‘Mientes Andrés Manuel, mientes’, la frase lapidaria

‘Mientes Andrés Manuel, mientes’, la frase lapidaria

Decenas de inconformes increpan a AMLO en Guamúchil; él decide huir

El Presidente, Andrés Manuel López Obrador abordó su Suburban negra y salió en estampida de la clínica del Seguro Social en Guamúchil. Esta vez, no se detuvo para saludar a sus seguidores, porque no los tenía cerca. Estos, se habían quedado encerrados en los patios de la clínica, en donde minutos antes lo vitorearon.

Los que lo rodearon fueron sus detractores, que lo buscaban para gritarle en cara el desprecio que por él sentían, y que se había ganado a pulso al traicionarlos entregando bienes nacionales al capital suizo-alemán que por medio de la corrupción buscan asentar en el sistema lagunar de Ohuira, una planta para la producción de amoniaco.

AMLO estuvo a punto de atropellarlos cuando estos lo corretearon. Y por esa acción, las maldiciones se escucharon en todo lo ancho del bulevar Antonio Rosales, en donde el nosocomio Hospital General de Subzona 30 se había convertido al Sistema IMSS Bienestar.

Para ello, la clínica había sido remodelada de cabo a rabo. Fue tal la inversión, que en el camellón se sembraron plantas de estación y hasta se pintaron de amarillo las guarniciones e incluso se cubrió con arcilla parte de la tierra.

En el acto hubo dos públicos, pero el Estado Mayor Presidencial sólo contenía a uno. Eran las fuerzas vivas. A estas, con rejas de acero y guardias “pretorianos” impidieron el acceso por dos frentes.

Ellos tampoco buscaron ingresar por la fuerza al recinto. Decidieron tomar las cosas con calma, y aguardaron. Se distribuyeron en forma estratégica, pues el Presidente, por alguna de esas dos salidas tendría que retirarse.

Y en medio del solazo, aguardaron. Las consignas comenzaron ¡AMLO traidor! AMLO vende pueblos! ¡La Cuarta Transformación terminó en simulación! ¡AMLO vendepatrias! ¡Va caer, va caerá, AMLO va a caer! ¡AMLO escucha, el pueblo está en la lucha! ¡Andrés Manuel, nuevo jefe de la mafia del poder! López, López lacayo de los europeos! Y muchas más. Algunas terminaron en insultos.

De los contingentes, el de ¡Aquí No! fue el más numeroso y ruidoso.

Felipe Montaño Valenzuela, cobanaro de Ohuira, dijo que el grupo que costeó el pasaje llegaba al sitio para protestar contra el discurso oficial que pretende hacer creer a todos los sectores que la planta de amoniaco va, cuando en realidad no tiene un solo permiso para continuar con su construcción.

AMLO EN GUAMÚCHIL. “Pélate Tin-Tan”.

“Incluso, es tal la situación que el propio Presidente, Andrés Manuel López Obrador miente. Los permisos no existen, porque el proceso de validación de la Consulta Indígena por la Suprema Corte de Justicia de la nación no se ha dado. Miente el Presidente cuando afirma que los pueblos ya dieron el sí. Lo que se manifestó fue una opinión favorable de algunas comunidades alejadas del sitio, pero tres de ellas, las que lograron el amparo, negaron el consentimiento a la planta de amoniaco. Ese es el punto. Ni con toda la corrupción que desplegaron, ganaron. Sin consentimiento, no hay permisos, sin estos, no hay planta”.

Tomás Esparza Pompa, de la Central Campesina Cardenista y su grupo que espera a AMLO, afirmó que protestaban por el despojo de 945 hectáreas al ejido Cruz Blanca perpetrado en el sexenio de Jesús Aguilar Padilla. “Queremos la restitución porque fue un robo, porque de no suceder ocurrirá un conflicto social, y el Presidente será el responsable”.

La Unión de Directores, también se apersonó en el acto de AMLO y colocó mantas en los barandales de la clínica. Ellos exigen la homologación salarial de 1,242 directores que aún devengan sueldos de 800 pesos mientras la misma clase, pero en otra sección ganan hasta 9 mil pesos de diferencia.

“El sistema educativo tiene a sus maestros preferidos con sobresueldos y a la clase trabajadora la ningunean”, dijo Ernesto Gómez Alarcón, presidente de la unión de Directores.

La Coordinadora Nacional de la Educación (CNTE) también protestó en el mismo acto médico, aduciendo que el SNTE es de nuevo favorecido por una clase de gobierno que engañó a los izquierdistas.

Mientras que un grupo de permisionarios del transporte acusó que la mafia en el poder gremial los ha desplazado y despojado de rutas que con sacrificios abrieron, pero por un nulo respaldo político las perdieron.

Estos colocaron un banner espectacular sobre el costado de un camión que estacionaron justo en el bulevar Rosales, exigiendo se les respete el derecho de antigüedad y se someta al orden a los permisionarios que usaron a la Unión de Concesionarios para su provecho personal.

Ninguno de estos grupos recibió la atención del gobierno federal, y ya molestos, encararon al Presidente, que salió en estampida.

En su discurso, López Obrador se dirigió a los inconformes acusándolos de alborota pueblos, pues el consentimiento a la industria de fertilizantes ya se había dado. “Mientes Andrés Manuel, mientes, no hay consentimiento ni permisos” gritaron desde las bardas a través de un altavoz, Criselia Sánchez y María del Rosario Valdez.

Artículo publicado el 06 de noviembre de 2022 en la edición 1032 del semanario Ríodoce.

Lee más sobre:

Últimas noticias

Scroll al inicio

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.