Guarderías Sedesol y los niños fantasmas

guarderia sedesol

Hace alrededor de cuatro años, Ana María puso en marcha una estancia infantil en un punto del puerto. Para mantenerla en mejores condiciones y ampliar sus servicios, un día decidió solicitar el subsidio de Sedesol, pero al cabo de dos años desistió pues las trabas burocráticas superaron su paciencia.

Lea: Recorte a guarderías de Sedesol se lleva a justos y pecadores https://bit.ly/2GyZE1e

Ubicada a media cuadra de un centro comercial, donde estaban sus clientes potenciales, Ana María, quien prefiere mantener en confidencialidad su verdadero nombre, quiso hacer crecer sus instalaciones.

“La mayoría de los empleados no tenían seguro y yo tenía muchas personas que llevaban a sus hijos ahí y pagaban por el servicio y dije, ‘bueno, podría ser una oportunidad grande para todos esos papás que yo veo que les cuesta trabajo estarme pagando un programa como éste, donde les ponen la mitad y la otra mitad la ponen ellos como subsidio”, explicó.

Inició con investigar qué se necesitaba para ser guardería Sedesol. “Llevé mis papeles a Culiacán con todos los requisitos, hasta una carta de referencia en donde el gobierno de Mazatlán diera fe de que mi guardería estaba en buenas condiciones”, explicó.

Una vez entregada toda la documentación, le pedían que llamara por teléfono para conocer el estatus de su solicitud… y fue ahí donde empezó el viacrucis burocrático.

“Hablaba por teléfono, llamaba y me respondían que todavía no empezaba el proceso de selección, nunca daban fechas, solo decían que tenía que seguir llamando para saber si ya había sido publicada la convocatoria, total que dijeron que ya había pasado el periodo y tendría que esperar al próximo”, indicó.

“Hay nuevas reglas, decían, o sea primero me dijeron que llevara mis papeles y de repente cambiaron las reglas y que como yo ya tenía la guardería, ahora la regla era de que no tuviera nada, que empezara de cero, nadie consideró como ventaja contar con un espacio e instalaciones” dijo.

“Lo peor del caso es que yo veía que había otras personas que acababan de poner una guardería y al poco tiempo se les resolvía el trámite que habían empezado, pero a mí nadie me dio nunca una respuesta”, acusó.

Con todo y eso, esta guardería particular continuaba operando sin ningún problema, hasta que por asuntos familiares decidió traspasarla.

Un hombre a quien no identificó se enteró del traspaso y le propuso que no la cerrara.

“Me dijo que quería hablar conmigo, que estaba muy interesado en mi guardería, por lo que tuve una cita con esta persona, imaginaba que él quería  asociarse… de manera ingenua pensé que actuaba de buena fe, pero no fue así”, lamentó.

De manera breve, la mujer explicó al interesado todos los trámites y burocracia a la que se había enfrentado en los dos últimos años. Paciente la escuchó y sin empacho, le explicó que así no se manejaban las cosas.

“No, no, no es que así no se maneja la guardería Sedesol, yo pongo la mitad y tú la otra mitad serían 150 mil tú y 150 mil yo”, relató.

Ignorando de qué se trataba, la mujer pidió que le explicara para qué necesitaba tal cantidad de dinero.

El hombre, que solo se identificó como dueño de dos guarderías Sedesol, le indicó que los 300 mil pesos deberían pagarse directamente a personas de Sedesol México para que les liberaran el subsidio.

“Me dijo ‘nosotros les damos el dinero allá, ahora que si bien no quieres y la quieres poner tu sola pues serían 300 mil pesos para poder obtener el subsidio'”, dijo.

Sorprendida por la propuesta, la mujer dijo que las cuentas no le daban. “Le expliqué que no creía que me fuera a alcanzar pues apenas contaba con 18 niños, y si pedía un préstamo no podría pagar al personal y mantenimiento de la guardería, alimentos, material de la ludoteca”.

La respuesta del interesado fue “no te preocupes, así es lo que se hace: tú reportas que tiene 50, aunque tengas no sé, 10, 12 o menos”.

La guardería finalmente fue cerrada, no hizo el negocio con el ‘socio’ ni le devolvió la llamada, como ofreció hacerlo por cortesía.

“No me iba a arriesgar a eso, era totalmente una porquería, el Gobierno Federal te daba una cantidad de dinero mensual de acuerdo al número de niños que tienes y tú ya lo administras, pero lo que hacían era disponer de los recursos que recibían por 50 niños, cuando en realidad tenían 25 o 18”, dijo.

—¿Qué tendrían que haber hecho con ese dinero, era para bajar la cuota a los padres, o para evitarte los gastos de operación de la estancia infantil?

—Mira lo que se supone es que con ese dinero tú vas a pagar maestras, luz, agua, teléfono, todos los gastos de operación, porque si tú tienes una guardería y estás diciendo que tiene 50 niños, imagínate el montón de maestras que deberías tener porque yo tenía como 17 niños y tenía cinco maestras, es decir que para 50 deberían de tener más personal.

“Hace falta gente que atiendan a los niños de esas guarderías de Sedesol, hay personas que dicen que ellas nada más contratan una maestra para cuidar 20 niños, y tal vez es cuando se dan los casos de que unos niños lastiman a otros, hay golpes o mordidos, por descuido.

El principal problema que observa, como ex administradora de una guardería particular y haciendo un comparativo con las de Sedesol, es la alteración en el número de niños que reportaban, y que pese a recibir un monto por niños inexistentes, no siempre contaban con instalaciones y personal adecuados.

“Eso es aprovecharte de algo, de un recurso que da el gobierno para ayudar al pueblo y que ellos se lo estaban adjudicando para su propio bien; los dueños de las guarderías estaban ganando por los niños ficticios que reportaban en sus guarderías.

Otra práctica que se ha observado es que si alguien cierra su estancia, vende o renta su clave. En el mercado negro, una clave de guardería era vendida hasta en 400 mil pesos, sin importar el municipio de origen ni el de su nuevo establecimiento, sólo que fuera dentro de la entidad federativa.

Artículo publicado el 3 de marzo de 2019 en la edición 840 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 856
23 de JUNIO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES