Expertos advierten persecución contra grupos antisistema en elecciones

 

Especialistas en temas de seguridad nacional del Centro de Estudios Navales alertan sobre una posible intervención “legal y operacional” de las fuerzas armadas durante el proceso electoral 2018, en eventuales brotes de violencia que pudieran surgir de grupos antisistema como el grupo guerrillero identificado como Ejército Popular Revolucionario (EPR), El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el movimiento de los Maestros Disidentes agrupados en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y el vinculado con “Los 43 de Ayotzinapa”.

En el texto titulado Las fuerzas armadas y el proceso electoral 2018 publicado en la edición 2018 de la Revista del Centro de Estudios Navales, dependiente de la Universidad Naval de México, los autores visualizan un escenario electoral complicado y sostienen que independientemente de que el INE les solicite o no su apoyo para resguardar el proceso electoral antes, durante y después de las elecciones, las fuerzas armadas están legalmente autorizadas para custodiar el proceso en caso de que se presenten incidentes que pongan en riesgo la seguridad del país.

El análisis ha adquirido tintes preocupantes entre académicos y defensores de los derechos humanos porque focaliza estos posibles brotes de inestabilidad electoral a grupos en resistencia vinculados con la protesta social como el magisterio y el movimiento de los 43 estudiantes de la Normal Rural “Isidro Burgos”, de Ayotzinapa, y de igual manera a otras expresiones de rebeldía social como los grupos armados del Ejército Popular Revolucionario (EPR)y el Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

En el resumen del artículo, se destaca que en el 2018 el escenario político electoral será inédito  y complejo porque coincidirán los comicios presidenciales y para la renovación del Congreso, junto con votaciones en 29 de los 32 estados de la República, donde se cuenta con un padrón nacional de 87 millones de electores que serán atendidos por más de un millón de funcionarios de casillas electorales.

ÁLVARO ARREOLA. Fuerzas armadas deben asegurar tranquilidad.

El documento elaborado por especialistas navales, militares y el Investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana —Unidad Ixtapalapa—, Guillermo Garduño, anticipa la posible intervención de las Fuerzas Armadas en el resguardo del proceso electoral porque está en su deber de garantizar condiciones de seguridad durante el proceso electoral.

Al respecto, activistas, académicos y dirigentes de organismos no gubernamentales vinculados con la defensa de los derechos humanos, reprueban lo que consideran amenazas “veladas” contra grupos identificados como de la resistencia y protesta social porque encima de que violentan los derechos políticos y sociales de disentir contra el gobierno actual, tiene implicaciones intimidatorias que rayan en la criminalización de la protesta social.

Por su parte el coordinador de la Plataforma de Información Electoral del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, Álvaro Arreola Ayala, sostiene que el ejército y las fuerzas navales lo que tienen que hacer es demostrar la capacidad institucional de darle seguridad a una sociedad que está harta y cansada de un modelo de corrupción y asegurarle al ganador que este país va a seguir por la vía pacífica y tranquila.

El especialista en Derechos Humanos e investigador de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, Plantel Del Valle, Rubén Rabindranath García Clarck, abundó en la necesidad de alertar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y solicitarle se tomen medidas cautelares para proteger a los maestros, padres de familia, jóvenes, militantes y simpatizantes de izquierda vinculados con la protesta social para evitar desapariciones, golpes, secuestros y otras formas de agresión en que incurran los militares y marinos bajo la excusa de poner en riesgo la seguridad nacional o la estabilidad interna.

Indignado por los escenarios que pintan las fuerzas armadas y que son propicios para infundir el miedo, la violencia y el ejercicio del abuso de poder y autoridad, el Presidente de la Comisión Mexicana para la Protección de los Derechos Humanos, Doctor José Antonio Guevara, convocó a la sociedad civil mexicana y a los organismos internacionales que observarán el proceso electoral 2018 a dar un seguimiento detallado de la actuación de las fuerzas armadas, ante la sospecha de que puedan ocurrir detenciones y violaciones masivas contra la sociedad civil que hará uso de sus derechos políticos antes, durante y después de las elecciones más vigiladas en la historia de México.

