lunes, septiembre 27, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Malayerba: Compadrito

malayerba-compadrito

Los billetes flotaban: emergían entre la espuma, el agua ya enervada, los minúsculos remolinos que producían con sus movimientos las aspas blancas de la lavadora. Era la ropa de su compadre. Ella y su esposo lo habían alojado esos días, luego de haber estado en el extranjero moviendo yerba y polvo.

Lea: Malayerba: Gente de bien https://bit.ly/2AV1lEk

Compadre, salieron estos billetes de su ropa. Ay comadrita, quédese con ellos. No es nada. Ayer gané un millón de dólares. Uf, compadre. Es mucho. No comadre, es mucho y no es nada. Esos días había camarones tan grandes que parecían suculentos insectos alados, pulpo, callos de hacha, pargo y toda clase de pescados y mariscos y carnes que se le antojaran al compadre. Al cabo era él quien invitaba.

Una mañana, luego de varias jaurías culinarias, les pidió que lo llevaran al aeropuerto. Un nuevo jale lo esperaba del otro lado de Tijuana. En el camino, el compadre mostró su muñeca: un pesado Rolex, dorado, con brillantes y manecillas que parecían guiñar con cada clic. Les dijo que lo había comprado. Miles de pesos. No me pesa. Es un lujo que me doy, para eso trabajo tanto.

Cuatro días después, ella y su esposo decidieron salir a desayunar. Abrieron el portón eléctrico y tres suburban les bloquearon el paso. Preguntan por la señora de la casa. El marido le dice tembloroso ai te hablan mujer. Ella sale con los güevos por delante y sabiendo que no tenía bronca. A sus órdenes, señores. Baja un pistolero y luego otro. Encuernados.

Dice mi jefe que usted tiene el Rolex de su compadre, que lo regrese. Le contestó que era mentira, que su compadre se lo había llevado. El jefe bajó de una de las camionetas. La miró de arriba abajo. Le dijo más vale que no me mienta, oiga. Esto le puede costar la vida. La mujer se mantuvo altiva y les recordó que en otras ocasiones les había guardado varios ladrillos de polvo y así se los había regresado.

El hombre pujó. Pidió a uno de los sicarios que le comunicara al dichoso compadre. Puso el altavoz. Ella abrió la conversación: haber compadre, cómo está eso del reloj. El hombre trastavilló. Terminó confesando que él lo tenía. Fue una confusión, comadre. Al final le dijo que lo disculpara, que todo se iba a aclarar. Más le vale, compadre. Yo no quiero pedos aquí.

El jefe tomó de nuevo el cel, dijo tres palabras y colgó. Dio dos pasos hacia la señora y ordenó retirada. Antes de irse le dijo lo que se le ofrezca. Si tiene bronca, si alguien quiere hacerle daño, avíseme. Del compadre no supo más. Nunca volvió.

A los años ella vio a ese jefe y lo saludó. Él hizo muecas. No la recordó. Le preguntó si a ella también le había hecho daño, como a mucha gente. Entonces ella le contó: no, señor, aquella vez usted respetó mi vida.

Columna publicada el 07 de junio de 2020 en la edición 906 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 974
26 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Lava de volcán de la Palma incendia varias casas y vehículos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.