julio 28, 2021 9:51 AM

El ‘Quillo’, culpable de asesinar a Javier Valdez, crónica de un veredicto

JAVIER VALDEZ. Un paso hacia la justicia.

Después de un mes de juicio el Quillo fue declarado culpable. Para el juez José Noé Egure Yañez quedó demostrado más allá de toda duda razonable que Juan Francisco “P” asesinó a Javier Valdez con premeditación y ventaja, y por la publicación de notas que molestaron a Dámaso López Serrano, el Minilic.

Lea: Feadle pide 50 años de cárcel para el “Quillo” https://bit.ly/3vosPcb

Esta semana el juez fijará la condena de prisión. La Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos en contra de la Libertad de Expresión (FEADLE) pidió este lunes la pena máxima de 50 años.

Para la familia de Javier, y las organizaciones civiles Propuesta Cívica y Reporteros Sin Fronteras, el fallo es un paso en la búsqueda de justicia pero falta la parte más complicada que es la extradición de Estados Unidos a México del Minilic para juzgarlo como autor intelectual del crimen.

El Quillo es el segundo sentenciado en el asesinato, el primero fue su primo, Heriberto Picos Barraza, el Koala, condenado en un procedimiento abreviado a 14 años ocho meses de prisión en febrero del año pasado.

El Koala era quien conducía el vehículo en el que viajaban los sicarios y el Quillo disparó a Javier junto con Luis Ildefonso, el Diablo, asesinado y calcinado en 2017 en San Luis Río Colorado.

El juicio oral inició el 4 de mayo y durante un mes declararon 32 testigos y se presentaron pruebas en su contra. La defensa no presentó nada, desistió de sus testigos y al único que pretendía declarar no lo encontró aun cuando tuvo el auxilio de la Fiscalía para buscarlo en Culiacán y Guanajuato.

El titular de la Feadle, Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, dijo que se logra un fallo muy importante en México.

“Es un fallo que representa muchos temas importantes, sobre todo que se hace una determinación muy contundente de que Javier fue asesinado por su trabajo periodístico, por lo que dijo, por lo que escribió en Ríodoce, por todo un proceso de trabajo que venía haciendo en Ríodoce de cubrir el conflicto entre Los Chapitos y Dámaso López después de la captura y extradición de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo Guzmán, y sobre todo que fue muy claro y contundente en señalarse cuáles fueron las notas y cómo se relacionan directamente con el acusado”, dijo.

El Quillo fue detenido en agosto de 2017 en Mexicali en posesión de armas de fuego y en junio de 2018 le ejecutaron la orden de aprehensión por el asesinato de Javier.

El proceso contra el Quillo se alargó casi tres años porque la defensa difirió audiencias y por la pandemia.

La audiencia intermedia debía celebrarse en diciembre de 2018, pero en siete ocasiones el defensor, Miguel Rochín, las difirió y se celebró hasta septiembre de 2020.

 

FRANCISCO, EL ‘QUILLO’. “De corazón, soy inocente”

 

Durante un mes de juicio la Fiscalía presentó peritos, investigadores y testigos que señalaron al Quillo como responsable.

Una de las testimoniales fue la de un analista de contexto que hizo una revisión de las publicaciones de Ríodoce de 2017, cuando libraban una lucha Los Chapitos contra el Licenciado.

El experto concluyó que el motivo del homicidio fue la nota Dámaso y la escuela del gran dador, publicada el 7 de mayo de 2017, en la que Javier se refiere al Minilic como un pistolero de utilería, un narco de corridos por encargo y sin capacidad de liderazgo para continuar con el conflicto que tenían con el cártel de Sinaloa tras la detención del Licenciado.

También dio su declaración un testigo de identidad reservada que dijo que semanas después del homicidio, junto al Quillo y el Koala se fueron a tomar cerveza a una zona de San Javier, en el municipio de San Ignacio, al sur de Sinaloa. Ahí el Quillo le confesó que habían asesinado al periodista y le mostró la pistola que recibió como pago con las imágenes del Licenciado y el Minilic, en las cachas.

Además rindieron su testimonio dos personas a las que el Minilic ofreció dinero, armas y subir de rango en la organización por asesinar a Javier pero ambos se negaron.

