, del fracaso del modelo neoliberal”.

La construcción de elefantes vacíos, en forma de hospitales y clínicas se convirtió en el mejor negocio de los gobernantes corruptos, al inicio del nuevo gobierno de la 4T había 394 obras inconclusas, cuatro de ellas en Sinaloa: los hospitales generales de Culiacán y Mazatlán y el centro de salud y el hospital pediátrico, también en Culiacán.

Al tiempo que se hundía la salud pública y sus servicios, el gobierno federal instalaba un paquete de seguros para sus mandos, incluían seguro de gastos médicos mayores, de vida, retiro, separación y responsabilidad civil; les destinó en los años de Felipe Calderón y Peña Nieto 55 mil millones de pesos, para 695 mil burócratas y sus familias.

La subrogación fue otra fuente de corrupción sin freno; las guarderías uno de sus principales botines. Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala se dieron vuelo; en 2008 asignaron 9 mil millones de pesos en la “privatización” de guarderías del IMSS, ISSSTE, Sedesol y DIF. En consecuencia, no hubo ninguna nueva del IMSS y del ISSSTE. El 90 por ciento de las guarderías fueron subrogadas a instituciones privadas y a particulares, además se obligó a las y los derechohabientes a pagar una cuota adicional por un servicio caro, peligroso y deficiente.

Algo similar sucedió con el servicio de lavanderías del sector salud, la falta intencional de inversión y mantenimiento derivó a que cientos de trabajadores de mantenimiento hospitalario estuvieran sin ocupación y maquinaria abandonada e inservible; esa función se trasladó con jugosos contratos a particulares socios, amigos y compadres de los mandos responsables.

Los médicos abandonados y despreciados, hicieron lo suyo, buscando cómo completar sus ingresos, abrieron consultorios y clínicas paralelas para canalizar a los derechohabientes urgidos de atención: Previa consulta privada de alto costo, los canalizaban al servicio institucional; otros con menos escrúpulos les establecían un costo extra al servicio para acceder a un tratamiento completo o una operación quirúrgica ahora sí en hospital; los pacientes mejor relacionados buscaban al amigo, compañero o familiar, una palanca pues, para conseguir ingresar al servicio.

En paralelo creció el servicio médico de farmacias con sus propios medicamentos, hasta atender el 44 del público necesitado, y aumentar el costo de los medicamentos en un 67 por ciento; negocio redondo.

Año tras año, sexenio tras sexenio se abandonó al sector y sus efectos se multiplicaban en perjuicio de la población mexicana; acceder a una consulta general, y no se diga con un especialista era todo un viacrucis, las cirugías debían programarse con unos 6 meses de anticipación.

Frente a este desastre el presidente López Obrador ofrece disponer para toda la población mexicana un servicio de salud que garantice el derecho pleno, de calidad y universal a toda la población; como el de Dinamarca, el tercero mejor del planeta. ¿Será posible?

Artículo publicado el 30 de abril de 2023 en la edición 1057 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1106
GALERÍA
Más de 120 mil personas, entre locales y de diversas partes de la República se concentraron en el gran malecón de Mazatlán para presenciar el Eclipse Total de Sol.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.