Al respecto dice: “Si las fuerzas armadas consideran que la salida democrática y pacífica de este país no es otra más que la vía electoral, es positivo que aseguren diferentes escenarios. Pero debe exigirse que conserven la estabilidad y den la seguridad al presunto y más viable ganador. Ese es el reto que tienen las fuerzas armadas, no sofocar movimientos que supuestamente podrían hacerse responsables de actos de violencia”.

—¿Entonces no se justifica a estas alturas que las fuerzas castrenses salgan a vigilar a los grupos antisistema que, según especialistas  de la institución militar, pueden ocasionar revueltas que pongan en riesgo la seguridad interior?

—No, ya en este momento no es viable ni se justifica, porque los pronósticos que daban la posibilidad de un escenario violento era que si en mayo la diferencia entre los candidatos era muy apretada, se suponía que grupos subversivos o antisistema pudieran optar por desestabilizar al país mediante la protesta social o el sabotaje, pero ahora, a diferencia del 2006 y 2012, ni José Antonio Meade ni Ricardo Anaya están tan cercanos a Andrés Manuel López Obrador, como en las elecciones pasadas y la diferencia es cualitativa.

“En mayo del 2006, AMLO estaba empatado y en el 2012 iba abajo con 14 puntos, pero ahora –en mayo 2018- su segundo lugar está a una distancia de 20 puntos y este escenario es totalmente diferente como para pretender organizar desde la derecha o desde el autoritarismo y la institucionalidad del Estado que haya movimientos de insurgencia.

“El Estado mexicano imaginaba que en este momento los candidatos estarían empatados y daban por hecho con seguridad que iban a presentarse revueltas sociales porque no se iba a tolerar un tercer fraude electoral. Pero me parece que este escenario electoral cambia la estrategia porque ese supuesto empate que veían en la última etapa de las campañas ya no existe.

JOSÉ ANTONIO GUEVARA. Escenario electoral complicado.

“Lo que ahora tienen que aceptar y hacer estos grupos -como lo están haciendo los grupos empresariales más retardatarios-, es avocarse a cuidar la seguridad de alguien que es el más viable triunfador y airear la pista de ensanchamiento democrático. De mejores reformas, de tranquilidad y pacificación del país. Pero sobre todo garantizar la seguridad que por la vía institucional el Ejército y la Armada de México van a seguir funcionando pero no violentando la constitución, de tal forma que los soldados y marinos regresen a sus cuarteles y que las policías reasuman su función de la seguridad pública”.

—¿Y qué pasa con esas fuerzas conservadoras que siguen apostando a reventar el proceso electoral para echar abajo el eventual triunfo del candidato de la Coalición “Juntos Haremos Historia” y la sociedad civil?

—Creo que todos los grupos reaccionarios y conservadores van a intentar esto hasta el último momento. Jamás dejarán de pensar que los beneficios deben ser solo para ellos. Aquí el problema es que la propuesta en el 2018 no es radical y tampoco va a perjudicar al capital. No es un movimiento radicalizador ni socializante. Es un movimiento que trata de reivindicar un futuro estabilizador, disminuir la desigualdad y por consiguiente la violencia. En esto coinciden todos los actores políticos, sociales y económicos del país. La polarización no es sana para un país.

“Además tenemos 30 años escuchando un discurso de miedo y ahora nos damos cuenta que ese miedo que la clase empresarial y política –los poderes del Estado- nos comparte , no es real ni efectivo. La sociedad ya aprendió a discernir este miedo.

“Por tanto, las instituciones de seguridad nacional lo que deben hacer es encauzar por la vía pacífica y democrática la renovación del país. Y no lo asegura nadie más que el que está punteando en la contienda electoral”.

Artículo publicado el 27 de mayo de 2018 en la edición 800 del semanario Ríodoce.

Los comentarios están cerrados.

» Riodoce tv

Aseguran 50 toneladas de crystal en Alcoyonqui

Columnas VER MÁS PUBLICACIONES

Zona de contacto » Fernando Ballesteros

El arreglo entre Sultanes y Rieleros

Desde los 11 Pasos » Arturo González

Kalusha suspendido por FIFA

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: El enemigo

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

Los nuevos escenarios para el narco

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

La llama doble

» Ñacas y Tacuachi

188996

La fuga

Interlucion, +Vector - Autores: Marco Antonio Castillo Del Rincón, Pedro Ricardo Estrada Medina - http://www.interlucion.com http://www.masvector.com