Entre los testigos hubo una persona que declaró que el Diablo le confesó que ellos habían asesinado a Javier.

Los cuatro testigos ubicaron Juan Francisco, el Quillo, como responsable y en la sala de audiencias lo identificaron.

En el juicio los fiscales leyeron una declaración ministerial de un testigo que señala al Quillo y que pretendía llevar a declarar a la sala pero el año pasado murió de causas naturales.

 

Los videos

Los peritos establecieron la ruta que siguieron los sicarios después del homicidio y mostraron los videos en lo que se observa el paso del vehículo en el que viajaban el Koala y el Quillo, seguido por el automóvil de Javier conducido por el Diablo.

En uno de los videos se observa cuando el Diablo choca el vehículo de Javier y baja de él con el rostro cubierto con pasamontañas y quitándose guantes y luego sube al automóvil en el que estaban los otros dos cómplices.

Al inicio del juicio el defensor del Quillo aseguró que demostraría que el acusado vivía en Tijuana el día del homicidio.
Para demostrar su teoría llevaría a declarar a la esposa y a la suegra del acusado y a agentes investigadores y desistió de los testigos.

El defensor solo pretendía llevar a declarar a una persona que habla sobre una línea e investigación distinta a la que siguió la Fiscalía pero la persona no fue localizada y el juez declaró desierto el testimonio.

Durante dos semanas esta persona fue buscada y solicitaron información sobre él al INE, Catastro, la Junta de Agua Potable y la Policía de Tránsito y las dependencias proporcionaron datos de personas con el nombre del testigo y una de ellas resultó un adulto mayor que se dedica a la pesca y la otra una mujer y el testigo es hombre.

En la sala de audiencia además dieron su testimonio la esposa de Javier, dos hermanos, el director de Ríodoce y representantes legales del diario La Jornada y la editorial Random Penguin House.

Los testigos fueron para acreditar que Javier era periodista debido a que la defensa aseguraba que no lo era y que la actividad periodística era irrelevante en el caso.

 

 

La declaración del ‘Quillo’

Un día antes del fallo, minutos antes de cerrar la audiencia de alegatos de clausura, el juez preguntó al Quillo si tenía alguna manifestación que hacer y contestó que sí.

En su intervención, dijo “de todo corazón se lo digo, soy inocente de lo que me acusa la Fiscalía”.

Sánchez Pérez del Pozo dijo que al final del juicio la defensa cambió su teoría “con cosas a veces hasta un poco fantasiosas pero es importante recordar que el estándar probatorio que nos exige la ley es el de más allá de toda duda razonable, no nada más hipótesis de programa de Hollywood”.

“La defensa emitió alegatos muy, no sé cómo darle el adjetivo, pero muy desorganizados, faltos de coherencia, incluso en algún momento el juez se molestó y dijo vamos a suspender para que organice sus ideas y regresamos; pero bueno al principio dijo que (el Quillo) estaba en Tijuana, después aquí ya no lo probó y al final que los testigos de la Fiscalía no fueron suficientes para derrotar la presunción de inocencia que goza cualquier persona hasta no ser juzgada pero aquí ya fue juzgado”.

Señaló que se enfrentaron a una defensa que estuvo dinamitando poco a poco el proceso y buscando detener el juicio.

El proceso continua esta semana con la individualización en la que la asesoría victimal presentará testigos para comprobar los daños sicoemocionales que sufrieron las víctimas con fines de la reparación integral del daño y el juez determinará los años que el Quillo pasará en prisión, aún cuando la FEADLE pide la pena máxima d 50 años de prisión.

 

Falta el Minilic

El fallo contra el Quillo es un paso pero la justicia todavía está a medias porque falta el autor intelectual, coinciden la familia de Javier y organizaciones civiles.

Griselda Triana, esposa de Javier Valdez, dijo que ella y sus hijos están satisfechos con el fallo del juez y da confianza en las instituciones de impartición de justicia.

“Quedó muy claro para el juez que este individuo asesinó a Javier por órdenes de Dámaso López Serrano, alias el Minilic, no queda la menor duda de que a Javier lo asesinaron por órdenes de este sujeto, por coraje, por odio, porque no le gustó la publicación en la que Javier señaló al Minilic como un pistolero de utilería, como alguien que no tenía los tamaños de su papá, Dámaso López Núñez, que pagaba porque le compusieran corridos”, expresó.

