Desplazados en el abandono mientras violencia azota en la sierra sur de Sinaloa

“Esperamos que las autoridades federales, estatales y municipales abran los ojos y se den cuenta de que este grupo de familias desplazadas por la violencia en la sierra del sur de Sinaloa existe y reciban apoyo”, expuso Roque Vargas Aragón, vocero de las familias desplazadas de la sierra sur de Sinaloa.

Lea: Seis años después del éxodo, gobierno de Sinaloa busca atender a desplazados https://bit.ly/2s0ckVM

Desde hace dos años, la comisión de hechos violentos en los que murieron decenas de personas en manos de grupos armados, la quema de viviendas, vehículos y asaltos a los escasos comercios, obligaron a familias enteras a salir de sus lugares de origen en busca de tranquilidad.

Vargas Aragón sostiene que siguen siendo las mismas condiciones de inseguridad, aunque hay una atenuante: aparentemente bajó la ejecución de personas, pero la violencia sigue existiendo, hay grupos armados en todos los municipios del sur.

“Estamos hablando de Concordia de donde soy originario; en San Ignacio, Escuinapa y Rosario sigue habiendo grupos armados y hay constancia de eso”, dijo.

“Hay testimonios de personas que todavía viven en la sierra de Concordia, que se han enterado de algunos homicidios que no fueron publicados, están encubiertos, ocurrieron en Rosario y Concordia, en éste último habría ocurrido en el camino al Cuatantal que da acceso al estado de Durango, han ocurrido dos homicidios en los primeros días de diciembre; por la parte de Rosario se acaban de bajar dos familias, ellos fueron testigos de otro homicidio, por lo que fueron amenazados para que no dijeran nada y optaron por salirse, ellos son de una ranchería cercana a un camino de La Rastra, en Rosario, creo que los grupos armados traen una relación entre ellos, son gentes que pertenecen a los mismos grupos, que se pelean las plazas, que según dicen algunas personas ya no existen tales plazas, se dice que quienes los dirigían ya no existen y ahora hay pequeños grupos que operan al margen de la ley que siguen cometiendo actos violentos”.

Consideró que ya nadie dice nada, porque las nuevas autoridades municipales no están enteradas o no quieren que se sepa o que se dé cuenta la gente si son capaces o incapaces.

Calificó como una indolencia la actuación de las autoridades: “hay incapacidad, incompetencia y desde hace dos años lo han demostrado”.

Se estima que alrededor de 120 familias de Concordia retornaron a su lugar de origen en la sierra, pero algunas ya volvieron a salir por las mismas causas: la violencia, sostuvo.

ROQUE VARGAS. Homicidios encubiertos.

“Tengo 20 familias más en Villa Unión, de Concordia y Rosario, que ya se habían ido que porque había paz, según ellos, las autoridades municipales decían que había paz, que podíamos retornar, ellos lo hicieron, y desafortunadamente no hay tal paz y ya están de nuevo en Villa Unión y ahora sufriendo más porque se van con la esperanza de que todo está tranquilo y que van a continuar con su vida como normalmente lo hacían y se dieron cuenta que no, y ahora vienen de vuelta a seguir sufriendo”.

Lea: Gobierno niega a desplazados para no acatar recomendación de Derechos Humanos https://bit.ly/2L6JA4H

Detalló que al ser familias criadas en el campo, su principal formación es esa, por lo que conseguir empleo en otra actividad es prácticamente imposible, pues no cuentan con la formación para ocupar vacantes en hoteles, por ejemplo, por lo que optan por emplearse en las cosechas de hortalizas que hay en el valle de Villa Unión.

Es común ver a las mujeres que se quedan a cuidar hasta 20 niños, mientras que sus madres se van al campo a trabajar.

Son mujeres viudas a las que les mataron el marido y de ser amas de casa, pasan a ser jefas de familia a cargo de todo, es gente a la que le cambió la vida y sigue necesitando apoyo.

Si bien es cierto que las despensas que el gobierno estatal les da han ayudado, dijo, no resuelven el problema de fondo.

Reconoció el interés que el mandatario ha tenido, pero también que no es suficiente.

Cuestionó la rotación que ha habido en la Secretaría de Desarrollo Social, por donde pasó Rosa Elena Bueno Millán y Raúl Carrillo, pues la falta de atención y seguimiento a los apoyos y programas para los desplazados se han ido rezagando.

Al día de hoy, añadií, nada se sabe del nuevo secretario, y los desplazados no lo van a ir a buscar a su oficina, es él quien debe visitarlos y conocer sus necesidades

Asimismo criticó la rotación en la Secretaría de Seguridad Pública, área que al día de hoy ha tenido ya tres titulares diferentes.

 

Expectativas ante la Cuarta Transformación

Con la llegada de Morena al gobierno federal y al municipio de Mazatlán, las expectativas de cambio son muchas, pero dijo, mantienen los pies sobre la tierra porque saben que no es cosa fácil.

“Creemos que va a haber una integración y un compromiso de los tres niveles de gobierno para resolver este problema”, indicó.

La petición es contundente, que abran los ojos y se den cuenta de que este grupo de familias desplazadas por la violencia en la sierra del sur de Sinaloa existe a causa de tragedias en las que murieron decenas de personas en condiciones violentas.

“Sigue existiendo esa tragedia, no hay una solución todavía”, aseguró.

—¿Les afecta la rotación que ha habido en la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno del Estado?

—Sí, porque hay diferentes criterios, por ejemplo, quien estaba en el momento de la tragedia tomó unas decisiones que luego fueron relegadas porque hubo cambios, ¿y qué pasó? se rompió con el esquema de proyecto de resolución del problema… no hay un seguimiento, criterios diferentes, formas de aplicación diferentes y eso lógicamente a nosotros nos pega porque ya no podemos confiar, de ninguna manera podemos confiar.

Señaló a Polo Guerrero, síndico de Villa Unión, de poner poca atención a los desplazados desde su llegada a la sindicatura, pese a que se le buscó en reiteradas ocasiones.

El grupo de aproximadamente 53 familias desplazas iniciaron el 2019 algunas en hacinamiento, viviendo de espacios prestados y acondicionados para ser habitados.

Las necesidades siguen siendo muchas: alimentos, ropa, calzado, atención médica y un espacio propio para vivir.

Para ello, dijo, ya se consiguió el apoyo de una organización canadiense que se comprometió a construir viviendas que podrán ser pagadas con facilidades y a bajo costo, solo les piden que consigan un predio para construirlas.

Saben que ni las viviendas ni los servicios les serán regalados, y están dispuestos a pagar por ambos a cambio de que se les ceda un predio para construir su patrimonio.

“Se llama Sustentabilidad Humana la organización presidida por Manuel Medina Rojo, que nos apoya con la construcción de casas y solo nos pide una reserva territorial, por eso ya se hizo del conocimiento al Ayuntamiento de Mazatlán para que nos apoye con eso”, dijo.

Hizo un llamado a Ordaz Coppel para que dé indicaciones a Salvador Reynosa, Director del Instituto de Vivienda de Sinaloa, para que dé seguimiento y se cumpla con el compromiso de apoyarlos en ese sentido.

Artículo publicado el 6 de enero de 2019 en la edición 832 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

One Response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 856
23 de JUNIO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES