SedenaLeaks: Militares mataron a carpinteros durante el ‘Culiacanazo’: FGR

culiacanazo-carpinteros-1

La investigación de la Fiscalía señala que a los trabajadores de la carpintería les disparó un hombre vestido de militar, y que durante la jornada violenta en la que se detuvo y liberó a Ovidio Guzmán, murieron 11 personas y no nueve, como señala la versión oficial.

Los carpinteros Nicolás “N” y Jorge Arturo Hernández habrían sido asesinados por militares durante el “Culiacanazo”, de acuerdo a la investigación que realiza la Unidad Especializada en Investigación de Terrorismo, Acopio y Tráfico de Armas (UEITA), de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada de la FGR.

En la línea de tiempo sobre la jornada violenta que forma parte de la carpeta de investigación CI: FED/SEIDO/UEITA-SIN/0000822/2020, y que es uno de los miles de documentos hackeados a la Sedena por el colectivo Guacamaya, se señala que videos de cámaras de seguridad de la zona donde murieron los carpinteros, muestran que un hombre vestido con ropa militar disparó hacia el lugar donde se encontraban los dos jóvenes, quienes yacían tirados boca abajo sobre el pavimento.

Lea también: Cómo y quiénes mataron a los dos carpinteros (V)

“Un sujeto que viste con ropa militar y arma de fuego se coloca a un costado de un vehículo color blanco apuntando y accionando su arma hacia el suelo a un costado del vehículo de redilas donde previamente los sujetos de playera azul y roja descendieron”, señala un texto del diagrama señalado como “Incidente 2”, acompañado de una fotografía extraída del video de una cámara de seguridad ubicada en el interior del autolavado River Cars Wash, ubicado en el bulevar Enrique Sánchez Alonso, en el Desarrollo Urbano Tres Ríos, donde murieron los carpinteros.

En una imagen de la línea del tiempo, se observa a un hombre vestido de militar apuntando hacia la parte baja de la camioneta de redilas de la carpintería, que se encuentra estacionada en sentido contrario. Otra fotografía de ese momento muestra a los dos carpinteros recostados en el piso, y al mismo hombre vestido de militar apuntándoles. Otro uniformado, ubicado unos pasos atrás del primero, también apunta su arma en la misma dirección. Por su ubicación, puede inferirse que los hombres caminaban de norte a sur.

De acuerdo a las grabaciones en poder de la UEITA, el uniformado les habría disparado a los carpinteros a las 17:54 horas.

La hora en que murieron los trabajadores es similar a la dada a conocer por un trabajador del autolavado: “A ellos los mataron como a las 5:30 más o menos”, dijo durante una entrevista realizada por este medio un año después del “Culiacanazo”.

El testigo añadió que “en el video se ve cuando los carpinteros se bajan de la camioneta, cuando tratan de abrir el barandal y cuando no lo consiguen y se tiran al piso. Y es cuando los soldados se van acercando poco a poco mientras los gatilleros se van replegando… avanzaban protegidos con un ‘Rino’. Y cuando llegan a la esquina de la Burguer es cuando les disparan a los carpinteros. Ellos estaban acostados bocabajo y los soldados les dispararon como a cinco metros de distancia”.

“Después de eso los soldados tomaron la cuadra. Los sicarios salieron corriendo todos a pie. Desde entonces las cosas en este pedazo se empezaron a calmar. Luego se ve cuando los soldados se acercan a los carpinteros ya muertos, y los agarraron del cabello y les levantan la cabeza como para verlos. Y es cuando se dan cuenta que son trabajadores porque en la camioneta venía herramienta y uno de ellos como que traía un lápiz en la oreja”.

La versión sobre el asesinato de los carpinteros a manos de militares, también la sostuvo el padre de Jorge Arturo Hernández, quien dijo haber visto también en un video cuando los soldados les apuntaron con sus rifles a su hijo y a su compañero, y luego les dispararon a la cabeza.

Lea: ‘Los mató el ejército, yo lo vi’, dice padre de uno de los carpinteros (IV)  

“A los muchachos los mataron los soldados”, afirmó don Jorge en octubre de 2020, a Ríodoce.

