La rebelión de la ‘izquierda’ contra los ex priianistas

LOS CONVERTIDOS.

Rechazan inclusión de “deshonestos, corruptos y neoliberales en la 4T”

“Nomás falta que quieran traerse al ex gobernador Quirino Ordaz Coppel para que sea candidato a Senador de la República por Morena en 2024”, critica el diputado federal, Juan Torres Navarro, respecto a la inclusión de ex prianistas al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Sinaloa.

En Mazatlán, el legislador morenista no es el único que está inconforme con la adhesión de los ex prianistas a Morena, pues al igual que él, algunos de sus correligionarios han manifestado su rechazo a los conversos al morenismo.

El sábado 22 de septiembre, Claudia Sheinbaum Pardo, aspirante a la presidencia de México, vino a Culiacán a tomarle protesta a un grupo de ex prianistas que se incorporaron al movimiento de transformación de la 4T.

En dicho evento político, los conversos de nuevo cuño fueron abucheados por los morenistas inconformes con la llamada “inclusión democrática”.

MORENISTAS AL ENCUENTRO DE PRIANISTAS. Insólito.

Ríodoce preguntó al diputado federal morenista, Juan Torres Navarro, su opinión al respecto, a lo que respondió con notoria inconformidad que nomás faltaba que se trajeran a Quirino Ordaz Coppel, como candidato a Senador de la República por Morena en 2024.

Desde antes de ser legislador federal, Torres Navarro ha dicho que ingresó a la política porque ya no quería tolerar a funcionarios corruptos ya sean emanados del partido de Morena, del PRI, PAN, PRD, PT, o de cualquier otro partido.

“La corrupción no se puede tolerar porque sean de un partido u otro, aunque seamos del mismo partido, no lo vamos a tolerar, porque no debemos convertirnos en cómplices de ningún funcionario público corrupto”, opina.

“Derecho de admisión”

Los militantes y simpatizantes de la 4T consideraban la toma de protesta como el escenario perfecto para hacer un acto de presencia y mostrar su respaldo a Claudia por su próxima candidatura por la presidencia, pero también mostrar su inconformidad por la posible cabida e inclusión de personajes etiquetados negativamente por la sociedad política sinaloense.

Opinaban que la oposición conservadora neoliberal ve con buenos ojos a dichos personajes, porque para ellos son un arma poderosa contra la 4T.

“El momento es hoy, que lo sepa Claudia, con Claudia sí, con personajes corruptos no; no puede haber unidad con la incorporación de personajes corruptos, oportunistas, arribistas que solo desean el poder para sus intereses personales y copulares y no para el beneficio del pueblo”, sostenían.

Lo anterior, agregaban, solo originaría la división de la fuerza política y la resta de votos por parte de la militancia y simpatizantes de la 4T, incrementando el abstencionismo y motivando en las elecciones el voto cruzado por personajes distintos a los impuestos por la llamada “inclusión democrática”.

“En la 4T nos reservamos el derecho de admisión de todos aquellos personajes que en su trayectoria reciente han manifestado abiertamente y lo han comprobado con hechos estar en contra del movimiento de la 4T”, argumentaban.

Insistían en que algunos de esos personajes no sólo han votado en contra de las iniciativas propuestas el presidente Andrés Manuel López Obrador, sino que han sido denunciados por prácticas corruptas en su quehacer político.

“Somos muchos más los militantes y simpatizantes inconformes con esta posible inclusión que los propios votos que pudieran traer, además esto solo crearía desconfianza y desinterés en la población a la cuál nos debemos con el propio movimiento transformador de la 4T”, advertían.

VIEJOS PRIISTAS. Los nuevos morenistas.

Sostenían que en Morena no debe haber cabida ni debe existir la mínima posibilidad de aceptar a personajes que sólo han manchado la política en México, pues con sus prácticas neoliberales han sumido en el retroceso al país.

“Hagamos valer la voz del pueblo y sea el pueblo el que proponga a los candidatos más capacitados honestos y con trabajo de lucha en el movimiento, que luchen por el bien de la sociedad oprimida, por una mejor calidad de vida y por el bienestar social”. expresaban.

Pugnaban para impulsar a sus correligionarios morenistas formados políticamente en la ética e ideología de izquierda, progresista y democrática, donde la cultura del esfuerzo compense a aquellos que han sacrificado tiempo y recursos económicos para capacitarse, promover y defender el voto, pero sobre todo que han luchado por hacer crecer el movimiento de la 4T.

“Debemos manifestarnos pacíficamente, pero con contundencia, la militancia sinaloense debe unirse en la acción y estar presentes para que nuestras voces sean escuchadas con el reclamo popular a la no inclusión en la 4T de personajes deshonestos, corruptos y neoliberales”, proclamaban.

Cuando la comitiva de morenistas mazatlecos llegó a Culiacán “enarbolando” su malestar, no pudieron acercarse a Claudia Sheinbaum Pardo, quien ungía a los ex prianistas conversos a la 4T, mientras los agraviados los abucheaban.

En ese escenario de inconformidad, el gobernador del estado, Rubén Rocha Moya, “destapó” entre otros suspirantes a candidaturas morenistas a los ex alcaldes de Mazatlán, Fernando Pucheta Sánchez y Alejandro Higuera Osuna.

El diputado morenista Juan Torres Navarro, criticó de los ex prianistas; dijo que “nomás” faltaba que quieran traerse al embajador de México en España, para que sea candidato a Senador de la República por Morena en 2024.

MUJERES Y NIÑOS A LA INTEMPERIE. El abuso de la organización.


La revolución de las conciencias sofocadas…

Martín González

En Morena Sinaloa solo hay alguien que manda más que el pueblo “bueno y sabio”. Alguien más que purifica a los apóstatas y los hace súbditos de la cuarta transformación: el gobernador Rubén Rocha Moya.

