Qué come usted: Cereal Kellogg’s Extra Chocolate

Qué come usted: Cereal Kellogg’s Extra Chocolate

Basta con buscar un poco en la publicidad de un producto o servicio para encontrar su mercado objetivo. Cada campaña publicitaria define a sus clientes potenciales, y sobre eso basa los esfuerzos de toda la mercadotecnia alrededor de dicho producto.

Lea también: Qué come usted: Barritas de fresa Marinela

Los cereales para niños, hasta hace poco, incluían imágenes de figuras animadas, súper héroes, personajes de películas o caricaturas. Sus cajas son coloridas, llamativas y en la publicidad podemos ver a niños con tazones llenos de cereal y leche, felices. ¿Cuál es su mercado objetivo? Los niños.

Pero hay adultos que fueron esos niños, y para esos adultos que todavía ansían platos de cereal también hay oferta (porque hay una amplia demanda).

La publicidad alrededor de la marca Extra, de Kellogg’s, no es para niños. Podemos ver jóvenes adultos en edad laboral, matrimonios jóvenes o parejas que parecen noviar alrededor de una abundante mesa de este cereal.

En México, cada hogar consume 7 kilos de cereal en promedio cada año. El 96 por ciento de los hogares compra cereales de desayuno (como se le conoce a esta categoría), pero el 50 por ciento de las veces se come fuera del horario matutino.

Entonces, parece que tener una caja de cereal o dos o tres para el desayuno o ‘por si acaso’, puede ser un problema, si lo que queremos es mantener una buena salud.

Empaque

El empaque de cereal Extra Chocolate es el estándar de las cajas de cereal. El tamaño de esta versión fue actualizado recientemente y creció de 370 a 490 gramos y su precio oscila entre los 55 y 60 pesos. El color de la caja también fue modificado y ahora presenta un color más del tipo chocolate con leche que el oscuro de la anterior presentación, el actual parece, por momentos, color cajeta y no color chocolate.

El nombre de la marca y su versión resaltan al centro del empaque en fuentes de color blanco, pero el nombre de la compañía, en rojo, se pierde un poco en el café indeciso de la caja, que se difumina mientras baja y termina como color de fondo para una ilustración de hojuelas de maíz, almendras y trozos de chocolate que reciben un baño de chocolate fundido. La imagen tienta, es coqueta. Esto claramente no es para niños.

Dos sellos de la Secretaría de Salud adornan la parte superior derecha del cartón: exceso de calorías y exceso de azúcares.

Ingredientes

Este cereal está elaborado con 22 ingredientes, incluyendo las vitaminas y minerales adicionados. La lista la componen: cereales de maíz y malta; azúcar regular, jarabe de glucosa y miel; trocitos de chocolate, que están elaborados con azúcar, grasa vegetal no hidrogenada, sólidos de cacao, lecitina de soya y sal; almendras, aceite vegetal, cocoa, sal yodatada, saborizantes de vainilla y cacahuate, así como hierro y vitaminas B1, B6, B12, ácido fólico y vitamina D.

Contenido para adultos

Es claro que su publicidad y diseño no buscan enganchar niños, pero sí jóvenes y adultos que se quieran dar un ‘gustito’ de estos.

Y es que su contenido es tan densamente calórico y azucarado que definitivamente es un producto para adultos.

Cada porción de 100 gramos contiene 35 gramos de azúcares, entre azúcar de mesa, jarabe de glucosa y miel, una barbaridad si tomamos en cuenta que la OMS sugiere un máximo de 50 gramos diarios para un adulto, pero recomienda que la ingesta sea de un máximo de 25 gramos para mejorar la salud.

Además, en la misma porción de 100 gramos, 81 gramos corresponden a carbohidratos refinados que no logran ser compensados por la precaria cantidad de fibra dietética, que es de apenas poco más de 2 gramos.

El contenido de proteínas es de 5.5 gramos, parte de ellas de gluten, una de las peores proteínas que podamos consumir hoy en día.

Por último, una porción contiene 7.4 gramos de grasas totales de fuentes vegetales, pero no específicas, posiblemente de las más económicas.

Tengamos en cuenta que al comer cereales de este tipo también agregamos leche, por lo que los aportes nutricionales del producto deben sumarse a los de la leche que se añada, que tiene sus propios azúcares, sus propias grasas y con la que podemos potenciar el consumo excesivo de azúcares en una sentada.

Si consumimos este producto desayuno, sobra decir que el día no habrá empezado muy bien.

Artículo publicado el 22 de enero de 2023 en la edición 1043 del semanario Ríodoce.

Lee más sobre:

Últimas noticias

Scroll al inicio

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.