El aura de un festejo de fundación

enfrentamiento-clinica culiacan

El viernes pasado, cuando Culiacán cumplía sus 492 años de existencia, la noticia principal en algunos medios no era el programa cultural que el gobierno municipal había organizado para que los culichis se volcaran a las calles, sino el asalto de un comando a una clínica para asesinar a cuatro personas, entre ellas, a un médico.

Hace buen tiempo, y eso es importante destacarlo, Culiacán no era escenario de crímenes de alto impacto mediático, eso sí, vive cotidianamente, esa violencia a cuentagotas que tiene toda ciudad mediana del país.

Había control o quizá acuerdo tácito, de que a la ciudad debería cuidarse, no calentarla, para evitar trasmitir la imagen de un lugar inseguro y peligroso.

O sea, el hecho criminal ya empañó el festejo de la fundación de la Perla del Humaya.

Se inscribe en la violencia que recorre el país desde Comalapa, Chiapas, la zona metropolitana de Monterrey, la periférica de Zacatecas hasta cualquier otra que sufre los embates de los distintos grupos del crimen organizado.

Ya las autoridades deberán investigar y decirnos a los sinaloenses qué fue lo que terminó acabando con la calma chicha que existía y pronosticaba, aun con el terrible calor, un festejo espectacular donde no faltarían los juegos pirotécnicos.

Algo ocurrió en el submundo del crimen organizado, no es suficiente el relato del “ajuste de cuentas”.
Unos días antes, la violencia criminal estaba instalada en el sur, en la parte alta del municipio de Rosario, donde existe, nos dicen, una disputa por el control de la zona.

Se apagó mediáticamente esa confrontación y reaparece la violencia en la capital del estado, en el centro de Culiacán, no hay que conjeturar entre ambos eventos, pero, tampoco, podemos minimizarlo como algo circunstancial, irrelevante o pasajero.

En el país es evidente que los distintos cárteles están decididos a seguir capturando territorios que frecuentemente están ocupados y eso, desata guerras constantes, como me lo dijo no hace mucho tiempo Adela Navarro, la directora de Zeta, “la diferencia entre Baja California y Sinaloa es que mi estado tiene tres cárteles, mientras el tuyo sólo uno”.

Y eso provoca preguntas ipso facto ¿lo ocurrido en Rosario y Culiacán tiene que ver con la incursión de un nuevo cártel en Sinaloa? ¿hay una fractura irreconciliable dentro del Cártel de Sinaloa? ¿es la reacción tardía de la fracción de los “menores” que esperó hasta el último momento que a Ovidio Guzmán no se le extraditara hacia una prisión en los Estados Unidos?…

No hay respuesta a ninguna de ellas por el momento, y quizá nunca lo haya, lo que hay es lo que publica estos días la prensa libre, entre ella Riodoce, que manda señales de que algo se está moviendo en el estado y eso, no es una buena noticia y menos en estos momentos festivos.

Ya lo vivimos en 2021 cuando ocurrieron las elecciones concurrentes y el norte del estado fue escenario de confrontación entre dos cárteles y costó la vida de dos militantes de Morena —uno de ellos incluso había sido candidato a diputado local— lo que ensombreció el proceso de constitución de gobierno.

Y, ahora, eso no está en juego o, mejor, está relativamente lejos, cómo para pensar que no pudiera tener un efecto político en 2024.

Es conocido, y la evidencia viene de lejos, que la violencia se ha transformado en un arma para poner dirección a los procesos políticos, diciendo a través de las balas quienes sí y quienes no, pueden jugar en la arena política.

Sé que alguien podría responder que es prematuro hablar de este tipo de estrategias criminales, sin embargo, el tiempo dirá si es excesivo haberlo dicho a nueve meses de las “elecciones más grandes de la historia”, cómo lo repiten insistentemente los propagandistas del INE.

Y en esto, quizá la imaginación nos lleva a reconocer hasta aspectos de gran carga simbólica, la extradición de Ovidio Guzmán fue el 16 de septiembre, día en que el gobierno y los mexicanos, dentro y fuera del país, festejamos la independencia y la soberanía nacional y nos llenamos de orgullo y gritamos airadamente ¡Viva México!, sin embargo queda la pregunta porque la extradición ese día y no otro; y lo mismo, pudiera estar detrás, de que los crímenes recientes de Culiacán —esperamos equivocarnos y sean aislados— se den justo en la víspera de los festejos sobre la fundación de la capital de estado.

Algo no parece cuadrar.

Al tiempo.

Artículo publicado el 01 de octubre de 2023 en la edición 1079 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1100
GALERÍA
un accidente registrado la mañana del 30 de enero en elota dejó un saldo de 22 personas muertas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.