Antes de ser asesinados, Nicolás “N” y Jorge Arturo Hernández habían ido a entregar unos muebles al Centro de Ciencias de Sinaloa, y de regreso a la carpintería condujeron la camioneta de la empresa por el bulevar Enrique Sánchez Alonso, en el Desarrollo Urbano Tres Ríos, pero la calle estaba sitiada por militares y hombres armados, por lo que no pudieron avanzar.

De acuerdo a la cronología del suceso de la FGR, marcado como “Incidente 2” del “River Car Wash”, a las 17:49 horas la camioneta donde viajaban los carpinteros se encontró de frente por el bulevar Enrique Sánchez Alonso con un vehículo del Ejército con el número económico 0808302, el cual había sido despojado previamente, y del que descendieron tres sujetos. Al mismo tiempo bajaron de la camioneta blanca los dos trabajadores, “uno de playera roja y otro de playera azul”, y se tiraron al piso.

A las 17:50 horas los tres sujetos que bajaron del vehículo oficial de la Sedena se cubren con un vehículo gris estacionado, un minuto después huyen del lugar. Luego un vehículo tipo camión con camuflaje se impactó a un costado de la camioneta de la Sedena.

Testigos señalaron que los trabajadores de la carpintería intentaron entrar al autolavado, pero la reja estaba cerrada, por lo que en un intento por resguardarse del fuego cruzado regresaron a la camioneta y se tiraron al pavimento. El cronograma del hecho señala que a las 17:54 horas, un hombre vestido con ropa de militar disparó hacia donde se encontraban los dos jóvenes.

Los cuerpos de los carpinteros, añade la línea de tiempo, fueron encontrados durante una inspección posterior a los enfrentamientos del 17 de octubre de 2019: “2 cadáveres a un costado de la camioneta Nissan de color blanco con la leyenda ‘CARPINTERÍA’”.

Dicha información fue extraída de un documento fechado el 21 de octubre, es decir cinco días después de la jornada violenta. Pese a ello en el informe de los hechos, ofrecido el 30 de octubre de 2019 por el general Luis Cresencio Sandoval, titular de la Sedena, no se mencionó la muerte de los carpinteros.

El jefe militar reportó entonces que durante el “Culiacanazo”, murió un civil, de quien no se dieron más datos, un agente de la Guardia Nacional, un interno y cinco agresores. Posteriormente se sabría que una persona más falleció ese día.

La FGR, en cambio, señala que el 17 de octubre de 2019 durante el también llamado “Jueves Negro” murieron 11 personas, de las cuales siete eran agresores, uno, elemento de la GN, otra fue encontrada dentro de una patrulla y los dos carpinteros. No mencionan a Noé Beltrán, un empleado de una llantera ubicada junto al City Club, quien de acuerdo a testigos murió durante el intercambio de disparos entre civiles armados y militares. Tampoco se menciona el interno del Penal de Aguaruto que reportó la Sedena.

Citan a militares por hechos ocurridos en el “River Car Wash”

Dentro de la investigación, la FGR tiene abierta una línea de investigación por los hechos ocurridos en la zona del “Car Wash”, donde murieron los dos carpinteros.

“Es importante definir también las entrevistas del personal que enfrentó a la delincuencia en la zona del Car Wash, la unidad que llegó después a revisar la unidad 0808302 que dejaron abandonada los delincuentes”, señala el borrador de un oficio enviado por una agente del Ministerio Público de la Federación a un general de brigada de Justicia Militar y Fiscal General de Justicia Militar.

En otro oficio con fecha del 11 de mayo de 2021, emitido por la misma MP, se pide información sobre las unidades motoras de la Sedena que participaron en los hechos del “Culiacanazo”: el nombre, cargo y lugar de destacamento de los elementos que participaron en el operativo de la detención de Ovidio Guzmán López en la vivienda 2403 del fraccionamiento Rincón Alameda, en el Desarrollo Urbano Tres Ríos, el cual estuvo integrado por 38 elementos, así como de 23 elementos del 94 Batallón, 20 elementos del 110 Batallón y 34 elementos del Tercer Batallón de Operaciones Especiales que participaron durante la jornada.

Como parte de la investigación, han acudido a declarar el Inspector de la Guardia Nacional que coordinó el operativo, el entonces comandante de la Novena Zona Militar, que apoyó con elementos del 39 batallón en la seguridad periférica de la vivienda donde se detuvo al hijo del Chapo. Además de un teniente de infantería que iba al mando de una camioneta oficial con el número económico 0808315 y un sargento adscrito al 42 Batallón de Infantería, que conducía dicha unidad.

Se desconoce si dicha unidad estuvo involucrada en lo ocurrido en la zona del bulevar Enrique Sánchez Alonso, donde murieron los dos carpinteros.

Hasta el momento, de acuerdo a diversos oficios firmados por la misma agente del MP, han sido llamados a declarar también por el “Culiacanazo”, al menos siete militares.

En el cronograma de los hechos no se menciona la hora en que fue liberado Ovidio, pero si que a las 18:55 horas, un vehículo particular salió del garaje de la vivienda donde fue detenido el hijo del Chapo Guzmán, el cual “se integra de un convoy de camionetas con características de alguna corporación policial/militar tras las estructuras tubulares que se visualizan, a bordo de ellas se observan personas armadas y uniformadas”.

Siete agresores murieron, de acuerdo a la FGR

En la carpeta de investigación CI: FED/SEIDO/UEITA-SIN/0000822/2020, la FGR señala que durante la jornada violenta del 17 de octubre de 2019 en Culiacán, murieron siete agresores y no cinco, como reportó la Sedena.

El primer incidente que forma parte de la línea del tiempo de la reconstrucción de los hechos, se señala que a las 19:40 horas un soldado de la Policía Militar quien iba a bordo de un camión de traslado de la Guardia Nacional murió durante un ataque en el boluevar Universitarios y Enrique Sánchez Alonso.

Durante una inspección a las 22:05 horas en el bulevar Enrique Cabrera, se localizó una camioneta blanca calcinada, y a bordo cuatro cadáveres, uno de ellos calcinado. En el bulevar Enrique Sánchez Alonso se encontró otra camioneta blanca con estructura metálica tubular en la parte superior calcinada, y en su interior había tres cuerpos.

La FGR reporta que además en un vehículo de la Policía Municipal de Culiacán, localizado en la prolongación Álvaro Obregón en la colonia Gabriel Leyva, se encontró otro cadáver. No se aclara si la víctima es un oficial o un civil.

La cronología de la Fiscalía

La línea del tiempo sobre el “Culiacanazo” elaborada dentro de la carpeta de investigación que tiene abierta la Unidad Especializada en Investigación de Terrorismo, Acopio y Tráfico de Armas (UEITA), divide la jornada del 17 de octubre de 2019 en cinco momentos clave: Fraccionamiento Tres Ríos, Caseta a Costa Rica, Unidad Habitacional 21 de Marzo, Centro Penitenciario de Aguaruto y River Car Wash.

Lea también: El contexto inaudito de la muerte de Noé (VII)

En la primera denominada “Fraccionamiento Tres Ríos”, se detalla el operativo previo a la detención de Ovidio Guzmán López, el cual inició a las 11:20 horas de ese día, cuando un inspector de la Guardia Nacional notificó al Comandante de la Tercera Coordinación Territorial, la estrategia que se ejecutaría para detener al hijo del Chapo Guzmán.

Luego del reporte, a las 13:30 horas, se realizó una reunión en la Novena Zona Militar, en Culiacán, en la que se acordó el número de elementos que participarán como apoyo en la seguridad exterior de la vivienda donde se ubica Ovidio, quien tenía una orden de detención con fines de extradición hacia Estados Unidos.

Se señala que la detención del hijo el Chapo Guzmán ocurrió a las 14:25 horas en la vivienda 2403 de la calle José Muro Pico, en el Desarrollo Urbano Tres Ríos. Casi de forma simultánea a la llegada de los militares a la zona también arribaron personas armadas a bordo de al menos cuatro vehículos, de las que se dan cuenta a través de videos de cámaras de seguridad.

Mientras las autoridades mantenían rodeado el inmueble donde se encuentra Ovidio, a las 15:03 horas se reporta la primera agresión a un convoy militar en el bulevar Enrique Sánchez Alonso. Ahí participan sujetos armados a bordo de dos camionetas tipo redilas color blanco con armamento calibre .50 y una cerrada con logotipo de Telmex.

Dos minutos más tarde, otro convoy de la Guardia Nacional es atacado en la avenida Universitarios y Enrique Sánchez Alonso.

A las 15:08 horas, se detalla en el apartado “Caseta Costa Rica”, un grupo armado a bordo de tres vehículos, llega a la caseta de Costa Rica y dos minutos después secuestran tres tráileres. A dos conductores los obligan a bloquear los carriles de circulación, mientras que el tercer tráiler lo colocan en el área de estacionamiento.

A las 15:17 horas, Ovidio Guzmán López se entrega a las autoridades. El hijo del Chapo sale de la casa por el estacionamiento ubicado en la parte trasera.

A las 15:37 horas se reportó al número de emergencia 911, cuatro camionetas con gente armada en la Caseta Costa Rica. Ahí sujetos armados desarman a personal de la Sedena. Y a las 15:56 horas los integrantes del Cártel de Sinaloa se roban dos vehículos oficiales y toman seis militares como rehenes.

A las 16:56 llegan elementos de la Policía Federal a la Caseta de Costa Rica y a las 17:15 personas armadas bloquean la “Caseta de Quila”.

En dicho segmento se incluyen las agresiones ocurridas en la zona del Desarrollo Urbano Tres Ríos y bulevar Universitarios, donde murieron siete agresores, un elemento de la Guardia Nacional y otra persona más a bordo de una patrulla de la Policía Municipal.

En el tercer bloque de la jornada denominado “Unidad Habitacional 21 de Marzo” se señala que a las 16:00 horas se registran detonaciones en la entrada de la Unidad Habitacional Militar de la colonia 21 de Marzo y los delincuentes a bordo de un Jeep gris secuestran a un sargento segundo de sanidad que se encontraba en el lugar y quien fue liberado minutos después en un centro universitario, del cual no se señala domicilio.

Mientras los integrantes del Cártel de Sinaloa toman la Caseta de Costa Rica, a las 16:48 horas se fugan 51 reos del Penal de Aguaruto.

Durante el motín en el Cecjude, de acuerdo a la FGR, seis custodios fueron tomados como rehenes por los internos, mientras que el custodio que se ubica en la puerta de salida del pórtico es despojado de las llaves y a otro custodio y al jefe de seguridad, que se encuentran en la puerta principal, los desarman y someten.

“Al jefe de seguridad lo encañonaron con una arma corta y le dijeron que se lo llevarían como canje para que soltaran al señor”, señala un texto del cronograma.

En total se contabiliza que 51 reos se fugaron del penal de Aguaruto, y posteriormente el Jefe de Seguridad “escapa, se reorganiza, se arma, cierra puertas, coloca personal en azoteas y pide apoyo a vehículos de la Policía Estatal que se encuentran en el exterior”. Mientras que en la cancha de futbol del penal había personas que gritaban que querían salir a “pelear con el señor”, añade la información.

A las 20:20 horas, los reos Jesús Lara Velarde y Jesús Mirshael Alarcón regresan al penal, y dos internos más que se creía estaban prófugos, son localizados dentro de las instalaciones.

En el último bloque de la línea del tiempo, denominado “River Car Wash” se detalla lo ocurrido en el bulevar Enrique Sánchez Alonso, donde murieron los dos carpinteros. Ahí se explica lo ocurrido desde las 17:49 horas cuando la camioneta donde se trasladaban los trabajadores se encuentra de frente con un vehículo militar, hasta las 17:54 horas, cuando un hombre vestido de militar les dispara.

En dicho apartado de la línea del tiempo, elaborado como parte de la investigación que tiene abierta la FGR, se incluyen las inspecciones realizadas de forma posterior al “Culiacanazo” de los vehículos que participaron en los hechos de la zona del “River Car Wash”, y en las que se incluyen imágenes de la camioneta de la Sedena que fue robada, los cuerpos de los carpinteros y la unidad en la viajaban, así como otra camioneta Chevrolet Tahoe color gris, en cuya cajuela se encontró el cuerpo de un joven, pero que no aparece en los informes.

A tres años del “Culiacanazo”, que se ha repetido ya en otros estados como Baja California, Sonora, Ciudad Juárez y Jalisco, no hay ningún detenido.

Artículo publicado el 23 de octubre de 2022 en la edición 1030 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1100
GALERÍA
un accidente registrado la mañana del 30 de enero en elota dejó un saldo de 22 personas muertas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.