junio 24, 2021 12:08 AM

Denuncia el INAH daños al patrimonio ante PGR

Casa del Arquitecto Luis F. Molina. El abuso.
Casa del Arquitecto Luis F. Molina. El abuso.

Alexander Quiñónez
Derivada de “una acusación ciudadana anónima”, la dirección Centro del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) presentó una denuncia ante la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en el estado, por daños al patrimonio cultural e histórico de Culiacán.
La denuncia ciudadana (dada a conocer por Ríodoce en su edición 598 del 13 de julio) fue recibida por el INAH el pasado 17 de julio con motivo de la demolición y destrucción del inmueble ubicado en la calle Antonio Rosales número 319, en Culiacán, casa que perteneció a don Luis F. Molina, nombrado “ingeniero de la ciudad”, a quien se le deben edificaciones como el Archivo Histórico del Estado, el Colegio Civil Rosales —hoy Edificio Central de la UAS—, el mercado Garmendia, la plazuela Rosales y la iglesia del Santuario, así como el plano regulador de la ciudad y la nomenclatura de calles.
Con base en esta acusación, el delegado estatal del INAH, Francisco Nicasio Ríos Avendaño, comisionó personal para efectuar la debida inspección física del sitio que resultó en la constatación de trabajos de demolición del inmueble y la realización de obra nueva, sin la autorización del Instituto a su cargo.
La misma denuncia de hechos ante la PGR, facilitada por la dirección estatal del INAH, puntualiza su acusación sobre las citadas acciones, que pudieran ser constitutivas de un delito, esto con la finalidad de que una vez investigadas y toda vez que la denuncia proceda, se ejercite la acción penal correspondiente ante quien o quienes resulten responsables de los hechos.
Patrimonio histórico. Demolición criminal.
Patrimonio histórico. Demolición criminal.

La denuncia interpuesta por el INAH señala que los trabajos realizados en el inmueble se califican y confirman como “daños al Patrimonio Cultural de la Nación”.
En el texto de la denuncia penal ante la PGR, Ríos Avendaño señala en el punto 6 que:
“Es preciso manifestarle como antecedente que el inmueble en mención contaba con la autorización de este Instituto para ser intervenido mediante oficio autorización 066-2014 que consistía únicamente en ‘mantenimiento menor de inmueble histórico y habilitación para restaurante, con materiales reversibles, es decir, que no afecta o altera el partido arquitectónico de la construcción existente’, oficio que fue dirigido a Martha Érika Medina Bazán, en su calidad de propietaria, al Ing. Raby Elí Meza Zambada en su calidad de perito responsable de la obra y que fue recibido por Óliver Castañeda Valdez con fecha de 18 de febrero de 2014. Sin embargo en ningún momento se autorizó cualquier tipo de demolición”.
El inmueble en cuestión está catalogado para su protección por el INAH-Sinaloa por su valor cultural, pues en la ciudad quedan muy pocos edificios que albergan antigüedad e historia.
Cuestionado por qué no detuvieron la demolición de la casa, dijo que fue porque la delegación a su cargo no se enteró.
“Nosotros asignamos el seguimiento a una persona pero esa persona tiene un horario y los trabajos de demolición se realizaron por la noche”, pretextó.
Agregó que la delegación a su cargo solo cuenta con cuatro personas para desarrollar el trabajo de campo en todo el estado, señalando que es muy difícil preservar con eficacia la integridad del patrimonio histórico que le corresponde al INAH en la entidad.
Francisco Ríos Avendaño. No tengo personal.
Francisco Ríos Avendaño. No tengo personal.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 960
20 de junio del 2021
GALERÍA
Afectaciones como árboles caídos y cables de luz, tras el paso de la tormenta 'dolores' por México
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.