Truena corrupción policial en Ahome

toma de protesta Carlos Francisco Rodriguez Ponce

Recontratan a jefe policial para reducir descrédito de la corporación

En noviembre de 2021, el alcalde de Ahome, Gerardo Octavio Vargas Landeros, vendió la idea de que la policía municipal sería una de las mejores en la entidad y, por qué no, del país.

Pero 205 días después de aquella oferta se vio forzado a despedir a una de sus dos propuestas, el subsecretario operativo, Juan Manuel Figueroa Fong, un guasavense.

En su presentación a la comunidad, dijo que este era un veterano avezado, ex guardia nacional de carreteras, y del que esperaba buenos resultados junto con el secretario, Julio César Romanillo Montoya, un funcionario con bastantes créditos escolares, pero falto de calle.

Siete meses después de aquellos anuncios rimbombantes, la realidad golpeó al munícipe: las extorsiones policiales se multiplicaron como hongos, las desapariciones de personas no se detuvieron, los hechos delictivos diversos se incrementaron, aunque los jefes de cuadrantes no los reportaban en los informes homologados para no disparar las estadísticas.

Ante los hechos contundentes, despidió a su amigo disfrazándola de una renuncia voluntaria.

Y para retomar el camino andado, recurrió al retorno de Carlos Francisco Rodríguez Ponce, un veterano ex policía ministerial que había logrado frenar la escalada delictiva en el trienio anterior manteniendo una supervisión férrea sobre los mandos y una tolerancia cero a los abusos policiales. “El que la haga, la paga, y no será defendido con recursos del Estado”, repetía una y otra vez en las filas.

Poco después de un día de su ascenso, el nuevo jefe policial, cesó a los mandos y reasignó nuevas responsabilidades, dio indicaciones claras para que los abusos de autoridad se detuvieran, de que las extorsiones terminarán y sentenció que el que sea sorprendido delinquiendo con el uniforme, sería remitido a la vicefiscalía para ser procesado por los delitos incurridos.

Ponce adoptaba esa posición, tras un escándalo de extorsión policial.

Para que este detonara, el regidor, Carlos Roberto Valle Saracho se implicó, porque la madre del ofendido era su vecina y acudió a él para recuperar a su hijo, un ingeniero joven que, alcoholizado, pretendió evadir una revisión policial la madrugada del domingo 22 de mayo.

El joven, identificado como había sido capturado por la policía, y estos, en castigo por el intento de escapada, lo golpearon, lo hincaron sobre grava, lo vejaron durante horas, lo privaron de la libertad durante poco más de dos horas, y en ese lapso le robaron el dinero que portaba, y le saquearon la cuenta bancaria usando su propia tarjeta al grado de obtener el número confidencial mediante amenazas de desaparecerlo.

“Esa madrugada me llama insistente Flora Sedano, que acaba de ser nombrada como secretaria de movimiento territorial en el partido Movimiento Ciudadano, denunciando que su hijo César tenía más de una hora desaparecido a manos de la policía, que lo había detenido. Después, ella me vuelve a llamar reportándome que su hijo ya había aparecido, sin más detalles.

“Esa misma madrugada nos reunimos, y por casualidad, ella se encuentra con otros policías en un Oxxo, el patrullero se porta amable con ella y ella responde con el agravio que traía encima, contándole lo sucedido. Ese agente reporta el caso a sus superiores, y poco después arriba un jefe, que manda llamar a los policías quienes a su vez adoptan una actitud grosera, prepotentes, abusiva, aduciendo que el muchacho había pretendido escapar, los agredió e insultó, y que llevaba droga, pero finalmente devolvieron el dinero robado”, dijo.

En opinión de lo sucedido, Valle Saracho, afirmó que lo ocurrido denigra a la corporación y obliga la depuración de malos elementos pues es intolerable que teniendo todo el apoyo municipal con buenos sueldos, muy buen equipo, agreden así a la comunidad.

El caso ahora está en manos de la Vicefiscalía Regional de Justicia del Estado y de la Comisión de Honor y Justicia de la corporación.

Los policías continúan laborando en tanto se resuelve su situación.

Héctor Álvarez Ortiz, dirigente de Movimiento Ciudadano, criticó lo sucedido con la policía municipal de Ahome y exigió el freno a los abusos y una depuración permanente de elementos.

Basó su exigencia en que la policía no debe agredir al ciudadano, y mucho menos, delinquir.

En Ahome, no sólo la policía municipal está en jaque, pues la Unidad de Vialidad también es duramente señalada de corrupta en redes sociales. Sin embargo, las quejas no se han enderezado de manera legal.

Tanto Valle Saracho como Rodríguez Ponce llamaron a la población a que se sume en la lucha permanente contra la corrupción policial, denunciando cualquier caso en las instancias legales, o bien en la corporación.

“Si anteriormente, las denuncias no prosperaban; hoy, estas serán canalizadas hasta sus últimas consecuencias”.

Artículo publicado el 29 de mayo de 2022 en la edición 1009 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1108
GALERÍA
Policías jubilados y viudas de policías se manifestaron en palacio de gobierno, piden la homologación de sueldos y el pago justo a las viudas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.