Aunque no tenían duda de que a Javier lo asesinaron por su labor periodística, indicó, un juez ya falló en ese sentido.

Señaló que “es un paso muy importante en la búsqueda de justicia para Javier, sin embargo estamos a la mitad de un proceso que tiene que seguir porque aún falta detener al autor intelectual”.

Reconoció que la Fiscalía fue contundente con las pruebas y testimonios pero el camino todavía es largo.

“Javier no merecía ser asesinado por ejercer su derecho a la libertad de expresión”, manifestó.

 

GRISELDA TRIANA. Falta el principal. Foto: Andrea Murcia/Cuartoscuro.com.

Sara Mendiola, presidenta de la asociación Propuesta Cívica que acompañó a la familia con la asesoría victimal durante el proceso, señaló que en el juicio enfatizaron en que el caso fuera juzgado con perspectiva de libertad de expresión y se retomara la labor periodística de Javier.

El caso, indicó, fue un reto para el sistema de justicia mexicano pero todavía falta profundizar en la investigación contra el autor intelectual, ejecutar la orden de aprehensión y extraditarlo.

“Siempre hemos dicho desde Propuesta Cívica que mientras no sean llevados ante los tribunales de justicia todos los responsables el caso no saldrá de la impunidad porque justicia a medias no es justicia, sino impunidad completa”, expresó.

Mencionó que “se está solicitando una sentencia ejemplar, que se aplique la máxima penalidad, los máximos años de prisión para enviar un mensaje de cese a la impunidad en contra de delitos cometidos contra periodistas en México”.

La representante en México de Reporteros Sin Fronteras, Balbina Flores, dijo que a la organización le satisface que en el fallo se establezca claramente que el asesinato de Javier fue por el ejercicio de su labor periodística.

“Dejamos claro que el caso no termina aquí, que la justicia no ha concluido, la impunidad no se ha terminado porque obviamente los autores intelectuales en México en los asesinatos de periodistas son los que están muchos de ellos libres hasta el momento”, expresó.

Manifestó que RSF exige al tribunal que dicte una pena máxima, a la Fiscalía que redoble sus esfuerzos para que se ejecute la orden de aprehensión en contra de el Minilic y logre la extradición, y al mecanismo de protección federal que siga brindando la protección a la familia de Javier.

 

RICARDO SÁNCHEZ. Pruebas contundentes.

 

Confían en lograr extradición

La Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos en contra de la Libertad de Expresión inició el proceso de extradición de el Minilic y confía en que logrará traerlo a México para que sea juzgado como autor intelectual del homicidio.

El titular Ricardo Sánchez Pérez del Pozo dijo que la extradición ya fue solicitada y el gobierno mexicano está aportando todo lo que el gobierno de Estados Unidos está solicitando para concederla.

“La Fiscalía ya cuenta con una orden de aprehensión en contra del autor intelectual, hay que entender que son procesos que tienen requisitos en la Ley, en los tratados internacionales, hay un tratado de colaboración entre Estados Unidos y México en materia jurídica de intercambio que nos da la oportunidad de extraditarlo pero también que establece como condición sine qua non que la persona responda primero por los delitos que cometió allá, entonces esperemos que su proceso avance en Estados Unidos. Seguiremos insistiendo todos los días, de manera muy respetuosa y muy enérgica, con el gobierno de Estados Unidos para que nos los preste para juzgarlo”, señaló.

El abogado de Propuesta Cívica y asesor jurídico de la familia de Javier, Víctor Martínez, dijo que lograr la extradición será un diálogo internacional entre los dos gobiernos en que el que habrá mucha incidencia para que el Minilic sea enviado a México para juzgarlo.

“Este proceso de extradición se enmarca en un proceso muy grande en cuanto a la relación entre México y Estados Unidos, lo que estamos viendo es que Estados Unidos está haciendo la chamba de la justicia penal mexicana porque aquí no se está juzgando a narcotraficantes, militares, a funcionarios, entonces ellos están haciendo la chamba del sistema de justicia, los están extraditando, los están utilizando como testigos, los están juzgando allá y eso dificulta también las labores de la fiscalía y del sistema de impartición de justicia mexicano a la hora de poder continuar con los procesos, ahorita depende mucho del sistema de justicia americano”, dijo.

