sábado, octubre 16, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Qué come usted: Coca-Cola Sin Azúcar

gula-quecome usted

En una sociedad de consumo, la multitud es más importante que los grupos. Pero estos grupos no están exentos de la oferta comercial, es simplemente que su calidad de ‘clientes específicos’ los hace menos atractivos para el mercado hasta que alguien encuentra algo que ofrecerles.

Para desglosar esta idea pongamos el ejemplo de este refresco, ya que, en algún momento, el mercado se vio en la necesidad de ofrecer bebidas bajas en calorías y comenzó a hacer uso de edulcorantes artificiales. Para las multitudes, Coca-Cola regular: la receta secreta y jarabe de maíz, no hay más; placer burbujeante. Para los grupos, Coca-Cola Sin Azúcar: la receta secreta y edulcorantes artificiales, un poco menos placentera pero aparentemente menos dañina.

Dicha especificidad, aquella que busca en un producto lo mismo, pero sin culpas o sin efectos secundarios, se convirtió en una rama muy fructífera en el árbol del consumismo en la última década. En específico, el sector de alimentos se reinventa velozmente a las necesidades de estos grupos, que con la conectividad actual se vuelven tendencia con mucha facilidad.

En algún momento, Coca-Cola experimentó con su versión Life, que utilizó estevia, el edulcorante de moda en 2013, para sustituir una parte del jarabe de maíz y terminó con un rotundo fracaso. Ahora está reformulando su versión original que pasó de 21 gramos de azúcar por cada 200 mililitros a 15 en la misma proporción y le está dando un empuje especial a su versión sin azúcar, en la que se dice buscan crear el sabor idéntico al original, pero sin calorías.

La industria no se cansa de inventar ‘necesidades’, o de adaptarse a las nuevas necesidades (como la de no consumir azúcares),y cuando se trata de grupos exclusivos, Coca-Cola no deja puerta sin abrir. Atentos, que, aunque la oferta de productos no calóricos esté creciendo, sus números siguen siendo muy bajos, y sus beneficios, una incógnita.

 

Envase

La versión analizada es la de 600 mililitros. Es esta la medida estándar, la más popular en la marca. El envase es el mismo pet que se utiliza para las versiones regular y light, las diferencias entre estas son el color de las tapas y etiquetas. La versión sin azúcar cuenta con una tapa negra, y en su etiqueta todo texto es color negro también.

No hay sellos de advertencia referentes a excesos, pues el producto no contiene azúcares, con esto evita los sellos de exceso de calorías y exceso de azúcares que porta la versión original. Las advertencias visibles son acerca de el uso de edulcorantes y cafeína, ambos sugiriendo evitar su consumo en niños.

 

Ingredientes

La lista de ingredientes se compone de agua carbonatada, caramelo clase IV (colorante), ácido fosfórico, saborizantes, mezcla de aspartame, acesulfameK y sucralosa y cafeína.

El ácido fosfórico, en grandes concentraciones es altamente tóxico a la exposición en piel, ojos, inhalación e ingesta. Aunque la concentración que se utiliza en esta bebida es baja, es fácil exponerse medianamente por la gran cantidad de productos que lo contienen. Los principales síntomas de alta exposición por ingesta son irritación gastrointestinal, dolor de estómago y garganta, sed y náuseas. En la bebida, el ácido fosfórico le da a Coca-Cola su frescura y vivacidad y garantiza la baja acidez, según afirmaciones publicadas por la misma compañía.

 

Sin azúcar, con advertencias

El etiquetado frontal lanzado a finales de 2020 hace mención honorífica tanto de edulcorantes como de la cafeína. Si bien su presencia en los envases no es tan tajante como los octágonos de excesos de grasas, calorías, azúcares o sodio, sí aparece una cinta de advertencia que cita textualmente “contiene edulcorantes, no recomendable en niños”.

El motivo de dicha advertencia obedece a que la modificación a la norma busca proteger los derechos de la infancia a una alimentación sana. La cinta informativa expone el uso de edulcorantes no calóricos, como aspartame, acesulfameK y sucralosa que contiene Coca-Cola Sin Azúcar, debido a que distintos organismos y asociaciones nacionales e internacionales, no recomiendan su consumo en niños.

La exposición constante en edades tempranas al dulzor de los edulcorantes no calóricos puede impactar en el desarrollo de preferencias por alimentos dulces. Además, otros estudios han relacionado el consumo de edulcorantes no calóricos con aumento de peso, enfermedades del corazón y otros efectos metabólicos.

Por otra parte, la Secretaría de Salud muestra una leyenda precautoria más: “contiene cafeína, evitar en niños”. Esta leyenda pasa del “no recomendable” al “evitar”, por el motivo de que el consumo de cafeína puede provocar daños fisiológicos, psicológicos y conductuales sobre todo en niños con padecimientos psiquiátricos o problemas del corazón, por lo que muchas organizaciones no recomiendan su consumo entre niños y niñas.

Artículo publicado el 18 de julio de 2021 en la edición 964 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 976
10 de octubre del 2021
GALERÍA
Estragos por el paso del huracán 'Pamela' en Mazatlán
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.