mayo 14, 2021 8:18 PM

Los Coppel con Mario, Vizcarra con Rocha

ENRIQUE COPPEL. Apuntalando a Mario Zamora.

Nos llamó la atención el video de Enrique Coppel Luken apoyando a Mario Zamora y está bien que lo apoye. Mario tiene ese perfil que convence a los Coppel, medios fifís, bañaditos, del corte de José Antonio Meade pero en otro nivel; del talante de Quirino Ordaz, más ligado a la clase empresarial que al populacho, que a los jodidos de siempre, a los pobres, a los que viven de su salario con dietas miserables.

Mario es lo que necesita Sinaloa, dice Enrique Coppel, pero no es seguro que sea lo que necesita Sinaloa. Pero sí es seguro que es lo que necesitan ellos, él, su grupo empresarial y la clase que representa al hablar. En el video no se dirige a sus empleados, sino, en general, a la gente. En el 2006, durante las elecciones en que Felipe Calderón ganó con el apoyo de empresarios como los Coppel, este grupo hizo una carta que circuló a través de millones de ejemplares del periódico que hacen para anunciar sus tiendas. En la carta criticaban a Andrés Manuel López Obrador y llamaban a votar por Felipe Calderón. Estaban muy agradecidos con los panistas, pues tramitaban con éxito la apertura de Bancoppel. Cuatro meses después de aquella elección, la Secretaría de Hacienda, siendo Calderón presidente electo, otorgó a la firma su autorización de operar como banca múltiple.

Ahora Enrique Coppel saca este video donde llama a votar por Mario Zamora pero en realidad solo es lo que se ve por encimita. Los empresarios son parte de los poderes fácticos aunque casi siempre, cuando usamos esa definición, nos referimos a los narcos. Igual que estos, también ellos actúan en las sombras. Millones, seguramente decenas o centenas de millones de pesos de los empresarios van a las campañas –de muchas, no solo las del PRI o del PAN—de forma subrepticia; nunca se informan los montos y las autoridades electorales no tienen la capacidad o la voluntad de investigarlo. Por el contrario, en muchos de los casos son omisas por conveniencia. Pasó en 2012, entre otras artimañas, con las tarjetas Monex que se dispersaron: el dinero se depositó en ellas y luego se retiró pero nunca se supo a quiénes se entregaron los plásticos. Ante una investigación posterior de la Cámara de Diputados y del INE, antes IFE, el PRI dijo que el dinero se había utilizado para pagar representantes de casillas y a la estructura electoral de la campaña de Enrique Peña Nieto, pero muchos de los que entrevistaron con el interés de corroborar, afirmaron que no recibieron los monederos electrónicos, ni el dinero, ni nada.

En la elección pasada en Sinaloa, la de 2016, los empresarios estuvieron de un solo lado. Ni Melesio Cuen, por el PAS, ni Martín Heredia, por el PAN, lograron apoyos significativos de ese sector, que se volcó con Quirino Ordaz. Pero ahora es distinto. Rubén Rocha Moya está logrando apoyos importantes, uno de ellos del empresario de la carne Jesús Vizcarra Calderón, aunque Mario Zamora siga diciendo que está con él. Y, sobre todo, entre los empresarios pequeños y medianos. Hasta ahora, el papel de Jesús Vizcarra se ha limitado a apoyar con dinero para la campaña, pero, como en el caso de los Coppel apoyando a Zamora, no será fácil determinar los montos. Ni serán legales porque no serán informados, de eso podemos estar seguros.

Son poderes de facto, siempre han actuado en la política o por lo menos en las últimas tres o cuatro décadas; encontraron el modo y se metieron también a gobernar al lado del que formalmente está en la silla. Junto con el crimen organizado, los empresarios constituyen el sector más poderoso. Igual que los narcos, ponen y quitan, opinan, deciden, compran, venden y se hinchan los bolsillos de dinero. No los quiero satanizar. Hay empresarios muy buenos, incluso con visión social, pero son los menos. Los empresarios son producto del sistema y al mismo tiempo lo reproducen. Pero un día, muchos, encontraron en la política un instrumento para fortalecer sus negocios y ahora son una plaga perniciosa. Y hay que fumigarla, con votos, con leyes, con actitudes y decisiones de gobierno, pero fumigarla. Estén donde estén, del lado que estén. AMLO dijo que había que separar el poder económico del poder político. Y sería bueno: hasta ahora no lo ha hecho.

Bola y cadena
UN EJEMPLO DE LO ANTERIOR ES Ricardo Salinas Pliego, a quien, desde el poder encabezado por la 4T se sigue apoyando con contratos multimillonarios ya sea en sus medios de comunicación como en la banca… Cuando AMLO hablaba de la “mafia del poder” se refería a políticos y empresarios amalgamados por sus mismos intereses, siempre por delante el dinero público. Y combatió a algunos… pero apapachó a otros.

Sentido contrario
LO MISMO HA HECHO EL GOBIERNO estatal encabezado por Quirino Ordaz Coppel con este empresario que se divierte divulgando en redes sociales que es un multimillonario, que lo seguirá siendo y que no pasa nada si hay tanta desigualdad en México. El gobierno estatal le dio la construcción del estadio de futbol de Mazatlán y luego se lo concesionó a cambio de dos o tres palcos. Y ahora se sabe que también será del mismo grupo la construcción de la ciudad deportiva del puerto. ¿A honra de qué?

Humo negro
ALGUIEN ME DIJO, POR CIERTO, que los Coppel mandaron hacer una encuesta sobre la elección de gobernador y que el candidato de Morena, Rubén Rocha Moya, le sacó a Mario Zamora más de 15 puntos de ventaja, casi 20.

Columna publicada el 18 de abril de 2021 en la edición 951 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.