agosto 14, 2020 9:55 AM

En Sinaloa se disparan contagios y decesos en la ‘Nueva Normalidad’

camas covid19

Las cifras ocultas salen a flote y Salud habilita más camas

 

 

El último fin de semana de mayo, la capacidad hospitalaria en Culiacán y Mazatlán para pacientes por Covid-19 superaba el 80 por ciento. Ambas ciudades fueron en las últimas semanas de mayo y son en la primera de junio, las de mayor incidencia de casos y con ello la reconversión hospitalaria tuvo que ampliar el aforo.

La estadística que presumía la Secretaría de Salud señalaba entonces una ocupación menor al 50 por ciento para las 727 camas habilitadas en el estado. Ahí, se incluyen municipios que tienen camas habilitadas pero una incidencia muy baja de pacientes y en algunos casos un cero por ciento de hospitalización.

Lea: Culiacán, Mazatlán y Ahome entran a fase crítica por falta de camas https://bit.ly/3ha1oNd

Sin embargo, durante los primeros días de junio una nueva escalada sacudió al sistema de salud en toda la república, y en Sinaloa dejó en apenas dos días más de 500 pacientes nuevos. A partir del 2 de junio, la capacidad hospitalaria hubo de ampliarse a 1 mil 57 camas “Covid”.

 

Desinflar la estadística

Al tratarse de los tres municipios más grandes del estado, Culiacán, Mazatlán y Ahome ocupaban el 74.75 por ciento de los espacios destinados para la atención de pacientes con el coronavirus, es decir, de las 727 camas habilitadas hasta el día último de mayo, 542 estaban repartidas en esos municipios con capacidad al 76.38 por ciento, lo que equivale a 414 camas ocupadas. Pero a partir del 2 de junio, estas ciudades vieron incrementada su capacidad hospitalaria a 770 camas “Covid”.

Y la justificación es obvia. Tan sólo durante los primeros cuatro días de junio la Secretaría de Salud reportó 511 nuevos pacientes por coronavirus, lo cual representa el 40.85 por ciento de todos los surgidos en la segunda mitad de mayo entre el 15 y el 31, reportados entonces mil 251 casos nuevos.

En Culiacán la capacidad hospitalaria bajó del 82 al 67 por ciento con 73 camas habilitadas, mientras que en Mazatlán y Ahome se incrementó de 105 a 185 unidades para la atención de pacientes por Covid-19, y bajaron porcentajes del 86 y 73 por ciento al 58 y 67 respectivamente.

 

El desplome de la estadística

Durante toda la segunda mitad de mayo la cifra promedio de casos de Covid-19 diarios fue de 73.5 teniendo como días más altos el 24 y 25 de ese mes con 96 y 119 nuevos pacientes. Este nivel de contagios fue rebasado en el primer día de junio en que se reportaron 81 nuevos casos y la historia en los días siguientes desplomó la estadística.

Con los 511 casos registrados en los cuatro primero días de junio, este mes maneja un promedio de 127 pacientes diarios y tan sólo en dos días consecutivos cifras superiores a los 200 casos por coronavirus.

La estadística de pacientes por Covid-19 en Sinaloa explotó el miércoles 3 de junio, luego de que se diera a conocer un presunto rezago en casos registrados en días anteriores y que no habían sido reportados, dándose a conocer 220 nuevos pacientes y 130 decesos.

Al día siguiente se repitió la historia. Otro rezago. Desde el 26 de abril la estadística en Sinaloa había venido experimentando cifras dispares en el conteo de casos con respecto de la Secretaría de Salud Federal, sobre todo en los fallecimientos.

La diferencia de cifras o el “rezago” se debe, según explicó el secretario Efrén Encinas Torres en su informe del miércoles 3, a las diferentes circunstancias sectoriales y de plataformas, con casos no registrados y ocurridos incluso a finales de marzo.

“Inclusive encontrando casos rezagados desde el 23 de marzo había uno señalado, en ese sentido también aquí en Sinaloa ocurrió algo similar y les manifiesto que en ese incremento de casos que ha habido en las capturas de algunos rezagos el día de hoy se capturaron en plataforma 220 casos confirmados”, explicó.

 

La mala administración de la muerte

La nota aclaratoria en el grupo de prensa de Whatsapp precisaba que de los 130 decesos reportados el 3 de junio, ninguno pertenecía a ese día. Sin embargo, al día siguiente, se reportaron cuatro pacientes fallecidos ese día. Pero es una pequeña muestra.

Las 130 muertes reportadas entonces traían rezagos considerables. Un par de casos del 28 y uno del 29 de abril ponen en evidencia el desfase. El 28 de abril se reportaron seis decesos para alcanzar 130 en ese entones y al día siguiente tres más para llegar a 133. Esta es también una pequeña muestra.

El 31 de mayo la Secretaría de Salud informó sobre 13 nuevos decesos (469 histórico), sin embargo tres días más tarde esa cifra palidece. Ell 30 de mayo la institución reportó 12 decesos y al día siguiente 13.

El  desfase reveló días más tarde 17 muertes no contabilizadas del sábado 30 y el domingo 31 otras 15, es decir, 29 y 28 fallecidos en los dos últimos días de mayo.

De esos casos, el IMSS fue la institución que omitió el mayor número. Entre ambas fechas dejó de reportar 25 muertes por apenas tres del ISSSTE, uno en el Hospital Civil de Culiacán y dos de los hospitales de la Secretaría de Salud.

Y mientras que la pandemia parecía haber mostrado su peor cara en Sinaloa, el Covid-19 desnuda su rastro de contagios y decesos en Sinaloa, con rezago no solamente en el reporte de casos sino en personal y una necesidad de incrementar su capacidad hospitalaria.

Artículo publicado el 07 de junio de 2020 en la edición 906 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 915
09 de agosto del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos