Nuevos descubrimientos de la obesidad

obesidad 61

Desde el siglo pasado los científicos han buscado entender la Génesis de la obesidad, ¿porqué unas personas engordan y otras no? Desde la genética, los estados de ánimo, la cantidad de calorías, la vida sedentaria, el ejercicio, los medicamentos, en fin, siempre se ha buscado el origen del sobrepeso que termina en obesidad.

Lea también: Los 4 factores sociales que promueven la obesidad infantil

En su momento, la endocrinología y la psicología se unieron para dar paso a la teoría de las hormonas, el hipotálamo y la ansiedad; hormonas como la leptina y la grelina fueron entronizadas como las causantes de la obesidad, los núcleos hipotalámicos del hambre y la saciedad fueron señalados como responsables de la homeostasis o autorregulación del propio organismo en materia de calorías, se llegó a decir que estas estructuras cerebrales eran las responsables de no darse cuenta cuando la persona ya estaba llena, después se culpó a la ansiedad como trastorno mental causante de comer en exceso.

La asociación americana de psiquiatría en su manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, tiene un apartado de trastornos de la alimentación donde vienen los atracones como una enfermedad mental causante del desequilibrio metabólico y en consecuencia de la obesidad, por tanto, el abordaje terapéutico es eminentemente psiquiátrico a través de medicamentos y terapia psicológica.

A finales del siglo pasado, en un desespero conjunto, médicos y pacientes buscaron una manera rápida y eficaz de bajar de peso y apareció la bariatría (especialidad médica que se encarga de la prevención y tratamiento de la obesidad) como opción médico quirúrgica que intenta resolver los problemas de la obesidad. La manga gástrica, el bypass, y el balón gástrico, se popularizaron desde entonces hasta nuestros días con los éxitos y fracasos socialmente conocidos.

De cualquier manera, al no existir una garantía al cien por ciento, los investigadores han seguido en la búsqueda de la causa de la obesidad, más allá de la simple ecuación de que el que come más engorda más.

Un estudio reciente en el Oregon Research Institute, demostró en el estudio con adolescentes, que aquellos que comían más fueron los que tuvieron menor actividad en el sistema de recompensa, lo que indica que comían más para compensar el escaso placer que les producía la comida.

Las personas del estudio tenían que consumir más calorías para obtener una recompensa equivalente, igual que los drogadictos, estas investigaciones demuestran que la obesidad tiene que ver con cambios en el sistema de recompensa cerebral, y no a la glotonería de las personas.

Es necesario conocer la biología de la obesidad para dejar de estigmatizar a las personas obesas. Es innegable que la obesidad es producto de muchos factores, actualmente los estudios se están centrando en los circuitos cerebrales de recompensa relacionados con la dopamina, neurotransmisor que se activa en los adictos.

¿Llegará el momento en que la obesidad se clasifique como una adicción?

Artículo publicado el 19 de febrero de 2023 en la edición 1047 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1101
GALERÍA
inician las campañas electorales rumbo a los comicios del 2 de junio en México.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.