Vacaciones y obesidad

obesidad 74

Todos los años se tienen las mismas oportunidades para el ocio, pero lo que cambia no es el calendario, lo que cambia es la persona: mantiene su mismo peso y figura, o cambia su peso y figura.

El tema de la anorexia como trastorno de la alimentación es tan importante para la salud como lo son el sobrepeso y la obesidad en la temporada de vacaciones.

Por supuesto que lo primero es la salud, sin embargo, al tratarse de obesidad, muchas personas no asocian su condición de obesas con la conciencia de la enfermedad. Mientras no hay conciencia de enfermedad, tampoco hay apego al tratamiento, mucho menos al vínculo terapéutico.

Semanas antes de los periodos vacacionales, aparece la idea en muchas personas de dos cosas: dónde pasarán las vacaciones, y qué tanto expondrán su cuerpo a la vista de los demás.

Quienes decidieron compartir sus vacaciones en familia o con amigos en la playa o lugares donde la opción es bañarse solos o en compañía, pero ante los ojos de los demás, lo primero que atormenta su mente es su figura, y la comparación social de los iconos de la imagen corporal con su propio cuerpo, con su propia figura, o con su propia obesidad.

Muchas personas compran su traje de baño, pero encima de él se ponen un short o un pantalón corto para disimular la grasa corporal que generalmente se aglutina en el abdomen y la espalda.

La persona obesa tendría que haber bajado 20 o 30 kilos meses antes del periodo vacacional para exhibir un cuerpo escultural: someterse a dietas rigurosas, medicamentos de dudosa reputación, deshidratación corporal, laxantes exterminadores de la salud, o cualquier otro artilugio con fines de expulsar el exceso de grasa, son parte de una conducta que, cuando se asume, pasan cosas predecibles, como el deterioro del estado de ánimo.

Personas deshidratadas o complicadas por los excesos, flacidez de la piel y los tejidos subyacentes, pérdida de la fuerza física que les impide incorporarse a lo que tanto habían anhelado: sus vacaciones.

Otros se exponen a la crítica social convirtiéndose en el centro de atención por los vacacionistas que también exponen sus cuerpos con poca ropa, pero con un peso corporal ideal o tal vez con sobrepeso que aún les permite nadar sin complicaciones y sin pena.

Las vacaciones son el látigo para el ego de muchos obesos: son el espacio del calendario que les recuerda que serán vistos con admiración por los demás, pero por el exceso de grasa, no por la figura que despierte admiración y estimule el erotismo propio del que ve.

Hay obesos que además de su enfermedad metabólica, piensan que exhibirse sin sentir vergüenza es muestra de autoestima sana, aunque realmente es parte de su autoagresión. La obesidad es un trastorno metabólico que puede coexistir con trastornos mentales. Vacaciones y obesidad, un dueto frecuente.

Artículo publicado el 31 de marzo de 2024 en la edición 1105 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1116
GALERÍA
Ríodoce presenta el suplemento cultural, Barco de Papel ⛵️, una publicación que de manera mensual reunirá a las distintas disciplinas artísticas
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.