Mariana, la historia de una búsqueda

MARIANA TORRES. Que protejan a mi hija.

Su esposo sustrajo a su hija en marzo de 2022 en Australia que, se presume, se encuentre en Ahome

Mariana habla con vehemencia. Observa la atmósfera en torno suyo. Sus palabras salen con el ímpetu de una madre desesperada.

“La víctima no soy yo. Aquí la víctima es mi hija”, expresa.

Son palabras de súplica y desaliento en un estado que no es el suyo. En una historia de amor que se volvió suplicio.

“Mi hija tiene 3 años. Está desaparecida desde hace un mes y se encuentra bajo el cuidado de mi esposo quien, en este momento, emocionalmente está inestable”, agrega.

La de Mariana Guadalupe Torres Olguín es una historia que comenzó en 2010 en San Luis Potosí, donde conoció a Juan Martín Ceballos Lugo en un intercambio estudiantil.

Ella de San Luis Potosí, él de Sinaloa, contrajeron matrimonio y procrearon a Ana Lucía.

En aras de estudiar una maestría, emigraron a Australia donde comenzó su historia, el 15 de marzo en la ciudad de Frankston, Estado Victoria.

“Mi esposo sustrajo a mi hija de nuestro domicilio en Australia, después de que yo le solicitara el divorcio dos días antes”, recuerda.

El pretexto fue un paseo al zoológico.

Con la llegada de la noche el temor hizo presa de Mariana. Hizo el reporte ante la policía y no fue sino hasta la medianoche cuando el temor se hizo pánico.

“(Un) oficial me llamó a las 12:00 de la noche refiriendo que, efectivamente, Ana Lucía se encontraba en un vuelo al extranjero”, expresa.

El destino era incierto. Indagaciones posteriores ubicaron a padre e hija en Estados Unidos.

“Inmediatamente de que se realizó la sustracción, yo notifiqué a la embajada de México en Australia”, agrega.

Mariana ocupa un espacio frente a las cámaras en una rueda de prensa en Culiacán. Sus palabras denotan el desespero por la desaparición de Ana Lucía.

El suyo era un caso de sustracción internacional, le dijo el embajador mexicano en el país de los canguros.

De inmediato se contactó con los Servicios Internacionales Australianos y se integró una carpeta de evidencia.

Juan Martín se movilizaba entre Estados Unidos y México, para después terminar por asentarse en Ahome, Sinaloa.

“Se refugió aquí. Su mamá específicamente le ha ayudado proporcionándole el dinero. El dinero del viaje, y en todas estas situaciones han estado coludidos…” manifiesta.

Ubicados padre e hija, a decir de Mariana, la autoridad central de Australia envió una solicitud de restitución a la Secretaría de Relaciones Exteriores en México, a finales de junio de 2022.

Se envió una solicitud al juzgado tercero familiar y se notificó a las instituciones correspondientes, entre estas a la Procuraduría de la Defensa del Menor en Sinaloa.

Vinieron las mediaciones entre las autoridades de Australia y el padre de Ana Lucía. Pero Juan Martín ha hecho caso omiso.

“Se le ofreció que podría regresar a Australia, se le proporcionaron facilidades de vuelo…” cuenta Mariana.

El juzgado de lo familiar, agrega, le solicitó de manera amigable que entregara la niña a su madre.
Y agregó:

“Se trató de una mediación para evitar exponer a la niña a esta situación… Como él se negó se inició un juicio de restitución internacional, que es la carpeta 885/2022”.

Durante el proceso de restitución, la madre no podía viajar a México por petición de aquel país.

En la búsqueda salieron las diferencias entre la madre y la procuraduría de protección del menor en Sinaloa por un malentendido, que solicitó el apoyo al DIF nacional.

La procuradora de la Defensa del Niño, Niña y Adolescentes del DIF Sinaloa, Fabiola Viridiana Cárdenas Quiñónez, en agosto de 2022, sin conocer el caso, escribió una carta en apoyo a Juan Martín, en represalia por el reporte que hizo al DIF nacional, acusa la madre de Ana Lucía.

“(Escribió) una carta de apoyo a mi esposo diciendo que no lo discriminaran por ser hombre, que él nada más había ido a Australia de turista… prácticamente lo estuvo defendiendo”, comenta.

Y otro reproche más por parte de una asistente del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia:
“’Si es tu hija, por qué no vienes por ella’ fue lo que me contestó la asistente aquí del DIF”, recuerda.

La Alerta Ámber

Mariana acepta que de alguna manera su esposo, Juan Martín, mantenía comunicación con ella a través de videollamadas, hasta que el 15 de marzo de 2023 se le ordenó la restitución de la niña.

El 12 de abril la madre pudo viajar a México. Desde ese día le perdió el rastro a su cónyuge.

“Pedimos ayuda a la Fiscalía (General del Estado) donde se activó la Alerta Ámber”, expresa Mariana.

A decir de Torres Olguín, personal de la fiscalía no ha dado con el paradero de Ceballos Lugo, quien, de acuerdo a una valoración psicológica realizada en Phoenix, se encontraba en un estado emocional inestable, con conductas impulsivas que pudieran ser riesgosas.

Frente a cámaras y micrófonos, Mariana clama por su hija. Sus palabras tienen el ímpetu del desespero…
“La víctima no soy yo. Aquí la víctima es mi hija… Lo están protegiendo a él (a su esposo), pero en realidad nadie está protegiendo a mi hija. Y es ella la que está en riesgo…” exclama.

Artículo publicado el 14 de mayo de 2023 en la edición 1059 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1112
GALERÍA
El colapso del escenario durante mitin de Jorge Álvarez Máynez en San Pedro Garza García, en Nuevo León suma al momento 9 personas muertas y más de 70 heridas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.