julio 6, 2020 1:15 PM

Otra tragedia en la sierra; en Corral de Piedras asesinan a un hombre de 73 años

corral de piedras (1)

“Nada más que llegaron tres personas a su domicilio, tocaron su puerta y lo asesinaron; se presume algo familiar, rencillas”, fue el informe preliminar de las autoridades sobre el crimen ocurrido en Corral de Piedras, ubicado a la salida del poblado El Camarón, perteneciente al municipio de Escuinapa.

Los disparos del arma 9 milímetros, con la que asesinaron a Ubaldo Viera Aguilar, de 73 años, el martes 5 de febrero, en la comunidad de Corrral de Piedras, ocurrieron a aproximadamente a 20 kilómetros  de Charco Hondo, poblado cercano de Santa María, donde una demanda de amparo de los comuneros, mantiene suspendida la construcción de la presa de Santa María.

El homicidio habría roto la percepción de relativa paz que los habitantes de la zona urbana tenían de Santa María, El Palmarito, Charco Hondo y poblados circunvecinos, ubicados en la zona serrana del municipio de El Rosario.

El hecho de que el asesinato del martes 5,  haya ocurrido en las inmediaciones de la zona serrana de Escuinapa, alentó a las autoridades rosarenses a sostener que la tranquilidad impera en Santa María y poblados aledaños.

Dos días antes, el domingo 3 de febrero, Flor Emilia Guerra Mena, diputada local, había llegado hasta  la zona serrana de El Rosario a entregar cobijas a  Santa María, y otros pueblos, para  los frentes fríos que azotan Sinaloa.

Desde mayo de 2016, algunos comuneros han estado renuentes a subir a la sierra donde está ubicada la comunidad de Santa María, argumentando que  los grupos armados que controlan la zona serrana podrían asesinarlos.

“No podemos subir a reclamar lo que es nuestro y de nuestros hijos, ni buscar un acercamiento que negoció nuestros terrenos para la construcción de la presa, porque si subimos nos matan”, expresó entonces un comunero rosarense.

En los poblados contiguos donde está paralizada la construcción de la presa todo mundo parece luchar contra la división de los comuneros, todos quieren mantener la unidad, pero como no todos pueden subir, lo más que pueden hacer, para mantenerse informados es  reunirse en la cabecera municipal.

El homicidio cometido en Corral de Piedras, donde se dijo que el presunto móvil habría sido por “rencillas familiares”, regresó el miedo a los desplazados por la violencia que tienen necesidad de retornar a sus comunidades serranas.

Mientras tanto, los comuneros afectados por la presa Santa María, siguen esperando que el Gobierno del Estado, pague lo justo con transparencia, tanto por los bienes distintos de la tierra, como sus casas, que quedarán sepultadas para beneficiar la fertilidad de las tierras de la zona sur del estado.

Artículo publicado el 16 de febrero de 2020 en la edición 890 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 910
05 de julio del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Alerta ámber