mayo 26, 2020 3:37 pm

Dámaso declaró contra su compadre, el ‘Chapo’, ahora quiere cobrar

damaso

Dámaso López Núñez el Licenciado, sería el próximo integrante del cártel de Sinaloa a quien le podrían reducir su condena por haber revelado todo tipo de detalles que imputaran de ser narcotraficante a Joaquín el Chapo Guzmán durante el llamado “juicio del siglo”.

De acuerdo a un documento enviado por los fiscales a la magistrada Theresa Carroll Buchanan, lo que sigue es que López Núñez y su abogado, Matthew Alan Wartel, sostengan una audiencia preliminar el próximo 7 de febrero para discutir los beneficios de su testimonio, y mostrar a la magistrada cómo su declaración terminó hundiendo a Guzmán Loera en prisión. Y entonces definir los años que le reducirán.

De este modo el Licenciado se unirá a otros narcotraficantes como Reynaldo Zambada García el Rey, Lucero López Sánchez, Vicente Zambada Niebla, Vicentillo, los hermanos Pedro y Margarito Flores, Jorge Milton, Alex Cifuentes, Isaías Valdez Ríos y Juan Carlos Ramírez Abadía, Chupeta, como quienes decidieron testificar contra el Chapo a cambio de beneficios por parte del sistema judicial de los Estados Unidos.

Alan Feuer, del diario New York Times, fue quien primero publicó el documento, aunque en los archivos del sistema judicial, estas peticiones siguen apareciendo como “sellados”, y únicamente los fiscales y abogados familiarizados con el caso tienen acceso a esa información.

Parte del testimonio de López Núñez señala como Alex Cifuentes tenía los contactos dominicanos en Nueva York y distribuía la droga en Canadá, además de la existencia de un helicóptero que le regalara Jorge Milton a Guzmán Loera, y cómo un piloto lo estrelló tratando de sacarlo de una bodega en el criadero de avestruces de Laura Ávila Barraza.

El Licenciado, quien es compadre del Chapo al bautizarle a una de las gemelas que procreó con Emma Coronel, enfatizó durante su testimonio que dos empleados encargados de las relaciones con el gobierno, Javi y Roberto Beltrán, pagaban 100 mil dólares y un millón de dólares, respectivamente, a gente de la policía federal, del ejército, de la PGR, la Marina y policía federal de caminos.

Lea: Da el ‘Licenciado’ detalles de crímenes del ‘Chapo’ https://bit.ly/2RhX3wF

Pero quizá lo que terminó por hundir a Guzmán Loera fue identificar las identidades de los apodos encontrados en las libretas que el gobierno encontró en un operativo en Los Cabos, Baja California, en febrero de 2012, pues López Núñez descifró apodos de gente cercana a la organización criminal: Tocayo era Iván, Menor era Alfredo, Ratón era Ovidio, el Güero era Joaquín, dijo refiriéndose a los hijos mayores de Guzmán Loera.

Pero no terminó ahí, sino que siguió enfatizando que reina era el código para referirse a Emma Coronel y Guano para su hermano Aureliano Guzmán; Tomás ó 02 era su sobrino Alfredo, al que había mandado a Ecuador, y Chinacate era otro sobrino.

“Los sicarios principales eran Negro también conocido como Bravo u Omar, un ex militar, Fantasma, otro ex militar recomendado por el Negro y el Cholo Iván, con quien arrestaron al Chapo por tercera y última vez en 2016”, dijo durante su testimonio, realizado en enero de 2019.

Los secretarios que llevaban las comunicaciones y los sistemas de encriptación de la BlackBerrys eran Cóndor y Picudo; Cleto ayudaba en la producción de cocaína sintética y Nariz, arrestado en febrero de 2014 en Culiacán, era quien ayudaba al Chapo haciendo diversos mandados.

Otra de las revelaciones que hizo Dámaso López fue decodificar las claves que tenían para hablar por mensaje, mediante un sistema llamado “tango-alfa”,que consistía en cambiar los dígitos del 1 al 9 para que sumaran 10.

“Los únicos que quedaban igual, por obvias razones, eran el 5 y el 0, pero si intercambiaban el PIN de BlackBerry 2A4642D2 y los últimos tres caracteres estaban en “tango-alfa”, quedaban así: 2A4668D8″, habría explicado el Licenciado en su testimonio.

Actualmente López Núñez purga una sentencia a cadena perpetua, aunque se desconoce dónde se encuentra encarcelado, pues el sistema penitenciario de Estados Unidos (BOP) no lo ubica en ninguna de sus prisiones.

 

Reubican al ‘Mini Lic’

Pero mientras su padre busca como librar pasar el resto de su vida en la prisión, su hijo Dámaso López Serrano el Mini Lic se esconde por su vida, y los US Marshalls volvieron a reubicarlo para tratar de salvarle la vida.

Según documentos judiciales del Departamento de Justicia de Estados Unidos, agentes del US Marshalls lo sacaron fuertemente resguardado de una cárcel en el estado de Oklahoma, al Metropolitan Correctional Center, de San Diego.

Voceros del US Marshalls no explican cuándo ocurrió el traslado ni porque fue removido o si lo volverán a hacer, y sólo definieron que son trámites burocráticos, sin precisar si cada reacomodo es por medidas de seguridad.

Anteriormente, el Mini Lic fue llevado del Metropolitan Correctional Center, de Nueva York, a la cárcel de mediana seguridad Oklahoma City FTC, y obedeció a una supuesta recompensa para quien “le rompa la cabeza al Mini Lic“, según trascendió hace varios meses, y ese sería el motivo por el cual López Serrano ha sido reubicado de manera constante.

Aparentemente sus enemigos del cártel de Sinaloa, lo quieren eliminar para evitar que testifique en contra de otros integrantes del mismo grupo criminal, y por ese motivo los US Marhalls lo reubican en medio de fuertes medidas de seguridad.

A finales de julio de 2019, López Serrano testificó contra Jesús Raúl Beltrán León, Chuy Raúl o el Trébol, señalando ante el juez Rubén Castillo que el acusado “era una persona violenta, y que habría ofrecido 25 mil dólares a la pandilla Four Corners Hustlers, de Chicago, para que le rompieran la cabeza”.

Un día después de esas declaraciones, Beltrán León fue sentenciado a pasar 28 años en una cárcel de máxima seguridad.

Beltrán León fue acusado de ser el guardia de seguridad de uno de los hijos de Joaquín el Chapo Guzmán, y de coordinar el trasiego de al menos 50 kilos de cocaína a Estados Unidos, y desde el 2009 la DEA lo ubicó como uno de los operadores del Cártel de Sinaloa.

El Mini Lic, a diferencia del Licenciado aún no es sentenciado, pero espera que al encontrarse cooperando con el gobierno de Estados Unidos le ayude a tener una sentencia menos severa, como intenta hacer su padre, y de lograr ambos su plan, podrían quedar en libertad en pocos años.

Artículo publicado el 19 de enero de 2020 en la edición 886 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 904
24 de mayo del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral