Se va el pintor de la luz, Antonio López Sáenz

Antonio-Lopez-Saenz

A los 87 años se apagó la luz del pintor Antonio López Sáenz, ese mismo que pintó al Mazatlán onírico; a las familias, atardeceres, jugadores de beisbol, el carnaval, los músicos y al crepúsculo de los días. Su obra siempre fue un viaje a los embarcaderos y al mar profundo.

Desde el Centro Histórico del puerto el artista se convirtió en un observador de su ciudad natal para que sus personajes sin rostros, llenos de color, pero también de calma, estuvieran en sus lienzos.

Su obra retraró desde los años 70 las calles y sus personajes, en su ir y venir a la Ciudad de México. El artista, sin embargo se quedó en el puerto y desde ahí patentiza su arraigo de origen.

“Cuando llegué a México, dije Ave María Purísima, qué maravilla, me sentí feliz ahí y ya no extrañé nada, empecé a querer a México pero nunca me separé de Mazatlán, nunca quise sentirme lejos de casa”, señaló en una ocasión.

“Como el niño que lleva las raíces de donde nació, los recuerdos de la infancia siempre los tuve.
Adoraba la Ciudad de México, no podía vivir sin ella y mi corazón se partió en dos porque también quería estar en Mazatlán”.

La nostalgia en su obra

La obra del artista está plagada de memorias. Antes de irse a estudiar a la Academia de San Carlos, su padre, quien era jefe de los almacenes del puerto, lo llevó a los muelles, en donde lo puso a trabajar para que no anduviera chiroteando por ahí.

Su función era apuntar en hojas el número de costales que llegaban, pero por atrás él dibujaba lo que solía provocar el enojo de su padre. Estar en contacto con los barcos, trabajadores y el mar, fue para el futuro artista como estar en el paraíso y no solo eso, fue además la savia que nutriría su obra.

La otra fuente de inspiración en la obra de López Sáenz fue quizás la nostalgia, la evocación de una ciudad anclada en la mente y el corazón del artista.

Además, el puerto con su tráfago de mar y con el bullicio irreverente de una población que, tras la formalidad de una vestimenta clara de lino o algodón, llevaba siempre a flor de piel y listos para saltar el buen humor, la pasión, la fiesta y la irreverencia.

López Sáenz seguía hasta hace unos días como un artista vigente, incluso en abril se inauguró una exposición con su obra, en el Museo de Arte de Sinaloa. Desde una pantalla saludó y agredeció. Hace unos minutos su luz se apagó en su amado puerto. Hoy, a partir de las 19:00 horas, su cuerpo será velado en la Funeraria Renacimiento.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1111
GALERÍA
Organizaciones, medios de comunicación y periodistas exigieron al Estado Mexicano extraditar a Dámaso López Serrano, el Mini Lic, para que sea juzgado por el asesinato del periodista Javier Valdez.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

Noticias

Secciones

Suplementos

Columnas

Contacto

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.