diciembre 3, 2020 5:44 PM

Estadio de futbol de Mazatlán, comodato sin permiso

estadio estrenando

Nada claro, todo turbio, sobre la concesión del Grupo Salinas

 

“El primer entrenamiento en nuestra casa”, publicó el equipo Mazatlán FC en su cuenta oficial de Twitter el pasado miércoles primero de julio. El texto se acompañó con una foto aérea tomada desde un dron que permite apreciar la majestuosidad del nuevo estadio profesional de futbol y el equipo sobre el pasto.

El anuncio significó en los hechos que la ocupación del nuevo estadio era ya un asunto pactado entre el gobierno estatal y el Grupo Salinas, propietario del equipo profesional de futbol Mazatlán FC.

La llegada de los jugadores sobre el campo del nuevo estadio profesional de futbol pasó así del anuncio mediático y estrategia de mercadotecnia, al uso del del inmueble que costó al presupuesto estatal 300 millones, más 400 millones que se gestionaron con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, según los números que hace el gobernador Quirino Ordaz Coppel.

El mandatario Coppel dijo a principios de junio a los periodistas de deportes de ESPN, José Ramón Fernández y David Faitelson que todavía no llegaban al asunto del contrato de comodato con los empresarios, propietarios del equipo Mazatán FC, pero adelantaba que podría ser un comodato de al menos cinco años.

“El mantenimiento tendrá que estar a cargo de la directiva y veremos las diferentes alternativas para llegar a un buen término el convenio de comodato”, dijo el mandatario.

El reglamento de Afiliación, Nombre y Sede de la Federación Mexicana de Fútbol Asociación AC señala en su artículo 55 que para solicitar cambio de sede y/o estadio, el interesado deberá cumplir, entre otros requisitos, con la constancia del título de propiedad del estadio, convenio o contrato de arrendamiento, concesión o comodato, o el documento que acredite la legítima posesión del inmueble, o en su caso, la autorización del legítimo propietario o poseedor para celebrar sus partido en ese estadio.

Aunque el equipo Mazatlán FC arrancó oficialmente sus trabajos de entrenamiento desde su sede oficial, y jugó ya su primer partido en Guadalajara, al participar en la Copa Por México, las condiciones o términos del uso del nuevo estadio no ha sido dadas a conocer por el gobierno estatal.

De acuerdo al mismo reglamento de la Federación Mexicana de Fútbol, el gobierno estatal en su calidad de propietario o legítimo poseedor del estadio, debió emitir un escrito en el cual se compromete a que el inmueble no sufra daño o afectación durante la temporada en que vaya a participar el equipo Mazatlán FC, o durante la vigencia del convenio.

Antes de ceder el uso del estadio de futbol, el gobierno estatal debió haber solicitado su aprobación al Congreso del Estado, lo cual no ocurrió. Al menos al cierre de la presente información ninguna solicitud de aprobación de comodato o concesión  había sido recibida por la Oficialía de Partes del Poder Legislativo.

La Ley Sobre Inmuebles del Estado y Municipios señala en su artículo 25 que la enajenación de bienes estatales, ya sea por venta, permuta, cesión u otro título requiere para su validez la aprobación del Congreso del Estado.

“Se le ofreció el estadio, es lo que realmente nosotros estamos aportando, es propiedad del Gobierno del Estado”, respondió Ordaz Coppel cuando, a principio de junio, le preguntaron los conductores de ESPN, cómo se había logrado que el equipo Monarcas de Morelia se trasladaba a Mazatlán.

“Es una negociación que hemos venido llevando a cabo de varios meses para acá, es bien difícil, complicado”, dijo en otra entrevista radiofónica a finales de mayo cuando se filtró la noticia de la llegada de un equipo de primera división a Mazatlán.

El estadio de futbol profesional empezó a construirse con recursos públicos en 2017 sin que existiera en Mazatlán ningún equipo de primera división y sin haber sido una obra contemplada en las prioridades del Plan Estatal de Desarrollo 2017-2021 del gobierno de Quirino Ordaz Coppel.

Desde agosto de 2017, cuando se dieron los fallos del concurso de licitación SOP-C-LP-ef-115-2017 y OPU-EST-LP-072-2018, a septiembre de 2019, las cuentas públicas del gobierno estatal señalan que se le ha destinado 652 millones 288 mil pesos, aunque el presidente de la Comisión de Fiscalización, Marco Antonio Zazueta, estima que pudiese ser mayor la cantidad porque todavía en 2020 continuaba la obra.

La construcción del estadio de futbol nunca fue puesta a consideración del Poder Legislativo porque el gobierno estatal incumplió en presentar su Programa Anual de Obra Pública.

Ahora ya concluido el estadio con una capacidad de 25 mil asistentes e instalado un equipo de futbol profesional, el Congreso del Estado desconoce totalmente los acuerdos en que llegó el gobernador con el Grupo Salinas para el uso del estadio.

“Nuestra preocupación es mayor, debido a la versión que señala un supuesto acuerdo del Gobierno del Estado con particulares que implican además de cederles el inmueble estatal sin retribución alguna, también cubrirles una especie de compensación, comisión o pago mensual porque ocupen dicho inmueble”, señalan en un documento los diputados presidentes de las comisiones de Fiscalización, Juventud y Deporte, Marco Antonio Zazueta y Yeraldine Bonilla, respectivamente.

Los diputados solicitaron por escrito al gobernador, se apegue al requisito previsto por ley de pedir autorización para ceder el uso del estadio, además de que brinde una explicación pública sobre los acuerdos celebrado los empresarios dueños del equipo.

A casi un mes de la solicitud al gobernador, y a los funcionarios involucrados, a quienes también los diputados pidieron información, no existe respuesta alguna.

No sería la primera vez que un estadio propiedad estatal es entregado a un particular, en condiciones no claras. Lo mismos diputados señalan el caso de la concesión del Estadio de Los Dorados en Culiacán, cuya concesión venció el 31 de julio de 2018, pero su uso continúa sin renovarse ni cancelarse.

“Esto va a mover masas”, dice entusiasmado el gobernador cuando justifica su apuesta al futbol profesional, como nuevo atractivo para Mazatlán, más, tras la crisis económica por la pandemia.

Artículo publicado el 05 de julio de 2020 en la edición 910 del semanario Ríodoce.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 931
29 de noviembre del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos