En Acapulco, lo peor de ‘Otis’ está por venir

INMEDIACIONES DE ACAPULCO. Gobierno atascado.

Que Evelyn Salgado gobernara Guerrero era ya una calamidad. Llegó a la gubernatura a través de una maniobra luego de que su padre, el senador Félix Salgado Macedonio, fuera acusado dos veces por violación y abuso sexual contra una menor de edad y una mujer que había sido trabajadora del del periódico La Jornada de Guerrero cuando Félix fue su director. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resolvió que no podía ser candidato y entonces ungieron a su hija… para que, tras bambalinas, de todas maneras gobernara el padre. Una impensable, cómplice y ruin jugada de Morena.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho siempre que el pueblo no se equivoca, pero Guerrero es un ejemplo claro de que puede equivocarse, incluso, irreparablemente. Los Salgado no crearon el huracán “Otis” pero cargarán toda su vida las consecuencias del desastre que causó porque lo peor vendrá en las próximas semanas y en los próximos meses. Y serán recordados por esto, no por otra cosa. Todavía en el cuarto día después del azote del huracán, nadie sabía dónde estaba la gobernadora. Recibió a AMLO cuando éste llegó a Acapulco pero ya no se le volvió a ver. Y por teléfono se comunicó el viernes con el presidente en la conferencia mañanera para pedir calma a los guerrerenses y asegurarles que todos serían auxiliados. Pero una cosa es lo que decía desde algún refugio particular o del centro de mando que se instaló en Acapulco, y otra la realidad que vivía un millón de guerrerenses y decenas de miles de turistas que deambulaban por las calles destrozadas, sin agua, sin luz, sin telefonía, sin comida, los comercios víctimas del saqueo desesperado ante la mirada atónita de las propias autoridades, incluso de las fuerzas armadas, que mejor se volteaban para otro lado.

En tres horas un desastre natural puso aprueba la capacidad que tiene un gobierno para reaccionar en situaciones de emergencia y ni el gobierno estatal ni el federal han sido capaces de responder como lo exige el tamaño de la tragedia. No debiera extrañarnos. Durante la pandemia de Covid-19 pasó lo mismo a nivel nacional y los mexicanos pagamos con más de 700 mil fallecidos, una de las cifras más elevadas del mundo considerando la población que tiene cada país. El gobierno mexicano no solo no supo qué hacer, cómo conducir a la gente en las ciudades, además de que el sistema de salud ya estaba colapsado.

En Guerrero y particularmente en Acapulco, asoman calamidades nunca vistas después de un desastre natural. Incluso peores que las ocurridas después de los terremotos que han azotado en Ciudad de México, porque esta vez el desastre fue contra una ciudad en la que el 80 por ciento de su población vive del turismo. Y Acapulco como destino turístico tardará mucho en ofrecer lo que la gente va a buscar. Los hoteleros se encargarán de lo propio a través de los seguros y pronto veremos los edificios reconstruidos.

Igual que los restaurantes y bares. Pero los cientos de miles de acapulqueños que viven en la pobreza y que dependen principalmente del turismo, tendrán que esperar la ayuda directa del gobierno. Y aquí es donde se sabrá si el gobierno federal tendrá la capacidad y la voluntad para hacerlo. Los recursos del desaparecido Fideicomiso Fondo de Desastres Naturales (Fonden) andan por alrededor de los 25 mil millones de pesos, pero junto con “Otis” llegaron “Norma” –que golpeó la baja sur y Sinaloa, y también “Lidia”, que entró por Jalisco –más los que se sumen– y todas estas regiones requieren apoyos de ese fondo.

Bola y Cadena
DESDE QUE LOS SALGADO LLEGARON al poder en Guerrero la violencia se ha incrementado. Incluso los escándalos donde funcionarios públicos se han evidenciado involucrados con grupos del crimen organizado, como la alcaldesa de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández, grabada por cámaras de video en un desayuno con Celso Ortega Jiménez, el líder de Los Ardillos. Primero lo negó, pero luego tuvo que aceptarlo, con la “aclaración” de que no había llegado a ningún acuerdo con el jefe narco. ¿Y qué ha hecho Morena al respecto? ¿Y el congreso local? ¿Y el gobierno federal? ¿Y la FGR? Lo mismo que en el caso de Félix Salgado: protegerla.

Sentido contrario
JUAN ESPINOSA LUNA es un Doctor en Geofísica que ha estado monitoreando estos fenómenos desde hace muchos años y ha sido, en general, muy acertado en sus pronósticos. De él es la opinión que llevamos en esta misma edición, en el sentido de que Conagua pudo tener previamente la información sobre Otis, de cómo iba evolucionando el huracán y el impacto que tendría sobre Acapulco. Piensa que pudieron adelantar con horas a la población y tomar medidas que aminoraran el desastre. Pero no ocurrió así por alguna razón. El propio Juan Espinosa es un ejemplo de la ineptitud de los gobiernos: trabajaba en el Centro de Ciencias de Sinaloa y en enero de este año fue despedido “por falta de presupuesto”. Increíble.

Humo negro
¿QUÉ LE PASA AL GOBERNADOR, POR QUÉ esa piel tan delgada? Un día sí y el otro también Rubén Rocha está cometiendo errores que lo exponen a la crítica de medios locales y nacionales. La agresión a una reportera de Línea Directa en Guasave es doblemente grave porque ocurre en un momento en que se han multiplicado las agresiones físicas a las mujeres en Sinaloa y particularmente en el centro y norte de la entidad. No vi, por cierto, un posicionamiento de Teresa Guerra, secretaria de las Mujeres y si acaso una tibia expresión del recién creado Instituto para la defensa de periodistas ¿Para eso lo querían?

Artículo publicado el 29 de octubre de 2023 en la edición 1083 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1106
GALERÍA
Más de 120 mil personas, entre locales y de diversas partes de la República se concentraron en el gran malecón de Mazatlán para presenciar el Eclipse Total de Sol.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.