domingo, noviembre 28, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

Obesidad desinflada

GULA Obesidad-1

Las maneras de regresar al peso ideal después de una obesidad mórbida, es decir aquella obesidad que supera un índice de masa corporal de 40, considerando que la obesidad se conceptualiza cuando el índice de masa corporal está entre 30 y 39.9, es a través de dos rutas o vías: la vía corta o la vía larga.

La vía corta es a través de la cirugía bariátrica y la vía larga es a través de un régimen dietético y de ejercicio. Lo primero que hay que recordar cuando se habla de obesidad mórbida, es de un cerebro en conflicto y un intestino muy eficiente, los núcleos del hambre y la saciedad se encuentran en el hipotálamo, una estructura del cerebro cuyas funciones principales son la regulación de la conducta sexual, el hambre, la sed, las emociones, la temperatura corporal y la regulación del sistema nervioso autónomo principalmente el simpático.

El cerebro es la computadora que regula el funcionamiento corporal. El metabolismo es una función vital ya que se trata del equilibrio entre la energía que se consume y la que se usa, y las diferencias terminan enfermando al organismo. Si se usa más energía de la que proporcionan los alimentos, entonces aparece el metabolismo catabólico que extrae energía de los tejidos como en la anorexia, en cambio, si la alimentación o aporte energético supera en cantidad la energía utilizada, aparece primero el sobrepeso y después la obesidad, al promover un metabolismo anabólico producto del desequilibrio entre la energía consumida y la utilizada.

La hiperfagia o ingesta excesiva de alimentos es la principal causa de obesidad, en consecuencia, la forma de desinflar la obesidad por la vía del régimen dietético es disminuyendo la cantidad o porciones, sin embargo, esto que parece fácil es reto insuperable para quien no puede dejar de comer una vez iniciado el proceso de alimentación.

Otro de los factores desesperantes para los obesos que buscan su reducción de peso por la vía del régimen dietéticos el tiempo. Son meses o años lo que dura una persona para alcanzar su peso ideal o por lo menos pasar de obesidad a sobrepeso, por eso aquellos que cuentan con recursos económicos se dirigen a la ventanilla de la cirugía bariátrica.

Los procesos quirúrgicos implican riesgos y desgaste económico, actualmente el promedio de una cirugía para bajar de peso cuesta alrededor de 100 mil pesos, pudiendo incrementarse hasta el doble o el triple dependiendo el cirujano, el lugar y las complicaciones.

Las complicaciones posquirúrgicas forman parte del riesgo, es decir, no existe garantía absoluta que todo saldrá bien, hoy tenemos personas arrepentidas por haberse operado, y arrepentidos por no haberse operado, cada caso es diferente. Las vías cortas no siempre garantizan el éxito, solo hay que recordar que después de operado ya no hay reversa. Para desinflar la obesidad hay que utilizar primero el cerebro “sano”.

Siete de cada diez diabéticos sufrirán complicaciones: experto

Actualmente, México ocupa el sexto lugar entre los países con mayor número de pacientes diabéticos. La falta de control de la diabetes tipo 2 provocará complicaciones en el 75 por ciento de los pacientes.

“Desafortunadamente, solo 25 por ciento de las personas con diabetes tipo 2 logra los objetivos meta y 75 por ciento de ellos desarrollarán complicaciones crónicas que mermarán su calidad de vida”, comentó Josafat Camacho, presidente de la Federación Mexicana de Diabetes.

Se estima que unos 13 millones de personas padecen de esta enfermedad y que solo la mitad es consciente de que vive con ella. En 2019, la diabetes causó más de cuatro millones de muertes en el mundo.

La diabetes disminuye la calidad de vida, ya que es posible desarrollar enfermedad renal e insuficiencia cardiaca. Además, se calcula que el 54 por ciento de los diabéticos tienen la visión disminuida, el 11 por ciento tienen daño en retina, el 10 por ciento pierden la visión completamente y que el 16 por ciento padecen neuropatía diabética, una condición que puede provocar la pérdida de una extremidad.

Es por esto que el enfoque primordial es en la prevención para evitar daños en corazón o riñones mediante el tratamiento cardio-renal-metabólico, que atiende el control de la glucosa, beneficia la  función cardiovascular y protege a los riñones desde el principio.

“Se requiere una alimentación saludable, mantenerse activo, monitorearse la glucosa y llevar un adecuado tratamiento farmacológico”, concluyó.

Artículo publicado el 21 de noviembre de 2021 en la edición 982 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 982
21 de noviembre del 2021
GALERÍA
Marcha '25N' contra la violencia de género en la CdMx
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.