Diagnósticos opuestos para el Hospital Pediátrico

HOSPITAL PEDIÁTRICO.

Dos mujeres platican entre sí. Se ponen de acuerdo y una de ellas responde. “Oiga, pues hubiera venido mejor el miércoles, que es cuando casi siempre hay problemas con los medicamentos”. La mujer se refiere a medicamentos oncológicos en el Hospital Pediátrico de Sinaloa (HPS).

Las carencias comenzaron desde octubre de 2017 y aunque la autoridad abastece casi inmediatamente después, el “Hospitalito” adolece en un tema muy sensible. La crisis al interior del nosocomio existe.

Y a tres meses de la integración del nosocomio a los Servicios de Salud de Sinaloa (SSS), su operación genera más dudas que certezas. Con la desaparición de la figura jurídica administrativa del organismo público descentralizado local (OPDL) las versiones de trabajadores del “Hospitalito” insisten en que atraviesan una crisis.

Mediante una solicitud de información, la Secretaría de Salud informó que a diciembre de 2017, el HPS culminó con pasivos por mil 288 millones 445 mil 378 pesos. Y la misma Secretaría de Salud desde el inicio de la gestión de Alfredo Román Messina, ha acusado problemas económicos.

Y los problemas que tiene que enfrentar la dirección del “Hospitalito” son muchos. Así lo explica el director del nosocomio, Miguel Ángel Garrido Rojo.

“La situación del hospital era de un endeudamiento progresivo… entonces lo bueno que está ocurriendo ahorita es que de estar atendiendo un pasivo de 6 millones de pesos mensuales, de enero para acá no solamente no se ha incrementado, sino que ha bajado 3 millones”.

MIGUEL ÁNGEL GARRIDO. Atendiendo pasivos.

“El hecho de bajar ya nos está hablando de algo positivo. Obviamente la Secretaría tiene sus insumos y medicamentos, lo que ellos tienen nos lo surten, no todo es compatible con los niños y para eso es el recurso que está dando el gobernador mensualmente”, indicó el director del HPS.

De febrero a la fecha, el gobernador Quirino Ordaz Coppel eroga de las arcas públicas apoyo extraordinario por 7.5 millones de pesos mensuales, mes en que el desabasto, el nulo flujo de recursos e inconformidad laboral se fueron incrementando.

Pero la versión ofrecida por Garrido Rojo contrasta con la de trabajadores que dieron su testimonio. Una de ellas, con más de 15 años de antigüedad, señaló que el hospital opera de manera crítica.

“Está operando pues así con pinzas, muy delicado todo. Como en una terapia intensiva. Y pues como dependemos directamente de la Secretaría, y pues dinero ya no hay, lo comentaron. Ahorita no entra dinero por ningún lado, no hay para que se compren medicamentos e insumos. Todo depende de la Secretaría, o sea, no entra recurso y el poco recurso que entra lueguito lo absorbe la Secretaría”, dijo.

En algunas ocasiones tanto personal médico como de intendencia tienen que echar mano de recursos propios para abastecer insumos como jabón, jeringas, gasas y cloro. Y aunque estas carencias son atendidas casi de manera inmediata, suceden prácticamente a diario.

Trabajadores indican que se comienza a trabajar en el desabasto una vez que les pega, incluso con medicamentos muy caros, los cuales antes el hospital los compraba y ahora no se está solucionando de esa manera.

Cuando se anunció el cambio de figura legal del HPS se creó una comisión mixta con la instrucción de evitar que el hospital entrara a la Secretaría de Salud y mantener la autonomía. Entonces la solicitud de dicha comisión fue de brindar un voto de confianza al Gobernador y así fue.

“A partir de ahí, de marzo para acá, comienzan los problemas”, explica la trabajadora. “Diciembre fue difícil pero de alguna manera se hacían las cosas, nunca hubo un ‘ahorita o más tarde te lo surto’, las deudas que se tenían con los proveedores pues igual se tenían que negociar y llegar a acuerdos para poder que aceptaran surtir”, indica.

La versión en ese sentido del director del HPS no es muy diferente. Explica que si bien no tienen problemas de insumos y medicamentos, sí están resolviendo casos de desabasto de manera temporal.

“Lo que pasa es que estamos resolviendo las necesidades, este hospital requiere…”

—¿Entonces eso (el desabasto) sí está sucediendo en el hospital?

—Pues mira, no es que esté sucediendo sino que estamos programando todo, administrando todo de acuerdo a la necesidad.


La huelga no nata

Y si bien autoridades de la SSS continúan haciendo ajustes y adecuaciones para que no afecte al HPS, el rumor de una huelga se hizo más fuerte al inicio de este mes. Para el viernes 4 de mayo una reunión entre trabajadores se celebró poco después del mediodía en el auditorio del Pediátrico, y la convocatoria la hicieron de modo “exprés”.

Las demandas de los trabajadores son pagos de bonos y algunas prestaciones, así como certeza laboral para suplentes y eventuales, tanto del área médica como de intendencia y administrativos.

El acuerdo inicial fue que para el lunes 7 de mayo personal del HPS se iría a huelga. Al menos así lo habían determinado el viernes anterior, fecha en que un comité sostuvo una reunión con directivos. Luego de esa reunión, se acordó cancelar la huelga.

El emplazamiento fue ahogado y se acordó finalmente continuar con las labores. Hace apenas un mes los trabajadores portaban gafetes de trabajo bajo protesta. Eso ya no es más. Cuestionado al respecto, el doctor Miguel Ángel Garrido señaló que se dejaron de usar por iniciativa propia.

—¿Qué pasó con eso? Ya no los están usando…

—Pues no sé si le diga a usted algo eso.

—No sé, yo le pregunto…

—No, pues yo le pregunto a usted. Si estaban bajo protesta y ya no están bajo protesta, qué quiere decir, que empeoró, que mejoró o que está igual la situación. Qué le dice a usted eso.

—Pues que a lo mejor hubo coacción también, por eso le pregunto.

—¿De qué sentido?

—De que los dejaran de usar.

—¿Y cómo podría yo coaccionar a alguien o a alguna de estas personas?… a un trabajador de base no se le puede coaccionar porque tienen sus derechos. Yo no puedo decirle a nadie que deje de usarlos.

—Entonces fue por voluntad propia…

—Obvio que sí, joven.

Y mayo terminó, pero no los problemas para familiares de pacientes internos. Y a tres meses de que el HPS fuera absorbido por la Secretaría de Salud, ni las finanzas ni el abasto de medicamentos e insumos han logrado salir adelante.

Artículo publicado el 27 de mayo de 2018 en la edición 800 del semanario Ríodoce.

Los comentarios están cerrados.

» Riodoce tv

Tiran colchones sucios afuera del Ayuntamiento de Culiacán

» Impreso

Un mexicano entre los 60 talentos mundiales del futbol del futuro

Un mexicano, canterano de Chivas, Sebastián Martínez, entre los 60 talentos mundiales del futuro: Es más completo que Chicharito. El prestigioso diario británico ‘The Guardian’ publicó una lista de los 60 talentos mundiales del futbol que en unos años podrían dar mucho que hablar. Son futbolistas nacidos en el 2001 por lo que ahora todavía […]

Falsos futbolistas: Dionicio Farid y Carlos ‘Kaiser’ Raposo

‘Pie pequeño’, la película que recaudó 65 mdp en un fin de semana

Aprender del 68

Columnas VER MÁS PUBLICACIONES

Zona de contacto » Fernando Ballesteros

LMP se impone a LMB: No al Mundial Sub 23

Desde los 11 Pasos » Arturo González

¿Una liga de futbol norteamericana?

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: Las manos

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

¿A dónde nos lleva la ‘cuarta transformación’?

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

El invierno de AMLO

Opiniones VER MÁS PUBLICACIONES

Ernesto Hernández Norzagaray

Ríos Rojo, el imprescindible

José Antonio Ríos Rojo

Una legislatura llena de esperanza

Ernesto Hernández Norzagaray

El cóctel esperado

José Antonio Ríos Rojo

Hace 50 años

» Ñacas y Tacuachi

197000

Servicio de Uberkiller

Interlucion, +Vector - Autores: Marco Antonio Castillo Del Rincón, Pedro Ricardo Estrada Medina - http://www.interlucion.com http://www.masvector.com