A un año del homicidio de Miroslava Breach, más dudas que certeza

Ya pasó un año del asesinato de la periodista Mirsolava Breach Velducea. La mataron a las 7:06 horas del jueves 23 de marzo de 2017. Fue atacada a balazos adentro de su automóvil afuera de su casa en Chihuahua.

Miroslava, quien se desempeñaba como corresponsal de La Jornada, investigaba y escribía sobre temas de narcopolítica, crimen organizado y corrupción. Según el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, el crimen fue una respuesta a su trabajo. Antes ya había sido amenazada.

Ella fue la tercera periodista asesinada en 2017. Los primeros dos casos fueron los de Cecilio Pineda el 2 de marzo, a quien mataron en Pungarabato, municipio de la región de Tierra Caliente, en Guerrero; luego le quitaron la vida el 19 de marzo a Ricardo Monlui en Yanga, Veracruz. Ese año fueron 12 periodistas los que perdieron la vida en atentados.

El 17 de abril de 2017, menos de un mes después del crimen de Miroslava, autoridades de Chihuahua informaron que fueron identificados los autores materiales e intelectuales del asesinato. Y a un año de distancia, la autoridad de Chihuahua presume haber hecho justicia.

En el caso hay muchas inconsistencias, explica Marcela Turati, periodista y activista que ha seguido de cerca el caso, investigado por la Fiscalía General de Chihuahua.

“El propio gobernador Corral dijo desde el principio que este era un caso de narcopolítica, digamos que a los que agarran era integrantes supuestamente del cártel de los Salazar, uno que supuestamente fue contratado como pistolero, pero ni han dio más a fondo a ver a este cártel para ver quiénes son los involucrados y tampoco el caso de narcopolítica y no han estudiado tampoco las notas de Mirsolava, ya que ella misma dejó dicho en muchas de sus notas y sus columnas quiénes la amenazaban y cómo estaba el asunto de la narcopolítica en el estado”.

La teoría indica que a Breach Velducea la asesinaron presuntamente integrantes del cartel de “Los Salazar”, una célula del cártel de Sinaloa que opera en Chihuahua y Sonora.

La suspicacia se vuelve más fuerte después de nueve meses de ocurrido el crimen. En las inmediaciones de Álamos, Sonora, comunidad serrana cercana a Chínipas, municipio del que era originaria Breach, fue encontrado sin vida Ramón Andrés Zavala Rodríguez, supuesto gatillero y autor material del asesinato.

El cuerpo sin vida de Zavala Rodríguez fue encontrado el 22 de diciembre. Lo vincularon al crimen debido a que supuestamente él lo confesó y su indiscreción le costó la vida. Tres días después, 25 de diciembre, autoridades detuvieron al autor intelectual.

Mediante un comunicado, Javier Corral explicó que en un operativo de la Policía Federal, derivado de las investigaciones de la Fiscalía General y con la colaboración estratégica del CISEN, se pudo capturar a Juan Carlos Moreno Ochoa, el Larry, quien supuestamente ordenó el asesinato de la corresponsal de La Jornada.

Y durante la audiencia de vinculación a proceso a finales de ese diciembre, Marcela Turati reporteó el hecho. La periodista relata lo que considera un caso que no ha ido más a fondo.

“Pudimos los periodistas que estuvimos ahí ver que a pesar de que aparentemente se hizo un muy buen trabajo de la Fiscalía por tratar de ubicar al automóvil y todo el trayecto por el que pasaron los asesinos y dónde estuvieron escondidos hasta que se fugaron, todo eso además de encontrar la casa donde estuvieron, el automóvil, las horas de video y peinar prácticamente la ciudad hasta dar con estas personas y sus números de telefonía celular… quién hizo llamadas a quién, sus contactos en redes sociales y además su contactos con otras personas, pues vemos que la pista pareciera que se pierde cuando estos huyen hacia la sierra tarahumara”, explicó.

El pasado 3 de enero, Javier Corral sostuvo una reunión con familiares de Breach Velducea, donde durante más de cuatro horas, según consignaron medios locales, el gobernador les aseveró que “Miroslava tuvo la culpa por pisarle los callos al diablo”. Luego, Corral da una segunda versión: “fue silenciada por la vía de un asesinato cobarde”.

Pero no hay ninguna certeza. Así le parece a Turati. “En esa audiencia sólo se leyeron las pruebas posibles vinculadas a la persona que está siendo procesada (Juan Carlos Moreno Ochoa, alias el Larry) entonces pues lo que vemos es que, no sé, que tienen una parte de la investigación pero que no se han ido más arriba”.

Turati explica que el abogado defensor de Moreno Ochoa cuestionó las pruebas que se presentaron.

“No terminan de ser concluyentes de que él participara en la planeación o en el propio acto de matar a Mirsolava, pero también no se especifica el modus operandi, porqué esta persona quisiera haber querido matar a Miroslava, entonces lo que nos sigue debiendo el gobierno del estado es ir más arriba, eso lo ha dicho la familia muchas veces, ir hacia los autores materiales, a los que contrataron a los pistoleros, a este pistolero que fue asesinado, al Larry como orquestador de este crimen, al joven que condujo el automóvil y a las demás personas que participaron y que esos días ayudaron a estas personas a resguardarse en Chihuahua o que las transportaron”.

Y a un año del hecho, el tweet de Javier Valdez Cárdenas cobra más relevancia: “A Miroslava la mataron por lengua larga. Que nos maten a todos, si esa es la condena de muerte por reportear este infierno. No al silencio”.

Artículo publicado el 25 de marzo de 2018 en la edición 791 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 855
16 de JUNIO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES