Adiós ‘al pintor luminoso, con mente, corazón y manos prodigiosas’

ANTONIO LÓPEZ SÁENZ. Adiós al maestro.

Propone Élmer Medoza impulsar el legado de Antonio López Sáenz en todo Sinaloa

“La vida es finita, la muerte es física, pero del pintor y escultor Antonio López Sáenz, su legado es lo que tenemos que impulsar en Sinaloa”, sostiene el escritor sinaloense Élmer Mendoza.

Antonio López Sáenz pidió que no le hicieran homenaje de ninguna naturaleza y sus amigos respetaron su petición, pero están pensando que el mejor homenaje al maestro es realizar acciones para rescatar la memoria del artista.

“Porque mira, la muerte es parte de la vida, pero el asunto es que hay hombres como López Sáenz, que no se van, porque hay una memoria que los rescata y esa memoria se le puede alimentar como compañeros, como admiradores de él, como personas que lo queríamos mucho”, dice el novelista.

ÉLMER MENDOZA. Rescatar la obra del artista.

La muerte de Antonio López Sáenz, a los 87 años, de edad, ocurrida el martes 15 de agosto, reunió en torno de su féretro, a sus familiares y amigos que, para honrar la memoria del pintor y escultor, algunos se vistieron de blanco, como el gobernador del estado, Rubén Rocha Moya que, vestido de camisa blanca, en señal de pésame en la funeraria Renacimiento abrazó a Élmer Mendoza, integrante del Colegio de Sinaloa, quien también lucía camisa blanca.

“Yo recuerdo su bicicleta, su abanico, su vestuario blanco, por eso hemos venido así, para celebrarlo”, rememora Élmer Mendoza, colega de López Sáenz en el Colegio de Sinaloa.

El ex alcalde de Mazatlán José Ángel Pesador Osuna, llegó a la catedral, trastrabillando con su bastón, y con lágrimas en sus ojos, portando camisa blanca, para dar el último adiós a su entrañable amigo Antonio López Sáenz.

Mientras la música de La Camerata Mazatlán y los solistas Sarah Holcombe, Rosa Fredeco y Eduardo Tapia, se elevaba hacia la nave central de la catedral, el poeta sinaloense, Faustino López Osuna, compositor del Himno de Sinaloa, ataviado con su camisa blanca, definió a su amigo Antonio López Sáenz como “un ser luminoso, con mente, corazón y con manos prodigiosas”.

La tarde del miércoles 16, en la misa de cuerpo presente de López Sáenz, al interior de la Catedral Basílica de la Inmaculada Concepción, oficiada por el vicario general de la Diócesis de Mazatlán, Jaime Aguilar, el paisaje del “vestuario blanco” parafraseaba al pintor Francisco de Goya y Lucientes, cuando reflexionó sobre el invierno de la vida: “La muerte también pinta”.

Élmer Mendoza, lo describe así: “Antonio López Sáenz era un hombre espigado, era ligeramente más alto que yo, de una presencia muy notable, vestido de blanco que miraba de frente que hablaba de frente, brevemente pero muy claro; y nunca decía cosas banales, podía decir cosas de humor, pero nunca decía cosas banales y todas las conversaciones que tuve con él, porque desde que yo lo conocí el 86, él era de una claridad de ideas sobre la plástica, sobre Sinaloa, sobre Mazatlán, que para mí en lo particular fue una lección”.

—Lo describes como un hombre sabio sobre su oficio— se le comenta al autor de El Amante de Janis Joplin.

—¡Por supuesto! Era un hombre sabio, un hombre que sabía, un hombre que conocía, que sabía desde el punto de vista de la creación hasta lo que tenía que ver con la restauración y también la fuerza del riesgo, del riesgo creativo, la estética del riesgo, la estética del atrevimiento, a mí me gustaba mucho él y lo comparaba con otros artistas y él lo sabía. Yo a veces le preguntaba: ¿Tú y Botero…?” Y él respondía: “A él no lo conozco mucho y yo pinté primero que él”.

—El gobernador dijo que el legado del artista es patrimonio sinaloense…

—Él era un gran artista y en Mazatlán hay muchas señales de Antonio López Sáenz y quiero que haya más y que haya más en todo Sinaloa. En Culiacán por supuesto que tenemos muchas señales de él y esperemos que tengamos más ahora que él era muy amigo del gobernador Rubén Rocha Moya, y se mantenían cerca, incluso ahora que él estaba enfermo, yo soy testigo de eso. El gobernador vino el miércoles 16 en la mañana, vino en calidad de amigo y estuvo ahí con nosotros no hubo nada, ahí simplemente estuvimos, nos sentamos, no hubo nada, hasta que él salió pues ya lo abordaron tus colegas que tenían sus cosas que preguntarle, pero mientras estuvo adentro fue amigo de Antonio López Sáenz y nuestro amigo.

—Para rescatar el legado del artista, ¿hay que llevarlo a la rotonda de los hombres ilustres?

—Esa sería una, pero la cosa es hacer que sus obra, sus ideas sigan estando presentes, sigamos hablando de él, que los de las escuelas se sepa, que el nivel de artista en las escuelas mazatlecas, en las de Culiacán, en las de todas partes, el nivel de artistas que tenemos, porque esos ejemplos como el de Antonio son ejemplos que uno debe seguir, fue un hombre que se fue de Mazatlán para prepararse, que entró a una orden religiosa para prepararse o sea no por religiosidad sino para prepararse y empezar a trabajar y volver a su tierra y no parar, o sea, convertirse en un ícono de esta ciudad.

FAUSTINO LÓPEZ OSUNA. Se va un hombre luminoso.

El miércoles 16 de agosto, los restos del ícono de esta ciudad fueron trasladados al panteón Renacimiento donde serían incinerados y después de otra misa, la urna de sus cenizas ocuparía un nicho en la Parroquia de San Judas Tadeo.

Como dijo su amigo Guillermo Osuna Hi: “El maestro Antonio López Sáenz, suscribió las palabras del Papa Juan Pablo II: ‘Me voy, pero me quedo”.

Artículo publicado el 20 de agosto de 2023 en la edición 1073 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1111
GALERÍA
Organizaciones, medios de comunicación y periodistas exigieron al Estado Mexicano extraditar a Dámaso López Serrano, el Mini Lic, para que sea juzgado por el asesinato del periodista Javier Valdez.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

Noticias

Secciones

Suplementos

Columnas

Contacto

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.