abril 13, 2021 1:42 AM

Sinaloa: una curva de contagios de Covid-19 que permanece como meseta

CULIACÁN. El estancamiento de la curva.

El estado mantiene una incidencia estable de casos; no hay que bajar la guardia

 

 

Poco después de la segunda mitad de julio los nuevos contagios reportados de Covid-19 comenzaron a estabilizarse. Fue el sábado 19 en que la Secretaría de Salud informó de su cifra más baja con 122 casos.

El dato puede parecer positivo. Sin embargo en los días previos el estado experimentó un incremento producto de un presunto rezago en el registro de los contagios con cifras cercanas a los 300 casos diarios en tres días consecutivos de julio.

Lea: Gobierno estatal, promotor del caos en medio de la pandemia https://bit.ly/33KatrM 

La información fue interpretada como una disminución de nuevos casos. Y después de registrar días con un alto índice en contagios, el decremento no es tal. En los últimos 20 días el promedio de nuevos contagios se sostiene en poco menos de 120.

Al corte de esta edición, Sinaloa tiene más de 13 mil 500 casos y en los últimos 20 días mantiene un promedio diario de 114. Al respecto, el secretario de salud Efrén Encinas Torres explica que si bien no se trata exactamente de una disminución, sí hay una baja en los casos.

“Sí, efectivamente. Nosotros ahorita, cuando menos en estas tres semanas tenemos prácticamente una estabilización en la incidencia de casos, entendiendo como incidencia los casos nuevos”, explicó.

El secretario hace la explicación luego de que tanto en los meses de junio como julio hubiera un aumento considerable de casos debido a un presunto rezago en el registro en plataforma de estos, es decir, no se informó de ellos cuando sucedieron sino días más tarde. Sin embargo son casos que existieron y están en la estadística. Cuentan.

Es por ello que el aumento dejó de darse. Y aunque los casos no han ido hacia arriba estos tampoco van hacia abajo. La prevalencia de nuevos contagios se mantiene arriba de 100 casos diarios en los primeros días de agosto.

“Sí hemos tendido en estas dos tres semanas una tendencia a la baja en la incidencia sin embargo no hay que bajar la guardia, al contrario. Va pendiente a estabilizar pero hacia abajo pero insisto, no hay que bajar la guardia porque siempre hay la posibilidad de un rebrote”, añade.

En la estadística de la Secretaría de Salud el corte al 6 de agosto se aprecia en la curva cómo la línea se vuelve recta. Si bien no se ha experimentado otro incremento por “rezagos”, la prevalencia de nuevos contagios sigue sobre todo en la capital del estado.

Aquí la cifra puede ser engañosa. Los meses de junio y julio sufrieron “rezagos” y con ello la cifra histórica se elevó, sin embargo la que llama la atención es precisamente la de casos activos.

La comparación parte del total de contagios diarios reportados contra los casos activos diarios. Mayo tuvo en promedio 70 contagios diarios, junio lo subió a 175, julio lo baja a 148 y el incipiente agosto apenas un promedio de 102.

Durante mayo el promedio fue de 650 casos activos y durante ese entonces aún estaba vigente el “quédate en casa” y el cierre de la mayoría de los establecimientos. Sin embargo junio y julio vieron crecer la incidencia con mil 125 y 826 respectivamente.

Y la cifra aquí no puede ser engañosa. Si se compara con un promedio de los casos activos entre junio y julio con los últimos 20 días, las cifras no muestran un crecimiento sino un aletargamiento, una meseta.

La comparación deja que el promedio en conjunto de junio y julio, los de mayor auge, es de mil 538 casos activos mientras que en los últimos 20 días es de mil 148. La diferencia es la ausencia en los rezagos.

Otro dato a tomar en cuenta es la hospitalización. Durante los últimos 20 días el porcentaje de pacientes internados se mantiene entre un 35 y 36 por ciento. Es decir, mientras que existen días en que hay altas médicas o pacientes que no requieren hospitalización, también los hay en que se internan casos contagiados y este porcentaje se calca semana a semana.

Y esto tiene una explicación. No es que ese número se haya congelado o se esté repitiendo día a día, sino que la capacidad hospitalaria la han ido incrementando.

Por ejemplo, el último día de junio la capacidad hospitalaria era del 56 por ciento. En ese entonces el total de camas era de mil 317 y 738 pacientes estaban internados. Y para el último día de julio el porcentaje “bajó” al 51 por ciento. Ahí la capacidad hospitalaria era de mil 391 camas y 722 de ellas ocupadas.

El truco es sencillo y la explicación la da la capital del estado. El día último de junio Culiacán tenía 295 camas ocupadas de 490 habilitadas; en el último día de julio tenía ocupadas 321 de 497 camas “Covid-19”; y para el 6 de agosto la cifra es de 315 camas ocupadas de 517 habilitadas.

Otro dato que sigue nutriendo esta estadística está en los casos sospechosos. Culiacán mantiene un alto índice en esa cifra y el promedio de casos que se convierten en positivo es cercano al 60 por ciento.

Por eso la curva no se contrae. Tampoco crece. Se mantiene en una meseta. Y sean casos sospechosos, activos o defunciones, las cifras se mueven arriba o abajo pero a diario surgen nuevos.

Artículo publicado el 09 de agosto de 2020 en la edición 915 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 950
11 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos