abril 20, 2021 10:04 AM

El Sinaloa que encontrará AMLO

AMLO EN SINALOA. Otra vez.

López Obrador se encarriló de nuevo en las giras por el país, con una intensidad parecida a la que traía antes de la pandemia. Desde la segunda quincena de junio se trepó a los aviones comerciales y reinició las rodadas por las carreteras. Como se mueve rápido, ya cubrió en estos días una tercera parte de las entidades federativas….y sigue sumando.

Jala también críticas, su eterno acompañante, porque las movilizaciones y concentraciones que implican sus movimientos, son en este momento incongruentes con el mensaje de sana distancia y cuidados. Aunque en el fondo a sus adversarios políticos eso les interesa poco, les preocupa su activismo, ese afán por estar en todos lados y lograrlo.

El país transita al color naranja en el semáforo epidemiológico —oficialmente al menos, en los hechos estamos más rojo que el rojo. Muchas actividades siguen restringidas, pocos gobernantes han reanudado actividades públicas y quienes las hacen van tímidos, temerosos. Pero los tiempos de López Obrador y sus valoraciones de colores, no son los tiempos del resto, a estas alturas deberían tenerlo claro todos.

En su primer año de gobierno, los fines de semana dejaba la capital y Palacio Nacional, para internarse a las ciudades, abarcando dos o tres entidades en cada viaje. Se interpretó en ese momento que el Presidente no entendía que la campaña se había terminado, que ahora se trataba de gobernar. Estaban equivocados.

Ahora que vuelve a las giras lo hace entre semana, con temas particulares para cada región, llevando con él la agenda que necesita imponer en cada caso.

En estos primeros días de agosto, el mes seis de la pandemia, estará en otros cuatro estados: Nayarit, Sinaloa, Sonora y Baja California Sur. En todos los casos, dice la agenda oficial, son para participar en las reuniones regionales de seguridad pública. Las mesas donde se discuten las estrategias estatales entre autoridades locales y mandos federales. Casi nunca están los gobernadores en esas reuniones, pero en las de esta semana sí estarán.

Después de acudir a Guanajuato, Jalisco y Colima, los estados que concentran los índices de inseguridad y asesinatos más altos del país, su visita al noroeste será como unos días de recreo.

Además, ninguno de los gobernadores de esta región está entre los firmantes del desplegado que pide la cabeza del subsecretario Hugo López-Gatell, el hombre de la confianza para enfrentar la pandemia.

Tampoco están estos gobernadores entre sus detractores empedernidos. Dos son del PAN (Antonio Echevarría de Nayarit, y Carlos Mendoza de Baja California Sur) y dos del PRI (Quirino Ordaz en Sinaloa y Claudia Pavlovich en Sonora). Si se tratara de dividirlos en grupos, estos gobernadores forman parte de quienes optaron por la sana distancia, a metro y medio, ni acercarse ni alejarse.

 

Margen de error

(Contacto) Las giras a ras de tierra son una parte principal en el ejercicio del poder del Presidente. Más aun, son la esencia misma de cómo concibe y asume la política López Obrador.

En ningún otro lado se ve el AMLO en su estado puro como en los mítines, en los encuentros que se van generando en los recorridos. Sean armados por el staff de presidencia o sean los casuales que por su cuenta provoca.

¿Y cómo no? Andrés Manuel se hizo experto en el tema tiempo atrás. Quizás a partir de la segunda campaña presidencial en 2012, es cuando él mismo entiende la importancia del contacto y la conexión. Más allá de la arenga en los templetes, de la voz impostada en discursos, la atracción de la masa. El mensaje está debajo de todo eso, en la idea arraigada de que promueve el contacto y conecta.

No confundir contacto con conexión. Muchos piensan, afirman incluso, que solo se trata de quienes acuden al mitin con banderas y gritos, sus huestes. No, a López Obrador le queda claro que el contacto directo le permite ampliar la conexión con muchos que no están, ni estarán nunca, en un mitin de campaña o un acto del ahora presidente.

 

Mirilla

(La -otra- realidad) Para un hombre que insiste en que tiene otros datos, que constantemente refuta lo que no le conviene, no le parece, o no se acomoda, es imprescindible no ausentarse de su abrevadero.

Al dejar Palacio Nacional, el Presidente también deja el anuncio de la caída del Producto Interno Bruto en el primer trimestre del 2020 en 18.9 por ciento con respecto al primer trimestre del año pasado. Atrás quedan los 46 mil muertos por la Covid. Lozoya y la caja de pandora que abrió.

El termómetro sobre la reapertura económica, la movilidad y lo que ocurre en el suelo de México, López Obrador lo tiene en las giras. No en las bases de datos, ni en los anuncios o declaraciones.

Las grandes discrepancias en este país se basan justamente en formas diametralmente opuestas de ver la realidad.

Puede estar equivocado o no el Presidente, hay veces que solo vemos lo que queremos ver, pero esa es la forma que le funciona para asumir la situación.

Además se trata de uno de los cuestionamientos más antiguos de la humanidad. No existe una sola realidad, existen muchas. Algunas se ven desde la cúspide de un edificio, otras al ras de suelo.

 

Primera cita

(Duelo) Pero por más que unos y otros tiendan al desencuentro. Por más que el Presidente pretenda ver por él mismo la situación, se encontrará con un país en duelo. No solo por la muerte en su sentido más crudo y literal, donde el virus entró y acabó con familias, sino por el desastre que enfrentamos todos, cada día.

Unos más que otros, como suele pasar. El virus ataca a los débiles, la precariedad queda vulnerable –ya se ha repetido: Negocios que no abrieron cuando se decretó la reapertura, empleados que fueron despedidos o que ni llegaron a eso, solo desapareció su trabajo, otros a quienes se les redujo el salario o se entregó parcial, el sector salud que no encuentra resuello.

Tendrá contacto con los hombres y mujeres del poder en cada ciudad y estado, pero no hay forma de evitar el encuentro con un país completamente distinto al de sus anteriores salidas, siendo Presidente o el de las veces que fue candidato (PUNTO)

Columna publicada el 02 de agosto de 2020 en la edición 914 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 951
18 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos