martes, diciembre 6, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Sedena: el espía espiado

LUIS CRESENCIO SANDOVAL. Los hackers en casa.
FOTO: GALO CAÑAS/CUARTOSCURO.COM

Es imposible saber ahora qué información “valiosa” hay en esos seis terabytes que los hackers de “Guacamaya” le regalaron a Carlos Loret, si es que, en realidad, ese grupo es la fuente de información. Si nos basamos en lo que dijo en la apertura de su capítulo 96 de Latinus, entonces no tiene gran cosa. Aseguró el periodista que hay en muchos de los mensajes documentos adjuntos y aquí es donde pudiera encontrarse “carnita”. Siendo así, hay mucha información que Loret no podrá usar por los riesgos que podría implicar para operaciones de la propia Sedena, para sus miembros –elementos de todos los rangos–, para la seguridad nacional… y para él mismo, hay que decirlo.

En todo caso, lo más rescatable hasta ahora es el lado “flaco” de la Secretaría de la Defensa al ser objeto de una intromisión criminal de esta magnitud. Que el presidente de la república está enfermo ya lo sabíamos; que el pueblo debe estar informado sobre la salud de su presidente porque es un tema de seguridad nacional, también; y del mismo modo que nunca hemos estado realmente al tanto de la salud de nuestros presidentes, ni de sus vicios y propensiones personales… ni de sus excesos cuando se quedan solos en las suites de los grandes hoteles durante sus giras.

Hace muchos años, por ejemplo, de una manera simple y desenfadada, el periodista Francisco Ortiz Pincheti, que entonces reporteaba para la revista Proceso, reveló algo del cinismo del entonces presidente José López Portillo, cuando lo recibió en una suite de un hotel en Acapulco para darle una entrevista. Se presentó a la sala recién bañado y enjaretado en una bata de seda. Ante la sorpresa del reportero, JOLOPO le dijo algo así como “hoy me toca chica”. (Escribo a memoria llana).

Tampoco es una revelación que los jefes de la Marina y de la Sedena tengan diferencias. Esto es muy viejo y tiene mucho que ver con la atención y consideraciones que le prestan a cada una de las secretarías por los presidentes en turno. Felipe Calderón, por ejemplo, se “casó” con el Ejército y Enrique Peña Nieto echó mano de la Armada para sus operaciones más importantes. Hay rivalidad, sí, pero las hay también en otras dependencias; también eso es normal y se da en todos los niveles de gobierno.

Y mucho menos es noticia que a Ovidio Guzmán López lo hayan detenido con base en una orden de aprehensión con fines de extradición. Eso lo reconoció el propio presidente López Obrador días después de los hechos de octubre de 2019 en Culiacán. ¿Qué los Chapitos “doblaron” al Ejército y al gobierno federal? Pues qué nuevas. Lo doblaron, lo arrodillaron, lo humillaron. Todo. ¿Qué Ovidio se comunicó con su hermano Iván Archivaldo para decirle que cesara el hostigamiento contra las fuerzas federales? Pues lean la edición de Ríodoce del domingo siguiente a ese jueves negro. Es posible que en esas páginas haya más información que en los mails hackeados de la Sedena.

Está por verse que, en realidad, los hackers que ingresaron a los archivos de la Sedena pertenezcan a esa organización de activistas latinoamericanos que se hace llamar “Guacamaya”. Puede que sea una distracción y que, en realidad, la intromisión sea obra de alguien muy interesado en desestabilizar al gobierno de AMLO y, en particular, el poder que está adquiriendo el ejército mexicano y que parece no tener fin por lo menos en esta administración. En todo caso, una entidad que se ha dedicado a espiar durante décadas, incluso con tecnologías de avanzada como Pegasus, resultó perforada e infiltrada por entes hasta ahora desconocidos.

Activistas o no, lo cierto es que la pretensión es moverle el tapete a una de las secretarías consentidas del presidente de la república en un momento crucial para ellos y para el país. Y aunque no parece que vaya a tener mayores consecuencias, la reacción del presidente al hablar del tema es lamentable. Está bien que adore a Chico Che, pero no puede o no debe responder a un asunto tan serio con analogías musicales.

Bola y cadena
LA EXPLICACIÓN QUE LE DIO el secretario de la Defensa al presidente es que los hackers aprovecharon que se están haciendo modificaciones a los sistemas de seguridad para obtener la información. Menos mal que lo están haciendo, porque al menos el 60 por ciento de las entidades federales han sufrido ataques cibernéticos justamente porque no actualizan sus sistemas por falta de recursos. A todas o casi todas les han recortado sus presupuestos para la compra de Tecnologías de la Información y Comunicaciones, llamadas TIC. Pero la austeridad es primero.

Sentido contrario
Y PRODUCTO DE LA MISMA AUSTERIDAD habrían muerto 14 elementos de la Marina según dio a conocer el gobierno federal, al afirmar que el helicóptero que se cayó de cuajo el día que atraparon a Rafael Caro Quintero, fue porque se le acabó el combustible. ¿En serio? Para muchos es increíble la versión. ¿Por qué mejor no dan a conocer el contenido de la caja negra?

Humo negro
DESORDEN ADMINISTRATIVO, crecimiento de pasivos sin fuente de pago, contrataciones millonarias directas y poca solventación de observaciones, son una regularidad en la mayoría de los municipios, según la Comisión de Fiscalización del Congreso del Estado, que llevará dictámenes negativos de las cuentas públicas 2020 al pleno en el próximo periodo de sesiones. Van en el paquete de cuentas rechazadas, por supuesto, las de Culiacán y Mazatlán. A Jesús Estrada tendrán que buscarlo en su casa. Y al Químico Benítez donde ande.

Artículo publicado el 02 de octubre de 2022 en la edición 1027 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1036
GALERÍA
Cientos de personas, entre ellas el gobernador Rubén Rocha asistieron a la CdMx a la marcha convocada por el presidente Andrés Manuel López Obrador
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.