junio 17, 2021 5:49 PM

Hipertensión, diabetes, obesidad, las comorbilidades predominantes en muertes por COVID: UNAM

GULA presion-1

Un estudio de la UNAM reveló que cuatro de las diez comorbilidades detectadas se relacionan con el sobrepeso y la obesidad y que estas representan más de la mitad en los casos de muerte por COVID-19.

De acuerdo a lo publicado por el equipo de investigación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) el 94 por ciento de los fallecidos pertenecían a grupos vulnerables, es decir, adultos mayores, personas con acceso limitado a servicios de salud, obreros de labores presenciales o personas con enfermedades preexistentes.

El 11 de marzo del 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó que la COVID-19 debía caracterizarse como una pandemia. Al día de hoy, en México se han reportado 2 millones 400 mil casos y 223 mil muertes por coronavirus lo que representa un nueve por ciento de mortalidad. A nivel mundial, la mortalidad reportada es del 2 por ciento.

Desde el inicio, el COVID-19 se perfiló como una amenaza para la salud de los mexicanos ya que fue tempranamente asociado con una mayor mortalidad en pacientes con enfermedades relacionadas a la obesidad. Siendo México el segundo país con más casos de obesidad, no podía ser de otra manera.

 

Comorbilidades asociadas

Se logró asociar un total de 10 padecimientos en casos de fallecidos por contagio de COVID-19. En el informe aparecen graficados los datos de hipertensión, 45.2 por ciento; diabetes, 37.4 por ciento y obesidad, 22 por ciento. El tabaquismo, insuficiencia renal crónica, EPOC, enfermedad cardiovascular, inmunosupresión, asma y SIDA, son las comorbilidades que completan el listado, pero todas con una prevalencia menor al 8 por ciento.

A pesar de la temprana asociación entre obesidad y una mayor mortalidad en caso de infección por coronavirus, durante el primer año de pandemia en México se aumentó un promedio de 8.5 kilos, siendo el país con mayor incremento en peso a nivel mundial.

En México conforme disminuye la posición socioeconómica se incrementa la probabilidad de tener obesidad, hipertensión y diabetes.

 

Sexo, edad, escolaridad y nivel socieconómico, factores complementarios

Respecto al sexo, se encontró una distribución de casos homogénea (hombres, 50.1 por ciento y mujeres,49.9 por ciento). Sin embargo, en la mortalidad esta proporción es diferente, ya que en México mueren dos hombres por cada mujer. En cuanto a la edad, el mayor número de casos positivos se encuentra entre los 30–59 años, siendo el grupo de 30–34 años el más afectado (11 por ciento de los casos totales); mientras que los casos entre los 55–74 años hay una mayor mortalidad, siendo el grupo de 65–69 años el más afectado (14 por ciento del total de las defunciones).

Durante este primer año, se han registrado 151 muertes de COVID-19 por cada 100,000 habitantes y esta enfermedad se ha posicionado como la primera causa de muerte, dejando atrás a las enfermedades cardiovasculares y la diabetes mellitus.

En los municipios con nivel socioeconómico alto, existen nueve veces más contagios que en los municipios de nivel socioeconómico bajo no urbano y 40 por ciento más que en los de nivel bajo urbano; sin embargo, existe una estrategia inequitativa en la realización de pruebas diagnósticas: cuanto mayor es la pobreza de los municipios, menos pruebas se hacen y más reducidas son las tasas de contagio, de tal manera que en los municipios pobres el subregistro de casos positivos y de muertes podría ser considerable.

En los municipios semiurbanos o rurales con un alto porcentaje de pobreza, además del escaso o nulo acceso a los servicios de salud, presentan situaciones críticas en términos del estado nutricional y de salud de la población, cuyas condiciones de vida pueden ser muy precarias, por lo que, en caso de contagio por COVID-19, su probabilidad de muerte es mayor.

En cuanto a la escolaridad, el estudio publica que es de suma importancia, ya que es un factor de orientación sobre la disposición de las personas para asimilar la información que les permita tomar decisiones adecuadas y oportunas, especialmente en cuanto a la promoción de estilos de vida saludables.

En México la baja escolaridad está asociada a condiciones precarias de vida y salud y a un mayor riesgo de muerte. Casi la mitad de las muertes se produjeron en individuos con grado de educación máximo de primaria. Este nivel bajo de educación a su vez provoca que los sectores laborales en los que se desempeñan sean del tipo esencial, como obreros de materias primas, empleos de mostrador, transporte público o comercio ambulante, lo que los mantiene constantemente expuestos a posibles contagios.

Artículo publicado el 30 de mayo de 2021 en la edición 957 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.