Un año consumido en pleitos políticos, el arranque de Rocha al frente del gobierno

GOBERNADOR RUBÉN ROCHA. Tiempo de gobernar.

El primer año de gobierno de Rubén Rocha Moya ha sido de pleitos políticos y cambios constantes en las secretarías, direcciones y jefaturas… y en dos alcaldías.

Desde que inició la administración, Rocha Moya tuvo confrontaciones con su entonces secretario de Salud, Héctor Melesio Cuen Ojeda; la UAS, el ex alcalde de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro; y el alcalde de Mazatlán con licencia, Luis Guillermo Benítez Torres.

La conferencia semanera que ofrece cada lunes desde el Palacio de Gobierno ha servido de escaparate para que el mandatario envíe mensajes o avive polémicas.

En los primeros días de su gobierno, Rocha intervino en la crisis que había en los cabildos de Mazatlán y Mocorito, en donde por oposición de los regidores del PAS en el primer municipio, y de Morena y el PRI, en el segundo, no se hacían los nombramientos del secretario, Oficial Mayor y Tesorero.

Lea también: Escala pleito Rocha-Cuen

El mandatario dio su respaldo a los alcaldes de ambos municipios y en el caso de Mazatlán, logró que tres regidores del PAS cambiaran el sentido de su voto y se aprobaran los nombramientos.

Luego siguió la confrontación entre el gobernador y su entonces secretario de Salud, Héctor Melesio Cuen Ojeda, a quien criticó de andar haciendo trabajo político y le pidió que si no podía dejar de hacerlo, se dedicara únicamente al partido, del que es fundador y líder moral.

Después acusó que Cuen trabajaba en su contra, luego de que diputados del PAS votaran en contra del juicio político contra Jesús Estrada Ferreiro y la aprobación de la interrupción legal del embarazo.

“Tengo claridad respecto a un trabajo político intencional que busca mandarme mensajes, esos mensajes políticos los manda cuando ese trabajo político intencional se manifiesta en contra, por ejemplo en este caso del juicio político”, dijo.

Ante los rumores de la salida de Cuen Ojeda del gabinete, el secretario dijo que solo dejaría el cargo para ser candidato a gobernador y Rocha Moya respondió que quien tuviera aspiraciones debía renunciar.

Con el asesinato del periodista Luis Enrique Ramírez Ramos, el gobernador encontró el motivo para pedir la renuncia a Cuen Ojeda.

El mandatario pidió a los integrantes de su gobierno que tuvieran denuncias contra periodistas que las retiraran o renunciaran.

El único que tenía a comunicadores denunciados era Cuen y no las retiró, por lo que Rocha le pidió la renuncia.

Con el ex alcalde de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, también tuvo una dura polémica durante varios meses, en los que desde la semanera hacía comentarios y señalamientos contra el presidente municipal, hasta que fue desaforado.

Lea también: Arrinconan a Jesús Estrada Ferreiro

La polémica inició con la negativa de Estrada Ferreiro de pagarle a las viudas de los policías municipales.

“Que se examine él, así enterito, y diga ¿por qué está pasando esto? y diga ‘pues porque soy terco, soy obsecado, porque no tengo sensibilidad para atender a la gente, pobre porque soy un irresponsable’, porque es grosero, yo ya le encontré cinco”, fue una de las expresiones.

Después de que la Fiscalía solicitó al congreso el desafuero y el alcalde acusó al gobernador de estar detrás de todo el proceso, Rocha aseguró que Estrada Ferreiro “se ha enloquecido con su asunto”.

Con la UAS, de la que fue rector, Rocha Moya también tuvo desencuentros.

Después de que el PAS infiltró candidatos en la elección de delegados de Morena y ganó 14 posiciones, acusó que el día de la elección hubo acarreo financiado por la UAS y operado por el pasista Luis Alfonso García Corrales, titular de la Comisión Estatal para la Prevención de Riesgos Sanitarios de Sinaloa.

“Son miles los que se movieron, ¿con qué?, ¿con qué?, ¿de dónde?, bueno, yo le tengo extraordinaria fe y respeto al rector de la universidad, pero dan en decir que el PAS se mantiene de ahí, a mí no me consta, no me consta, y menos que lo haga el rector Jesús Madueña”, dijo el gobernador.

La semana siguiente, Rocha comentó que los pasistas se consideraban dueños de la universidad y la tenían copada.

Aseguró que la estructura del partido estaba sobrepuesta a la estructura de la universidad y tenían un control grotesco.

“Tengo la hipótesis que de las finanzas de la universidad se financia en buena medida, en gran parte, el PAS; tengo la certeza de que la autonomía universitaria se está violando por este partido”, reiteró.

Con el alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres, tuvo un desencuentro en diciembre de 2021 cuando el presidente municipal autorizó la llegada de cruceros y el gobernador la canceló por la pandemia.

En el mismo mes el mandatario criticó que el Químico Benítez hubiera organizado una fiesta masiva de fin de año.

Cuando se dio a conocer que el Ayuntamiento de Mazatlán había comprado sin licitación luminarias por más de 400 millones de pesos con Azteca Lighting, SA de CV, el municipio reservó los contratos y el gobernador criticó al alcalde por no hacerlos públicos.

Después la Auditoría Superior del Estado inició una auditoría de los contratos y el 3 de octubre pasado Rocha aseguró que no respaldaría a el Químico.

“Yo no voy a respaldar a nadie en ese tipo de conflictos”, dijo y 12 días después, luego de que la ASE presentó denuncia penal, invitó al alcalde a integrarse a su gabinete como secretario de Turismo y aseguró que no era para protegerlo del proceso judicial.

Desde que empezó el gobierno a la fecha, el gobernador ha hecho al menos 31 cambios en diversas dependencias.

Los primeros dos movimientos fueron a tres días de iniciado el gobierno. Se trata de Teodosio Joel Fausto García, a quien nombró director del ISSSTEESIN y de Ana Cecilia Zavala, nombrada titular de CEAPAS; y horas después los removió.

En las secretarías, la primera en ser separada del cargo fue Ruth Díaz Gurría, de la Secretaría de Bienestar y Desarrollo Social. Destituida en mayo por “congelar” a los subsecretarios y no atender bien a sus subordinados.

El segundo secretario en salir fue Héctor Melesio Cuen Ojeda.

Solo en octubre fueron seis cambios. En la Secretaría de Educación Pública y Cultura, el mandatario removió a cinco funcionarios de diversas áreas.

Los servidores públicos fueron cesados porque se negaban a trabajar en coordinación con el Instituto Sinaloense de Infraestructura Física para reparar las escuelas con problemas de electricidad.

La semana pasada separó a Rosario Torres Noriega de la secretaría de Turismo para nombrar al Químico Benítez y la ex funcionaria fue enviada al registro público de Mazatlán.

Artículo publicado el 30 de octubre de 2022 en la edición 1031 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1112
GALERÍA
El colapso del escenario durante mitin de Jorge Álvarez Máynez en San Pedro Garza García, en Nuevo León suma al momento 9 personas muertas y más de 70 heridas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.