Celebran otro desfile al son de la tambora

IMG-20190501-WA0073

La fórmula quedó aprendida desde la primera vez. El son de una tambora ahoga las protestas y críticas de cada contingente y con ello, las demandas quedan en el aire. Parados sobre el asfalto de la avenida Álvaro Obregón, las demandas se multiplicaban, pero llegan hasta el balcón del Palacio Municipal.

Arriba, observando el desfile del Primero de Mayo, el gobernador Quirino Ordaz Coppel asiente con la cabeza y saluda levemente. No escucha los gritos y demandas, sólo la música de tambora. Llegó barrido luego del abanderamiento en la sede de la CTM, en donde brindó unas palabras a sindicalizados de la confederación.

Junto a él, Jesús Estrada Ferreiro, alcalde de Culiacán y anfitrión del evento, hace lo mismo. Se limita a levantar su brazo derecho con la palma de la mano hacia el frente pero las protestas no llegan hasta el balcón.

Y abajo, parados frente al recinto municipal, un puñado de trabajadores sindicalizados del IMSS, exigen paren la música. Dicen que solamente quieren ser escuchados. Es la conmemoración del Día del Trabajo pero eso poco importa, la música suena a todo vapor.

https://www.facebook.com/riodoceperiodismo/videos/605925286592177/

 

Ese primer contingente que protestó frente al Palacio Municipal fue el del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores del Seguro Social (SNDTSS), el cual es de reciente creación. Apenas el 13 de abril celebraron en Sinaloa su instalación y cuentan en el país con representación de menos de 4 mil agremiados.

Lo presumen como el “primer sindicato de la Cuarta Transformación tras una lucha de muchos años en el Seguro Social”.

Al desfile se sumaron familiares de personas desaparecidas, quienes como siempre protestaron. También jubilados de la Universidad Autónoma de Sinaloa, quienes mantienen una lucha constante por preservar sus prestaciones y generar el pago de sus primas con la devolución del fideicomiso, del cual acusan un saqueo millonario.

Una mujer del contingente se acerca a la cámara y critica la postura. No se explica por qué está la música. “Así no nos van a escuchar lo que tenemos que decirles”, dijo. Pero la fórmula quedó aprendida desde el primer desfile del Día del Trabajo que Ordaz Coppel encabezó y así se ha venido repitiendo en los posteriores eventos tanto del Día de la Independencia como de la Revolución.

Otro saque expuesto fue el que señalaron integrantes de Somos Más que 53, agrupación alterna al sindicato de maestros. Ellos cantaban consignas contra Daniel Amador Gaxiola, ex líder de la sección 53 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Acusan el saqueo del fondo de vivienda, dicen que fue a parar a la Primavera, fraccionamiento exclusivo al sur de Culiacán, en donde el también priista y líder y fundador de la agrupación Enlace Cívico Magisterial (ENCIMA) tiene su residencia.

A la marcha se sumaron integrantes del Consejo de Unidad Ciudadana de Sinaloa (CUCS). Ya no tan nutrido como en otras ocasiones pero se hicieron presentes. Cargaban piñatas y mantas con señalamientos de corruptos a diputados de Morena y del PT. También una manta donde piden al alcalde solución a canales y drenes en lugar de gestionar un metrobús.

En otros años hubo disturbios pero en esta ocasión simplemente desfilaron. No hubo gritos ni demandas fuertes. Sólo una camioneta con un jalón, la piñata y las mantas.

Contingentes del sindicato de salud de las secciones 44 y 80 con las mismas demandas de siempre: basificación y justicia laboral. También trabajadores despedidos del programa Prospera que desde diciembre no percibieron sus salarios. Todos con demandas que chocaban contra las notas que la tambora ejecutaba a todo pulmón.

Luego el grueso de la UAS. Ataviados con camisetas y cachuchas blancas, los universitarios previamente llevaron un desfile y evento propio. Decenas y decenas de sindicalizados y hasta estudiantes de la casa Rosalina desfilaron sobre la avenida.

Ellos únicamente se limitaron a agradecer tanto a Ordaz Coppel como a Estrada Ferreiro el apoyo recibido. El Sindicato de Trabajadores al Servicio de la UAS (SUNTUAS) fue calificado con un cero por la Comisión Estatal de Acceso a la Información Pública (CEAIP) en su informe de 2018.

A un costado de la Obregón, integrantes de Somos Mas que 53 con un megáfono “amenizaron” la participación de la UAS. Les cantaban “fuera el PAS de la UAS” y luego suben de tono. Emulan una canción de Gloria Trevi. Cantan “brincan, brincan los borregos, de la Universidad”.

Hacia el final del evento un grupo de trabajadores de la empresa Coca Cola marcharon con pancartas. En ella acusaban a diferentes medios de comunicación de estar vendidos y respeto a los contratos colectivos.

Y por último las camisetas rojas del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Ayuntamiento de Culiacán (STASAC). Apenas ayer fumaron la pipa de la paz el alcalde y Héctor David Alarid Rodríguez, líder del gremio sindical.

Acordaron en el Tribunal Municipal de Conciliación y Arbitraje no ir a huelga y trabajar para el respeto del contrato colectivo de trabajo. Y por la Obregón, camisetas rojas acapararon el final del desfile aunque sin protestas.

Y durante todo el evento la tambora no dejó de sonar. Apenas para descansar y por lapsos muy breves, pero siempre sonando a todo pulmón. Si hubo protestas y críticas, no llegaron al balcón del Ayuntamiento, la música hizo lo suyo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

One Response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 851
12 de MAYO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES