abril 19, 2021 1:45 PM

Ante la crisis, crear futuro

economia

No hay salida perdurable a la crisis si no es innovadora, planeada, incluyente y que se haga cargo de que nuestra sociedad está muy molesta por la corrupción gubernamental y muy confrontada por la desigualdad económica.

Lea: Actuemos como comunidad https://bit.ly/3fiWAUO

La revista The Economist le dedica todo un ejemplar al reto del crecimiento económico tras la pandemia, y una de las principales conclusiones a las que llega es que tendremos importantes cambios estructurales a nivel mundial, y los países ganadores serán aquellos que sepan adecuarse al nuevo entorno económico

A situaciones extraordinarias corresponden soluciones extraordinarias. No se va a volver a la situación previa al Covid. Proveer, producir, comprar, vender o promover, será diferente. En Corea ya abrieron los cines pero nadie asiste. Debemos inventar nuevas formas para la nueva realidad.

La historia de las crisis económicas nos muestra que el elemento central de la solución es la  colaboración. Diagnosticar el problema, identificar oportunidades, asignar roles, calendarizar, evaluar, corregir. Debemos construir una hoja de ruta, escrita.

Dejarlo a la buena suerte, a la fortuna, a la acción individual, a la lucha aislada nunca ha funcionado en tiempos como estos. El New Deal de Roosevelt es muy citado por exitoso y porque no creyó en los superhombres sino en las sociedades orquestadas.

No habrá recuperación si solo se salvan los fuertes y los eficientes. La salida debe incluir a quienes desde antes no tenían ni capacidades ni oportunidades. Quince millones de mexicanos, por ejemplo, que están en la economía informal. Se debe democratizar la productividad.

La eficiencia de la economía consiste en alcanzar un bienestar generalizado.

Las múltiples partes de nuestra sociedad aportarán su colaboración, a veces dolorosa, si hay la garantía de que inversiones, impuestos, préstamos y recursos se manejarán con honestidad y legalidad. Debemos adicionar al plan, un sistema anti corrupción suficiente y eficaz, como forma de conseguir cohesión social.

¿Cómo convertimos las buenas intenciones en acciones?

Pongámonos de acuerdo, primero, en los objetivos comunes y dejemos para la siguiente etapa los detalles. Si no lo hacemos así nos distanciaremos por motivos secundarios.

Deben definirse líneas prioritarias. Si no se focalizan los recursos se termina por ser intrascendente.

Con la propuesta de objetivos comunes para la recuperación económica identifico cinco prioridades para Sinaloa.

  1. Una de las conclusiones de The Economist es que las cadenas de valor globales se “acortarán”, es decir, como resultado de la pandemia las empresas modificaran sus sistemas de proveeduría como medida de mitigación de riesgo, y buscarán que sus proveedores se localicen “más cerca de casa”. Sinaloa puede fortalecer su posición natural como centro de proveeduría de la industria manufacturera de Norteamérica.
  2. Centro de pensamiento de agricultura y pesca digital. El siglo XXI es la época del “internet de las cosas”, en donde las tecnologías de información (TI) se fusionaron para siempre con la agricultura y la pesca, a lo que se ha llamado revolución industrial 4.0. Sinaloa tiene la experiencia y las relaciones para hacer punta y producir y aplicar el conocimiento. Debemos sentar las bases para despegar como un centro de innovación tecnológica y aprovechar la revolución digital.
  3. Aprovechar lo que ya era una macro tendencia mundial antes de la crisis y que se acelerará en el mundo pos-Covid-19: la proliferación de las TI como herramientas para comerciar. El comercio digital representa una verdadera avenida para la democratización de la economía, a través de la cual el concepto tradicional de “rentar un local y abrir una tienda” será sustituido por el desarrollo de aplicaciones y el establecimiento de servidores, con lo cual el pequeño empresario tendrá acceso a millones de consumidores.
  4. Programa de recuperación del turismo. No esperar que espontáneamente se recupere la actividad sino que proactivamente programar al detalle las acciones que provoquen la reactivación. Apuntar a los tipos de turista con las motivaciones adecuadas integrando a todos los participantes de la industria. Con calendario y objetivos. Muchos dependen de esta actividad y será muy difícil levantarla sin un plan que coordine desde al vendedor de mangos hasta a las líneas aéreas.
  5. Es una actividad que crea una cantidad muy grande de empleos, tenemos una necesidad insatisfecha de más de 70 mil nuevas viviendas o mejoramientos y los programas federales han dejado totalmente fuera al estado, sin ningún apoyo. Es posible construir una solución de mercado que resolvería un problema social y dinamizaría esta industria.

¿Cómo hacer el plan de recuperación?

Reformando el CODESIN. Dedicándolo a condonar la construcción del plan de recuperación.

Hay que abrirle las puertas a los que no están ahí, salir a buscar a los que no están perfumados, dejar de ser dispersos para concentrarse en lo importante, trabajar con metas puestas por la sociedad y no por la inercia burocrática, producir datos útiles y no solo recopilar tardíamente los ya existentes, ser un foro de deliberación y no de protocolo, dimensionar el tamaño y la urgencia de la recuperación económica, construir grandes respuestas, concretar grandes acciones. Dejar la parsimonia y desencadenar una movilización social.

Crear futuro.

Artículo publicado el 03 de mayo de 2020 en la edición 901 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 951
18 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos