El último coletazo

AMLO Y ROSARIO PIEDRA. ¿Y la autonomía?

Ya se había dicho que, por la forma de elegir a quien era desde hace mucho tiempo su preferida para sucederlo en la presidencia, la doctora Claudia Sheinbaum, estaba claro que el presidente AMLO quería seguir teniendo el control del poder desde La Chingada, su rancho en Chiapas, a donde dice se irá a disfrutar de su retiro.

En anuncio reciente de que enviará iniciativas de reformas constitucionales para desaparecer organismos autónomos, –no ha dicho cuántos ni cuáles—es otra señal en el mismo sentido. Ya no hay tiempo para que sus iniciativas sean discutidas en la presente legislatura y además no cuenta con la mayoría calificada necesaria para lograr los cambios, pero le está apostando a su denominado “Plan C”, que consiste en convencer al electorado para que vote por lo que los priistas llamaron en su tiempo el “carro completo”. (lo bueno es que no son iguales).

Antes de irse, quiere dar el último coletazo, como el dragón en retirada, que más bien parece dinosaurio. Y quitarle a la próxima presidenta, el costo político que ello implica. Porque los organismos autónomos tienen su razón de ser. Y si algunos en algún momento han servido, como el presidente dice, no al interés del país, de los mexicanos, de los ciudadanos, sino de grupos empresariales o castas del poder, pues hay que revisar su conducta y ajustarlos, ceñirlos a su misión, no desaparecerlos.

Pero en este caso, el presidente AMLO está actuando como lo han hecho otros, usando un machete para cortar de tajo, en vez de un bisturí. Lo hizo con el sistema de guarderías, con el tema de Salud, con los fideicomisos, con el tema agrícola y los subsidios… Observa un mal y en vez de reformarlo, intervenirlo con pinzas para recuperar lo salvable, destruye. Y al final, quedó demostrado en el sector Salud, lo nuevo ha resultado peor.

En el caso de los organismos autónomos, el presidente quiere desaparecerlos porque le estorban en su vocación autoritaria. No es un dictador en el sentido estricto –que bueno que no lo es—pero es un hombre que quisiera tener todo bajo su control, que nada escape a sus manos y designios. Por eso detesta a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, porque, hasta ahora, no ha podido controlarla; va en eso, pero no ha podido. Y por eso desea una reforma judicial donde, entre otras cosas, los jueces, magistrados y ministros, sean “electos por el pueblo”. (Ya me imagino a los cárteles de la droga patrocinando campañas de jueces y magistrados, como lo hacen ahora con candidatos a alcaldes, a diputados, a senadores, a gobernadores… el Poder Judicial en manos del narco).

Hace días, platicando con un amigo de la vieja guardia tuvimos una diferencia respecto a lo que ocurre en Nicaragua, ahora en manos de un dictador que salió peor que Anastasio Somoza. Como mi amigo es muy crítico de AMLO, me sorprendió que apoyara las medidas de Daniel Ortega contra los organismos de derechos humanos, contra los representantes de las iglesias, contra la prensa y, en general, contra todo aquel que se oponga a su gobierno, aunque sea por las vías institucionales. ¿Qué no recuerdas, Ismael, cuando hablábamos de la “dictadura del proletariado?”.

En la represión en 2018, cuando los nicas se opusieron a reformas que Ortega pretendía donde se afectarían las pensiones, murieron alrededor de 400, entre ellos muchos estudiantes. Y no se puede decir que los haya reprimido el proletariado. Fue Ortega, el dictador.

No llegaremos a tener un Ortega en México, o eso espero. Pero si hay en quienes gobiernan, derivas autoritarias, hay que atajarlas, exponer la intención, discutirlas en el gran marco democrático que nos hemos dado con todo y sus pobrezas, pero atajarla. Hay muchos demonios sueltos en México, y estos no duermen.

Bola y cadena
AL REVÉS DE LO QUE OCURRIRÍA CON el Instituto Nacional de Transparencia (INAI), que al presidente le c… y estaría dispuesto a desaparecerlo si Morena y sus aliados logran la mayoría constitucional, AMLO ha dicho que no está pensando desaparecer la CNDH… ¡Pues claro!, si la Comisión se ha convertido, contra natura, en un abyecto organismo que más bien defiende al gobierno, a los militares, a los gobiernos estatales, y hasta se da el lujo de atacar a organismos de la sociedad civil solo porque exponen atropellos cometidos desde el poder.

Sentido contrario
ES CURIOSO, PERO LA CNDH nació en el gobierno de Carlos Salinas, a raíz del asesinato de nuestra Norma Corona Sapién. En otro momento, AMLO habría dicho que es un organismo salinista, neoliberal, bla, bla, bla. El perfil que tiene ahora la CNDH con la hija de Rosario Ibarra de Piedra al frente –que pena–, es el que el presidente quisiera en todos los organismos. Que nada se le oponga, que todo se le rinda.

Humo negro
Los organismos autónomos tienen su naturaleza y actúan, por ella misma, como contrapesos del poder y han sido vitales para que los ciudadanos tengan de donde agarrarse frente a los abusos del poder, de su opacidad y de su renuencia a transparentar sus ejercicios. Defender los organismos autónomos, es defender la democracia.

Artículo publicado el 21 de enero de 2024 en la edición 1095 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1112
GALERÍA
El colapso del escenario durante mitin de Jorge Álvarez Máynez en San Pedro Garza García, en Nuevo León suma al momento 9 personas muertas y más de 70 heridas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

Secciones

Suplementos

Columnas

Contacto

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.