junio 12, 2021 2:09 PM

'Pueblo chico, pistola grande'

pueblo chico
La cartelera se aferra a los mismos títulos como es típico en estas fechas y la oferta de películas es la misma y poco atractiva, honestamente lo que me llevó a ver Pueblo chico, pistola grande (A Million Ways to Die in the West/EU/2014) fue Charlize Theron y la combinación de la comedia con el western.
La cinta está dirigida, producida y escrita por Seth MacFarlane, el creador de Ted y Family Guy, y todo ese humor negro, irreverente y escatológico lo tiene esta película que es su primer protagónico en la pantalla grande.
En el lejano Oeste de 1882, Albert Stark (MacFarlane) es un pobre pastor de ovejas que lo único que quiere es irse del lugar en donde vive para radicar en San Francisco, más cuando su novia Louise (Amanda Seyfried) le dice que desea terminar con él porque necesita tiempo para ella misma.
Aunque intenta por muchos medios regresar con su enamorada, se da cuenta que en realidad lo dejó por otro hombre, Foy Neil Patrick Harris, uno más rico y que le cumple todos sus caprichos.
Afortunadamente, al pueblo llega la bella Anna (Charlize Theron), quien le será de mucha ayuda en prepararlo para el duelo que tiene en una semana con Foy, en el se decidirá quién se queda con Louise.
El problema se vuelve mayor cuando Albert y Anna se besan y en el pueblo se hace presente Clinch Leatherwood (Liam Neeson), el esposo de ésta, para defender lo que es suyo, por lo que ahora el duelo será entre él y el pastor de ovejas.
Albert tendrá que aprender a disparar armas, a ser preciso en dónde quiere poner la bala y muy rápido al disparar, pero sobre todo necesitará echar mano de otros trucos más creativos para quedar con vida.
Uno de los atractivos del filme es el elenco, MacFarlane es muy divertido como el protagonista en conflicto porque su novia lo cambió por otro, uno más rico, cuando la excusa era que necesitaba pensar más en ella; Theron es todo un deleite, además de su belleza, porque si bien ha demostrado que es una excelente actriz dramática, en su intención de hacer reír hace un muy buen papel; y Neeson queda perfecto como el malo, que llega al pueblo en busca de oro y a reclamar lo que le pertenece: su esposa.
Los elementos del western están ahí: los duelos a muerte, la cantina y sus pleitos sin sentido ni justificación, el vaquero enamorado y rechazado, el forajido malo que llega a alterar la paz del pueblo, los cuales, combinados con la comedia, y al estilo de MacFarlane, quedaron muy bien establecidos.
La película es muy atractiva en las imágenes que muestra, de esos paisajes de Monument Valley en Utah que son impresionantes, y retratan perfectamente el contexto del cine del Oeste.
Pueblo chico, pistola grande se queda corta en su narración, que se detiene en ciertos momentos y se pierde en situaciones repetitivas; desde luego es muy predecible, muchos de sus chistes no funcionan. y desafortunadamente para estos, se vale de echar mano de algunas minorías, lo que en lugar de risa, causa pena. Si le gustó el humor de Ted, vaya a verla… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 958
06 de junio del 2021
GALERÍA
En constante monitoreo manada de elefantes que comenzó su viaje hacia el norte de China hace más de un año
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.