La ley es la ley

RUBÉN ROCHA Y LOS ALCALDES. Al estilo del PRI.

“Al margen de la ley nada; por encima de la ley, nadie”. Es una frase que nuestro presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha venido repitiendo desde que era candidato, o sea, hace lustros. Pero es solo una frase, parte de su retórica, con la que ha logrado, junto con muchas otras, mantener su popularidad.

Lea también: Rocha y los desafíos a la ley

Por eso sorprendió que la semana pasada, cuando la corte suprema discutía la constitucionalidad de la reforma eléctrica del año pasado, dijera en su conferencia mañanera: “Que no me vengan a mí con que la ley es la ley, que no vengan con ese cuento de que la ley es la ley”.

¿Y entonces? ¿Hacia dónde vamos? ¿Hacia dónde propone el presidente que jale el país? ¿Nos dedicamos todos a violar la ley? ¿a pasarnos los rojos en los cruceros? ¿a entrar a un super y llevarnos el “ochito” sin pagarlo? Si esto del “cuento” de la ley lo dice la señora de la esquina no debiera preocuparnos mucho, pero si lo dice el presidente de la república, sí, porque se supone que hay un marco legal, una constitución que rige la actuación de ciudadanos y gobernantes, leyes que están para aplicarse e instituciones que deben encargarse de ello. El presidente podrá ser muy popular –y más por esa razón–, pero no puede hacer un llamado a todo el mundo –porque eso es, un llamado, una arenga plazuelera—a violar la ley.

¿Cuál es el resultado de esto? Pues que el secretario de Gobernación viaje cínicamente a los estados en un avión de la Guardia Nacional y llame a la gente a votar en lo que llaman revocación de mandato, para ratificar al presidente “porque es el mejor presidente de la historia moderna”. Y que se haga acompañar de un alto funcionario de la GN con todo y su uniforme. Y que en el estrado se encuentre el dirigente nacional del partido Morena, Mario Delgado. Y que al día siguiente eso mismo lo hagan Claudia Sheinbaum en Ciudad de México y Rubén Rocha Moya en Sinaloa…

Y que cuando son cuestionados sobre si están violando la ley, digan “me atengo a las consecuencias”. No señores, no señoras, no se trata de que se atengan a las consecuencias. Se trata de que respeten la ley porque esto no es una selva en la que sobrevive el más fuerte, es un país, una nación con reglas que todos nosotros hicimos para convivir mejor. Ni el PRI, en sus mejores tiempos, fue tan cínico.

La ley prohibió a los funcionarios públicos promover la consulta que se realizó el domingo, pero los gobernadores morenistas, senadores, diputados locales y federales y alcaldes y regidores y secretarios de todos los niveles se metieron esta prohibición en no sé dónde. Y aparte lo hicieron con recursos públicos. Véanse las imágenes del evento de Culiacán y los alcaldes hasta se esmeran por salir en las fotografías a un lado del gobernador. Todos se movieron en vehículos oficiales, pagaron el acarreo con recursos públicos y difundieron el evento a través de sus oficinas de comunicación. Promovieron una supuesta asamblea del partido para defender la llamada reforma eléctrica, pero de eso no se habló nunca. Fueron eventos para respaldar al presidente como si lo necesitara. O tal vez sí. Si Claudia Sheinbaum está tan convencida de las bondades de este ejercicio ¿porqué no lo hace en la ciudad que gobierna y les pregunta a los ciudadanos si quieren o no que siga en el cargo? Porque de seguro la echan. Acaba de perder la mitad de la ciudad y si promoviera la revocación ahí sí la oposición saldría a votar en su contra.

En el caso de Sinaloa el propio gobernador dijo que no estaba allí para hablar de la reforma eléctrica, sino del “ejercicio democrático” que se llevaría a cabo el 10 de abril. Y que estaba allí por su derecho, y que el INE no le iba a decir qué hacer y qué no. ¿Y entonces? ¿Colgamos al INE en una plaza y regimos nuestros procesos electorales con las reglas que imponga el partido en el poder? ¿Regresamos al 88 cuando el gobierno le robó la elección a Cuauhtémoc Cárdenas porque “la izquierda no estaba preparada para gobernar?” ¿Volvemos al partido de Estado contra el que lucharon durante décadas los que ahora detentan el poder?

Bola y cadena
DESPUÉS DE LA HISTÓRICA ELECCIÓN de 1988 vinieron muchas reformas electorales, se creó el Instituto Federal Electoral, ahora INE y entre muchas cosas se tipificaron los delitos electorales que pasaron a ser un apartado del código penal federal. Todo esto gracias al empuje de los partidos de oposición, entre ellos el PAN y el PRD, recién formado. ¿Qué propone Morena que hagamos con todo eso? ¿Una gran hoguera? Parece que sí.

Sentido contrario
HAY QUIENES VEN este desparpajo cínico de Morena y de los funcionarios de Morena no como una demostración de poder, sino de debilidad. En la consulta que se llevó a cabo, el presidente jugó contra sí mismo porque él quería obtener los votos de ratificación que logró en la elección de 2018, que fueron más de 30 millones. Por supuesto que no los obtuvo. Por eso no les importó sentarse sobre la ley al llamar a acudir a las urnas. Y claro, si la consulta es un fracaso, le echarán la culpa al INE. Y así fue.

Humo negro
ESTOS SON DÍAS PARA DESCANSAR, para pensar en lo que estamos haciendo y cómo, para mirarnos en el espejo y preguntarnos si nos gustamos o no. Aprovéchelos.

Artículo publicado el 10 de abril de 2022 en la edición 1002 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1106
GALERÍA
Más de 120 mil personas, entre locales y de diversas partes de la República se concentraron en el gran malecón de Mazatlán para presenciar el Eclipse Total de Sol.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.