 

JAVIER VALDEZ SOBRE EL MINILIC. La nota de la ira.

 

Para el Juez, la nota publicada por Ríodoce en el número 745 del 7 de mayo de 2017, hizo que el Minilic ordenara el asesinato de Javier Valdez. Aquí la nota completa:

 

Dámaso y la escuela del gran dador

Javier Valdez

Cada navidad y día de las madres, una fiesta. Cada día del niño o aniversario de la comunidad en Eldorado y esa región cercana que pertenece al Valle de San Lorenzo, una fiesta. Y en grande: la banda, los chirrines, el cantante Napoleón y la banda El Recodo, Los Tucanes de Tijuana y Julión Álvarez.

La gente recuerda a Dámaso López Núñez, el Lic o el Licenciado, por esa generosidad propia de los capos viejos. En las pachangas había comida, dulces para los niños, regalos para las madres. Y música, mucha música y bebidas. En esas sí participaba su hijo, el mayor, llamado el Minilic, Dámaso López Serrano, de quien se dice es bueno para el cotorreo pero no para los negocios. Solo bebe las mieles que siembra y cosecha —o cosechaba— su padre.

El Minilic, narco de corridos por encargo y pistolero de utilería y de fin de semana, fue ubicado por agencias gubernamentales de Estados Unidos, como la Antidrogas (DEA), como posible sucesor de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo. Lejos de la realidad, de las grandes operaciones de dólares y drogas, el junior se mueve con al menos veinte pistoleros, todos ellos con armas largas.

A él le gusta mostrar una que tiene cachas de oro e incrustaciones. Sabe de camionetas de lujo y de paseos y huateques. Su padre y su familia nacieron en Portaceli, una de las comunidades más grandes de la región, tienen negocios en la agricultura local y prácticamente todos los salones de fiestas. Nada qué ver con el capo en ciernes, el sucesor del Chapo o de su padre. Nada.

“Cuando hablan de él, es por las fiestas o por el cotorreo. Antes venía con su gente para acá, para los pueblos, pero ahora que se puso feo ya no vienen. Él solo anda en fiestas y gasta lo de su papá, pero no se dice que haga trabajos de esos, de los narcos. Nada de eso”, afirmó uno de los habitantes del Valle de San Lorenzo, quien por seguridad pidió el anonimato.

Muchos saben que ya no está aquí, que por órdenes del Licenciado, mucho antes de que fuera detenido, fue sacado de la región o quizá del estado o tal vez del país.

“No lo vemos como alguien que puede ocupar la posición de jefe, como su padre. Él anda de paseo”, manifestó otro.

e sus hermanos menores juega futbol. Dámaso López lo ha respaldado a él y a sus compañeros de equipo para que tengan uniforme, balones y otros aditamentos. No son los únicos que reciben su apoyo para participar en competencias deportivas.

Pero la fiesta es la fiesta. Y ahí no escatimaron. Toda la noche y hasta la madrugada: derroche de baile, música y bebida, asistencia indiscriminada, regalos para los niños y las madres festejadas. Dámaso, el Lic o el Licenciado, no asiste siempre a estas pachangas. Pero en diciembre sí estuvo y fueron en grande y para muchos. A los vecinos y asistentes se les hizo raro que él acudiera. Ahora, con nostalgia, aseguran que algo presentía y que este diciembre fue su despedida.

“En diciembre comentamos que quizá ya sabía o presentía que le quedaba poco tiempo de libertad, porque hizo muchas fiestas y con grandes artistas y siempre estuvo él, cosa que antes no hacía”.

De las fiestas ahora solo queda el recuerdo. Y la añoranza. Viene el 10 de Mayo, Día de las Madres, y no habrá quien, en medio de la guerra entre Dámaso y Chapitos, les lleve comida, música y regalos. Nadie sabe si los caminos seguirán desolados o habitados por epitafios como cardos y retenes de civiles empercherados y militares blindados.

Artículo publicado el 13 de junio de 2021 en la edición 959 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 965
25 de julio del 2021
GALERÍA
Protestas y celebraciones ante destitución de primer ministro y suspensión de parlamento en Túnez
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.