Cine: ‘La ballena’

cine-la ballena

Como profesor de inglés, Charlie (impresionante e inigualable Brendan Fraser) se dedica a impartir sus clases en línea desde su sillón, del que solo se levanta con la ayuda de su fiel amiga y excuñada Liz (Hong Chau), pero su aparente estabilidad se ve trastocada cuando aparece un misionero (Ty Simpkins) a compartirle la palabra de Dios y, después de varios años, su única hija (Sadie Sink), para reclamarle que la haya abandonado a los 8 años. A partir de ahí el educador intenta recuperar el tiempo y ganarse el cariño de la adolescente, aunque no lo haga de la manera más adecuada.

Lea también: Cine: ‘Los Fabelman’

Indudablemente, La ballena (The Whale/EU/2022), la película más reciente del extraordinario director Darren Aronofsky (Madre, 2017; El cisne negro, 2010; El luchador, 2008), es una de las más interesantes de los últimos años. Se trata de un drama que destaca en varios sentidos: el desarrollo de la trama, prácticamente, solo en un departamento, ya que está basada en la obra de teatro homónima de Samuel D. Hunter, quien también escribió el guion; el magistral manejo de la cámara para aprovechar cada uno de los rincones con movimientos, encuadres y ángulos que, más allá de un personaje o un objeto muestra el contexto de una persona sumida en la depresión y atragantada en sus emociones.

Si bien la cinta, que está nominada al Oscar en tres categorías (actor principal, actriz de reparto, maquillaje y peluquería) funciona por la historia que cuenta, lo más sobresaliente es la magistral actuación de Fraser, quien para interpretar a Charlie, pasó de los poco más de 90 kilos a los 130 y recurrió a una prótesis para aparentar un peso de casi 300 kilos. Sin embargo, eso no es lo más interesante, impactante e importante de su interpretación. De hecho, varios actores han ganado o perdido masa corporal para dar vida a sus personajes.

En ese sentido, por ejemplo, Christian Bale perdió 27 kilos para su papel en El maquinista (2004); Matthew Mcconaughey y Jared Leto bajaron cerca de 20 cada uno para El club de los desahuciados (2013), pero también aumentaron algunos para otras cintas: el primero 20, para Escándalo americano (2013) y el segundo casi 30 para Chapter 27 (2007); Charlize Theron ha aumentado en dos ocasiones: para Monster (2003) y Tully (2018); y Renée Zellweger se dedicó a comer mucho para El diario de Bridget Jones (2001).

Lo que en realidad es impresionante de la actuación de Fraser es su capacidad para transmitir emociones, para mostrarse como un ser deprimido que se autodestruye comiendo en exceso, su mirada por demás ilustrativa para reflejar su tristeza, dejar claro que no le interesa vivir y mantenerse firme para no hacer absolutamente nada por su bien, ni siquiera llamar al 911 para pedir auxilio o permitir que alguien más lo haga por él, cuando está a punto de un infarto.

El también realizador de La fuente de la vida (2006) y Réquiem por un sueño (2000), logra con La ballena mostrar un personaje que toca las fibras, lleva a la reflexión sí o si, sobre todo, acerca de lo que es capaz de hacer una persona a sí misma al sentirse culpable, a pesar que ya no tiene caso continuar en este mundo, por lo que tiene que llenar su vacío con comida, sin plantearse la posibilidad de detenerse en algún momento. Véala… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Artículo publicado el 19 de febrero de 2023 en la edición 1047 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1112
GALERÍA
El colapso del escenario durante mitin de Jorge Álvarez Máynez en San Pedro Garza García, en Nuevo León suma al momento 9 personas muertas y más de 70 heridas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.