Boom inmobiliario en Mazatlán margina a trabajadores

PUBLICIDAD EN LA ZONA DORADA. Para clientes clasemedieros.

En el puerto, hay cero producción de viviendas de interés social

No hay manera de que un trabajador que gana 15 mil pesos y que ha hecho el esfuerzo de tener una cuenta en el Infonavit pueda adquirir una vivienda porque no le alcanza, mientras que las constructoras mantienen firme su esfuerzo e inversiones en vivienda media, residencial y de lujo; ahí está el mercado.

Lea: Crecimiento de Mazatlán, entre el privilegio y la pobreza

El reto, dijo, Luis Alberto Moreno Gómez Monroy ex presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) es buscar la solución de darles una vivienda digna, asequible y que tenga la movilidad para ellos pueda acceder fácilmente.

“Este problema, de manera álgida, se presenta a partir del 2015, empieza a haber una caída, hay una posición muy fuerte por la falta de subsidios a partir del 2018, y la producción prácticamente ha llegado a cero en este año para la vivienda para personas de menores ingresos”, mencionó.

Moreno Gómez Monroy asistió al 52 Congreso Nacional Inmobiliario que se realizó en Mazatlán, y a donde asistieron casi mil profesionales inmobiliarios de todo el país, agremiados a la Asociación de Profesionales Inmobiliarios (AMPI).

“Alguien que gana 15 mil pesos, encontrar una casa de 500 mil, es prácticamente imposible, y no les puedes decir a ellos que entren en un programa de ahorro, porque comen o ahorran para una casa, es imposible, entonces, nosotros tenemos que buscar alternativas de solución”, expuso.

Se trata de alternativas que le den viabilidad financiera a los trabajadores para obtener un crédito, “y nosotros encontrar la viabilidad, a través de mecanismos municipales, estatales y federales que sea una vivienda digna y de fácil acceso para estas personas”.

En el evento organizado por la AMPI Mazatlán, se concentraron empresas inmobiliarias que montaron sus stands para exhibir sus productos.

Las ofertas varían tanto como las ubicaciones, desde las que están a pie de playa, hasta las que ofrecen la mejor vista panorámica de la bahía de Mazatlán sin olvidar aquellas que están “a solo 5 minutos de la Zona Dorada” o del Malecón. El costo, desde 1.9, 2.1… 3 millones de pesos, por lo menos.

En los últimos años, la base trabajadora que sostiene el sector turístico en el puerto de Mazatlán, meseros, garroteros, camaristas, jardineros, mantenimiento, cocineros y cajeros, por mencionar algunos, se han limitado a ver pasar los años sin que en sus cuentas de Infonavit se vean reflejados los puntos suficientes para adquirir una vivienda, porque no son clientes potenciales de esos lujosos departamentos con vista al mar, y mientras que la construcción de vivienda social es de cero.

La comodidad de la venta millonaria

Moreno Gómez Monroy dijo que “nos sentimos muy cómodos vendiendo este tipo de vivienda, pero nos olvidamos de la gente que más lo necesita, y el país, estamos hablando que la gran mayoría es de la gente que necesita de una vivienda de este tipo”.

“Se vende muy bien, nosotros, al momento que se vio complicada la situación de la vivienda de interés social, lo que hicimos fue trasladarnos al siguiente escalón (construir vivienda media, residencial y de lujo), y la vivienda de interés social se dejó, pero no es la solución, porque aparte de todo, se va a acabar también, cada día hay menos personas qué atender, y la masa crítica está ahí con 4.9 millones de mexicanos, a la producción que, vamos, nos podríamos tardar 87 años (en cubrir el déficit de vivienda de interés social), explicó.

La costosa “tramitología”, un área de oportunidad

La ruta crítica que existe para poder construir una vivienda desde la compra del terreno hasta la entrega del inmueble, marca que son los permisos y licencias el concepto más caro, al punto que llega a representar un 18 por ciento del valor de la casa.

“Sin duda el más costoso en muchos estados de la República es la “tramitología”, las licencias de construcción, se ha vuelto en muchos casos un 18 por ciento del valor de la vivienda (…) sí es una problemática porque quizás no sea tanto el costo sino el tiempo del proceso que implica el conseguir esas licencias, o sea, hay estados que se tardan 1 mil 500 días en entregar las licencias”, explicó.

Y esa sería un área de oportunidad, dijo, para crear estrategias con los municipios; la otra es que se tenga un plan de ordenamiento territorial en los municipios importantes porque no se necesita en los 2 mil 400 municipios que hay en el país, se necesita en 86 municipios, y es atenderles, darle un ordenamiento territorial en tiempo y en forma a las necesidades actuales, y renovarlos por lo menos cada tres o cuatro años a estos planes.

Otros aspectos vitales que no se tienen que dejar de lado son la atención al agua y a la energía eléctrica, asentó.

Las estrategias

Ismael Tirado, presidente de la AMPI Mazatlán, mencionó por su parte que es importante definir ya estrategias con los gobiernos locales y federal.

Sugirió que podría ser la compra de tierras más económicas que tengan vocación para la construcción de vivienda de interés social, y se cuente con las facilidades del gobierno municipal, estatal y federal para obtener los servicios.

“Se tiene que ver la forma de cómo poder abaratar en costos, de forma que la tierra se consiga en bajar los costos, pero que tenga todos los servicios urbanos y que no esté tan separado de la mancha urbana y no esté hasta las orillas”, consideró.

Artículo publicado el 15 de octubre de 2023 en la edición 1081 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1106
GALERÍA
Más de 120 mil personas, entre locales y de diversas partes de la República se concentraron en el gran malecón de Mazatlán para presenciar el Eclipse Total de Sol.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.