Las elecciones más violentas de la historia

CLAUDIA SHEINBAUM. Atorada por criminales.

Aunque las cifras varían dependiendo del periodo que se tome para su análisis, el proceso electoral que se vive actualmente se perfila como el más violento de la historia del país; más que 2018, más que 2021. De septiembre de 2023 a la fecha, Laboratorio Electoral e Integralia reportaron que se han registrado más de 50 homicidios, más que los 43 registrados en 2018… y cuando faltaban todavía dos meses para el día de las elecciones.

La mayoría de los asesinatos y de las agresiones —amenazas secuestros, desapariciones…— están ocurriendo en los municipios y principalmente en estados como Guerrero, Michoacán, Veracruz, Chiapas, Estado de México, Morelos y Jalisco. La tendencia ha sido ascendente, por lo que puede esperarse que la violencia contra candidatos, dirigentes de partidos y operadores políticos crezca en la medida en que se acerque el día de la elección, sobre todo en escenarios muy competidos.

Los informes de Integralia y Laboratorio Electoral precisan que la mayor parte de los ataques han sido contra candidatos a nivel municipal, (en un 73 por ciento) donde se concentran los intereses de los grupos criminales, a veces enfrentados al perfil de los candidatos.

¿Puede el Estado mexicano garantizar la seguridad de los candidatos? No, no puede. Debiera hacerlo, pero los contextos de violencia en el país están tan desatados y fuera de control, que sería una tarea imposible si llegaran a proponérsela. Son miles de candidatos que se están moviendo en el país, desde aspirantes a regidores hasta pretensos de la silla presidencial, suplentes, plurinominales…

Así que, solicitar protección del Estado es ejercer un derecho, pero que ello les garantice la seguridad es otra cosa. Ojalá fuera así. Cuando mataron a Javier Valdez dijimos que desgraciadamente no sería el último periodista asesinado a pesar del impacto que causó su muerte. Nos basábamos en una mirada simple sobre lo que estaba ocurriendo en el país, la violencia criminal, la impunidad, la corrupción gubernamental y la complicidad con los cárteles de la droga. Todo un paquete de elementos que nos llevaban a la conclusión de que seguirían cayendo abatidos compañeros aquí y en todo el país. Y así fue, lamentablemente.

Ahora que empezó el proceso electoral, la convocatoria, los procesos internos, el registro de aspirantes… advertimos lo mismo. Sería imposible detener la violencia durante el proceso porque los intereses de los narcos y de los políticos se han empalmado de tal forma que los narcos se convierten en instrumentos de presión y coacción contra otros aspirantes, hasta llegar, incluso, al asesinato. Y estos otros aspirantes no tienen que ser de otro partido, porque también hay “fuego amigo”.

Lo hemos dicho en otras ocasiones: que la violencia electoral se concentre en los municipios tiene que ver con que representan el poder en los territorios, armas, dinero, control del mercado, de las calles…

Los grupos criminales ya no se conforman con los cuerpos policiacos, que les pertenecen desde hace mucho en medio de una “normalidad” que no ocupa imponerse con las balas; te apoyo y me apoyas; te doy dinero para las campañas y me pagas con el control de la policía, la obra pública, me das la oficialía mayor para controlar negocios, giros negros, cobro de piso fuera de la contabilidad oficial, horarios, casinos clandestinos –y a plena luz del día– hasta la burla, como las “habichuelas” en Mazatlán.

También Recursos Humanos porque en la manipulación de la nómina hay una gran tajada. Y si el alcalde o la alcaldesa es de ellos, pues el control es total. Todo en el mismo plato. Dinero limpio; las auditorías, un juego de niños. La Auditoría Superior del Estado y el congreso local, instituciones de utilería, sordos y ciegos ante el atraco, el narcocontrol del municipio. Cómplices.

Bola y cadena

LA CANDIDATA PRESIDENCIAL DE MORENA ya vivió la experiencia de pasar por un territorio controlado por el narco, esto en Chiapas. ¿Nadie se lo advirtió? ¿Ni la Guardia Nacional que, se supone, le está brindando protección? ¿Y qué dijo el presidente AMLO? Que era un montaje de los opositores. El presidente no se engaña porque sabe cómo masca la iguana en el país, pero quiere engañar a la gente, minimizar el problema diciendo aquí no pasa nada. En vez de tomar medidas, negar la realidad. Lo cual significa también una forma de complicidad.

Sentido contrario

HÉCTOR MELESIO CUEN OJEDA solicita protección. Esto está bien después de que secuestraron a dos militantes del PAS. Pero en su caso no es posible saber si lo hace porque de verdad se sentirá más seguro o porque esto le sirve de propaganda. Como Mingo Vázquez en Ahome, que acude a un acto de campaña con chaleco antibalas y al día siguiente anda por las calles en mangas de camisa. Propaganda y pose, pues.

Humo negro

EN DOS ENTREGAS —UNA DE ELLAS EN ESTA EDICIÓN— Ríodoce está documentando cómo en las administraciones pasadas, a través de COMÚN se solicitaban aportaciones a los vecinos para la pavimentación de calles. En muchos de los casos no se hacía la obra, pero tampoco se regresaba el dinero a los colonos; en otros casos se hacía la obra con dinero del gobierno y tampoco se les devolvía; pero lo peor es que algunas obras se reportaban hechas cuando nunca se hicieron. Y, claro, el dinero de los aportantes se lo llevaron.

Artículo publicado el 28 de abril de 2024 en la edición 1109 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1112
GALERÍA
El colapso del escenario durante mitin de Jorge Álvarez Máynez en San Pedro Garza García, en Nuevo León suma al momento 9 personas muertas y más de 70 heridas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

Noticias

Secciones

Suplementos

Columnas

Contacto

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.