El 23 de septiembre —fecha histórica para la izquierda más radical que se recuerde en Sinaloa y en México—, durante la toma de protesta a los comités de la cuarta transformación “La esperanza nos une” en el salón Figlostase, el primer morenista del estado presentó a los conversos ante la rechifla de su pueblo. Pero ante el bastón de mando de Claudia Sheinbaum, la virtual candidata a la presidencia por Morena.

En el podium, atrasito de la cúpula morenista, se encuentran los apóstatas del Partido Revolucionario Institucional. Los diputados Feliciano Valle y Ricardo Madrid, Cinthia Valenzuela, Connie Zazueta y Gloria Himelda, así como el exalcalde de Culiacán Jesús Valdés y el exdiputado Faustino Hernández.

Los acompañan la diputada por Movimiento Ciudadano convertida hoy en morena y el expresidente municipal de Mazatlán, el expriista Fernando Pucheta.

¡Muera el PRI… muera el PRI… muera el PRI!…” grita el pueblo.

Pedagógico, Rocha Moya ilustra a los inconformes sobre la “estrategia nacional” del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de invitar a personalidades de otros partidos que quisieran firmar la carta de adhesión a la coordinadora general de los comités de defensa de la cuarta transformación, Claudia Sheinbaum.

“(Los expriistas) tienen la misma idea que ustedes. Que muera el PRI… Esa es la razón por la que ellos han decidido a inscribirse, no es un capricho de nadie”, dice.

Los conversos no van a ocupar los espacios de los morenistas, aclara, sino solo “engrosar” las filas para transformar el país.

“El ¡Muera el PRI!…” retumba en el recinto donde se cuece a baño maría el pueblo “bueno y sabio” revuelto con los volubles sindicalistas del SNTE 53 y del STASE.

Gerardo Fernández Noroña, “excorcholata” morenista y hoy coordinador regional de la Sheinbaum, refuerza la catequesis del mandatario.

“Toda persona que quiera meter el hombro, meter el corazón, comprometerse a la transformación, que lo haga. Bienvenidas y bienvenidos quienes quieran luchar…” exclama.

Al exterior, cientos de “acarreados” que no alcanzaron un lugar para estar de pie al amparo del salón, se adhieren a las paredes y se refugian bajo las carpas para no fallecer de deshidratación.

El tránsito vehicular es un caos a un kilómetro a la redonda. Autobuses y camiones urbanos y foráneos alquilados por los morenistas, porque ahí no hay “acarreados”, reposan en el lugar.

Las explicaciones no convencen a las bases del movimiento que continúan gritando ¡muera el PRI!…
Mario Delgado, el dirigente nacional de Morena, toma el micrófono y continúa la sofocación de la inconformidad.

“En Morena el pueblo manda…”, dice, “aquí no se invita a nadie a una candidatura. Se los digo a todos los militantes y se los digo a los externos que hoy están sumándose. No los vamos a engañar…”

Detrás de la fila de honor, entre los conversos se aprecia al escrito Élmer Mendoza y al investigador Arturo Santamaría, y a algunas de las promesas deportivas.

El excampeón de boxeo Julio César Chávez ya pintó su nueva raya a través de una videograbación.
“Quien quiera puestos, que se vaya al mercado”, exclama Delgado, “las invitaciones al movimiento son para trabajar y a luchar por la cuarta transformación”.

El griterío no cesa ante los esfuerzos de los oradores. El pueblo “bueno y sabio” lapida a los apóstatas con el ¡muera el PRI…!

La exjefa de gobierno de la Ciudad de México se hace de la voz entre el grito de rechazo a los conversos.
“Vamos a serenarnos… Serenidad y paciencia mi pequeño Solín, diría Kalimán”, pide a los gritones.
“¡Muera el PRI… muera el PRI… muera el PRI!…” se escucha.

“Les voy a contar una historia… ¿Me van a oír o no?…” dice molesta, “les voy a contar una historia… ¿Me van a escuchar o no… me van a escuchar sí o no?…”

Y les cuenta…

“Hace varios años…” relata una vida de lucha por la educación y la democracia.

El “¡muera el PRI!…” persiste en el Figlostase.

La excorcholata continúa su perorata. Su adoctrinamiento…

“A veces no importa de dónde venimos, si estamos de acuerdo adónde vamos…” cita al izquierdista Heberto Castillo, quien en 1988 contendió por la presidencia de la república por el Partido Mexicano Socialista.

La “revolución de las conciencias” se va ablandando, macerada por los discursos y cocinada en su salmuera.

“Aquel que esté de acuerdo con los principios de Morena, que ya no se sienta a gusto en sus partidos que representan el pasado, no es que les vamos a dar una candidatura. No, compañeros, no se equivoquen. Nosotros no negociamos candidaturas en lo oscurito ni hacemos pactos con cúpulas…” adoctrina.

Contritos, los conversos escuchan las razones de la Sheinbaum iluminada por el espíritu santo de la transformación.

“Hasta la religión habla de arrepentimiento”, dice, “entonces, qué es lo que estamos haciendo hoy…?”
Tocada por la Divina Providencia, en el púlpito del Figlostase y su feligresía, la Sheinbaum catequiza…
“Hasta Dios permite el arrepentimiento… ¿sí o no?”.

Artículo publicado el 01 de octubre de 2023 en la edición 1079 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1111
GALERÍA
Organizaciones, medios de comunicación y periodistas exigieron al Estado Mexicano extraditar a Dámaso López Serrano, el Mini Lic, para que sea juzgado por el asesinato del periodista Javier Valdez.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

Noticias

Secciones

Suplementos

Columnas

Contacto

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.