abril 10, 2020 1:55 am

Carlos Ortega

carlos-ortega-1

La salida de Carlos Ortega Carricarte marca el inicio de la retirada del poder de Quirino Ordaz Coppel. Lejos de las interpretaciones que hablan de un deslinde con el brazo derecho del gobernador, se trata de un movimiento básico en el ajedrez político.

Así como Carlos Ortega estuvo en el equipo de transición en 2016, con Quirino Ordaz electo y recibió el gobierno de manos de los malovistas, ahora Carlos Ortega emprende la avanzada para hacer el camino al revés: preparar el retiro de su amigo Quirino Ordaz.

Lea: Gabinete con miras a elección https://bit.ly/2Sfs3hu

Si a algo le ha tenido un miedo atroz Quirino Ordaz, es al desprestigio que muchas veces acompaña al ejercicio del poder. Se cuida hasta la exageración. Quirino Ordaz no quiere estar como Mario López Valdez. Un apestado. No se puede parar en ningún sitio público sin que la gente cuchicheé sobre su presencia. Por eso prefiere el anonimato de California.

Si Quirino Ordaz no quiere para él la suerte de Mario López, tampoco quiere para su amigo Carlos Ortega la suerte de Armando Villarreal, el tesorero de Malova. Tres años después sigue sentado en el banquillo de los acusados. Podrá burlar la justicia, con todo y los señalamientos como dardos de la jueza Quiñonez, pero igual como su exjefe Malova, no se sacude la fama que forjó.
Por eso mejor emprenden la retirada.

En el poder se pierden amistades, amores se convierten en odios, pero no es el caso de la dupla Quirino Ordaz y Carlos Ortega. Son amigos casi desde niños. En Palacio una puerta separaba sus oficinas. No a cualquiera se le pueden confiar las llaves de la casa, o 56 mil millones de pesos que es el presupuesto anual de Sinaloa.

Carlos Ortega Carricarte, un economista del ITAM, fue durante tres años un Administrador como en los viejos tiempos del sistema. Discreto. Silencioso. Acatando ordenes. Contar los pesos y centavos requiere concentración.

Sin ambiciones políticas —como sí las tenía Óscar Lara, por ejemplo, el administrador de Juan Millán y de una parte de Aguilar Padilla. Sin la pequeñeces de Armando Villarreal, que de administrar una mueblería y un ayuntamiento le quedó grande un estado. Ortega se parecía más a Marco Antonio Fox Cruz, el tesorero de Renato Vega, a finales del siglo pasado.

En la edición anterior, Ríodoce presentaba un mapa de los movimientos políticos de Quirino Ordaz en los primeros tres años de su mandato. Mostraba a Carlos Ortega como uno de los inamovibles de su gabinete, junto a su brazo izquierdo Gonzalo Gómez Flores, y el pasado martes anuncia su salida. El gabinete con miras a elección —así se tituló el trabajo—, no se descompone con el relevo de Ortega porque carece de ambiciones político-electorales. Todo se mantiene igual.

Además, Quirino Ordaz Coppel opta por un técnico para el cargo. Luis Alberto de la Vega es un hombre del sistema, lleva 28 años trabajando para el gobierno. Sin esta coyuntura nunca hubiera llegado a ser el Administrador del Estado. En el servicio público no bastan las habilidades profesionales, se requiere el empujón político.

 

Margen de error

(Profesional) De la Vega no la tiene fácil. A la par de administrar los recursos públicos del 2020, donde el juego se llama destapar un hoyo para tapar otro, tiene que proteger cualquier asunto pendiente de Carlos Ortega. Las revisiones de las Auditorías Superiores —la estatal y la federal— van retrasadas un par de años. Es decir, en este momento apenas se está revisando el segundo año de Quirino Ordaz, el 2018.

También Luis Alberto de la Vega es un viejo conocido del gobernador Quirino Ordaz. Y también de Armando Villarreal y los co-acusados en el asunto del desvío de los 261 millones de pesos.

Son las ventajas y desventajas de pasar tantos años dentro del gobierno.

De la Vega ingresó en 1992 a la Secretaría de Administración y Finanzas. Se movió poco, pero conoce el gobierno desde los fondos hasta la cima. Le tocaron muchos Tesoreros: Marco Antonio Fox, Óscar Lara, Quirino Ordaz, Armando Villarreal, Carlos Ortega.

El gobernador actual no lo hizo subsecretario de gobierno de inmediato, apenas en enero de 2018 pasó al área que conoce muy bien, que son los egresos, cómo gastar.

Con la lista de nombres anterior, se verá que Luis Alberto de la Vega se sale del perfil habitual entre los administradores. Él sí es un hombre de carrera. Con oficio. Sin cariz político. Trabajó con Villarreal Ibarra, pero nunca demasiado cerca para quemarse.

 

Mirilla

(Días de exhibición) La boda de la hija del Chapo Guzmán se volvió tendencia mundial. Tanto, que hasta el Presidente López Obrador tuvo que responder sobre eso —aunque no dijera nada. Lo mismo la jerarquía católica, que tampoco dijo nada.

Los videos que circularon en redes sociales están cuidadosamente expuestos. Muestran, no revelan. Dejan ver, nunca una indiscreción. Se ven caras completas, personajes reconocidos, jamás alguien en la mira de la autoridad.

Imposible pensar que solo se trata de una indiscreción de asistentes, se manejó con cuidado para exponerse sin arriesgarse.

 

Primera cita

(¿Quieres más?) A la par de los videos de la boda, circularon otras grabaciones desde Culiacán que igual acompañaron el morbo en redes sociales. Uno de ellos muestra un grupo armado que bloquea una calle de Culiacán y somete a unos hombres de un vehículo. Otro, bajan de una camioneta un cadáver envuelto en plástico y lo abandonan en un basurero. Ya en el piso, uno de ellos todavía le da un par de patadas al muerto.

Ambos se graban desde un segundo automóvil. Son grabaciones deliberadas. No indiscreciones. Van a eso(PUNTO)

Columna publicada el 09 de febrero de 2020 en la edición 889 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 897
05 de abril del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral