mayo 27, 2020 12:06 am

Malayerba: Por mis güevos

malayerba-por mis huevos

Hizo su imperio con los güevos por delante y con un sigilo de fantasma. Su poder se sentía pero no se veía. Creció en la sierra y se asentó en una ciudad cercana, y desde ahí dirigía las operaciones de financiamiento para la siembra de mariguana, compra de cosecha y comercialización. Él miraba en grande, no le interesa el narcomenudeo ni era violento.

Eso sí, muy católico. Iba a misa los domingos, daba buena limosna y aportaciones especiales, al cura en persona, para que mantuviera la iglesia, hiciera remodelaciones y celebraciones especiales. El sacerdote lo adoraba, el monaguillo le besaba la mano, la policía se le cuadraba y los fieles dominicales se quitaban el sombrero e inclinaban a su paso.

En una ocasión mandó a sus hijos a que cobraran unas deudas. Los jóvenes esos habían crecido en la opulencia, sin los dedos marcados por los surcos de la serranía ni el tiempo ahorcando y quemando la piel bajo ese sol veraniego de cuarenta y tantos grados centígrados: ellos traían el sol y la luna en los bolsillos, en los lentes raiban y en la cangurera de piel, donde llevaban dólares y una browning. Eran las mieles de lo que para su padre habían sido hieles.

Cuando llegaron a la casa, salieron los familiares implicados y empezaron a discutir. A los tres hijos del patrón se les salió todo de control y las cosas subieron de tono. Piel y tensión color de hormiga. Desde dentro de la vivienda salieron mujeres y niños, atraídos por la gritería y los insultos talla grande. Uno de los hijos sacó la browning y comenzó a disparar. Tumbó a los adultos deudores y dejó heridos a varios de los niños y a una joven mujer.

Cuando huían del lugar les cayeron los policías. Los rodearon. Ambos grupos sostuvieron sus armas, apuntándose. El mayor cedió. Dio la orden a los otros dos. No pudieron hacer nada así que bajaron sus armas y se entregaron. Confiados en que el padre los iba a sacar, llevaban la sonrisa, la burla, la ironía en esa mirada de grueso calibre. Más vamos a tardar en llegar que en salir, mi comandante.

El padre se puso fúrico. Gritó putísima madre. Se dispuso a sacar a sus hijos de la cárcel y fue a la comandancia. Pero antes de entrar, desde la cabina de la camioneta, le habló al gobernador. Sácalos, lo espetó. No puedo, dispararon a mujeres y niños. Hay varios heridos. Y eso no se vale. Escupió el teléfono cuando le gritó mira güey, yo pagué tu campaña. Los vas a sacar por mis güevos. Y colgó.

Cuando iba a su casa lo interceptó un comando. Todos de negro, también las suburban. Lo rodearon, lo bajaron a culatazos y se lo llevaron. Apareció junto al río, frío como esas aguas que bajan de la serranía, golpeado y tasajeado, y con los güevos en la boca.

Columna publicada el 05 de abril de 2020 en la edición 897 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 904
24 de mayo del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral