Cierre de la planta El Crestón, un atentado contra la funcionalidad y la salud pública

PLANTA DE EL CRESTÓN. Insuficiencia peligrosa.

Mazatlán apesta a drenaje y contamina el entorno generando con ello algunos padecimientos entre la población que a la fecha ninguna autoridad sanitaria se ha interesado en relacionar como la consecuencia de los rebosamientos de aguas negras, expuso Laura Beatriz Rivera Rodríguez, catedrática de la Facultad de Ciencias del Mar (Facimar) de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS).

La especialista en zonas costeras expuso que no se puede autorizar el crecimiento desmedido de una ciudad ni incrementar la densidad de construcción sin hacer todas las adecuaciones a todos los servicios de infraestructura que se tienen, ya sea de agua potable, drenaje o vialidades.

“O sea, todo en general tiene que ir de manera paulatina y se tienen que ir planificando estos servicios, que se proporcionen de manera adecuada; tenemos que ir pensando siempre con anticipación de que si va a crecer la ciudad pues debemos de tener el servicio de drenaje suficiente e incluso que podríamos tener más”, consideró.

En la ciudad hay un gran problema con las lluvias, destacó, y esta mezcla de agua pluvial con el drenaje va hacia el mar, “va generando otro tipo de impactos como de nutrientes; se van generando estos blooms, esta forma en la que algunas especies de repente aumentan su población, que son los que producen las mareas rojas porque tienen un exceso de nutrientes”.

Laura Rivera trabaja actualmente con un grupo de alumnos de la Facimar en un levantamiento de los sitios donde se presenta desbordamiento de aguas negras.

“Algunas de las colonias donde existen problemas de desbordamiento de drenaje en la ciudad son: Villa Verde, El Conchi, San Joaquín, Centro, Lázaro Cárdenas, Jacarandas, Avenida Santa Rosa, Gabriel Leyva, colonia Benito Juárez, El Toreo, La Joya, el malecón, cerca de la Facimar, Luis Echeverría y la Emiliano Zapata son las primeras que están registradas.

Impacto en salud pública, fuera del interés de las autoridades sanitarias

Para la catedrática son varios los impactos que se están generando en las colonias donde es evidente que hay problemas de salubridad.

“No entiendo cómo hay gente que incluso en los lugares donde está escurriendo el drenaje tienen instaladas loncherías, carretas, restaurantes en donde todo esto está volatilizándose, y que de alguna manera todo esto les está llegando a los alimentos y esto obviamente viene a impactar al sistema de salud porque tenemos un incremento de enfermedades gastrointestinales por toda esta porquería que tenemos en todos lados y no es normal que la gente se enferme de manera frecuente”, expuso.

LAURA RIVERA. Crecimiento desordenado.

Si bien la gente ha normalizado los padecimientos aduciendo que “es temporada de dolor de cabeza, de enfermedades gastrointestinales y de vómitos, la realidad es que no se han hecho este tipo de correlaciones de que si hay un problema de drenaje.

La Secretaría de Salud y la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Sinaloa (COEPRISS) deberían de ser la punta de lanza de un levantamiento en las colonias para saber y confirmar si existe relación entre los derrames de aguas negras y los padecimientos o síntomas de las personas, expuso.

El error de desmantelar la planta de tratamiento de El Crestón

En declaraciones recientes, el alcalde Édgar González consideró que cerrar la planta de tratamiento El Crestón había sido un error garrafal.

Dijo que esa planta de tratamiento tenía una capacidad instalada para tratar hasta 1 mil 200 litros por segundo, pero trataba un promedio de 900 mil litros por segundo.

Cuestionó que se haya desmantelado bajo el argumento de que se construyeron dos “plantitas”, una con una capacidad de 300 litros por segundo y otra de 350 litros por segundo, “a veces a marchas forzadas con 400 litros, pues ni siquiera estás sustituyendo”.

Reconoció que hay un déficit de aguas tratadas desde hace dos años que desmantelaron la planta de El Crestón.

“Y el déficit va creciendo porque la ciudad va creciendo y vas conectando más, pues obviamente tienes una deficiencia”, asentó.

Definitivamente ni siquiera la zona turística está exenta desde que se presenten este tipo de problemas.

“Algo que se tiene que atender es que existen muchísimas descargas clandestinas que están llegando al mar, hay varios puntos en los que continuamente descarga el mar como la que tenemos aquí en Playa Pinitos, por ejemplo”, señaló.

La planta de tratamiento de El Crestón fue desmantelada durante el primer periodo de gestión del exalcalde Luis Guillermo Benítez Torres para construir la plaza de banda, proyecto al que no le dio continuidad Édgar González.

A la fecha, la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Mazatlán (Jumapam) no ha informado cuál fue el destino final del equipo que fue desmantelado, y en el que las autoridades de los tres niveles de gobierno invirtieron millones de pesos.

La paramunicipal tampoco ha querido dar detalles respecto a si cumplió o no con la normatividad que establece la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para abandonar el sitio donde operaba la planta, toda vez que, por la intención de hacer de este espacio un área de recreación para la población, debe asegurarse de que está libre de todo tipo de contaminantes.

Artículo publicado el 17 de diciembre de 2023 en la edición 1090 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1106
GALERÍA
Más de 120 mil personas, entre locales y de diversas partes de la República se concentraron en el gran malecón de Mazatlán para presenciar el Eclipse Total de Sol.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.