abril 11, 2021 4:21 AM

Ecos tristes de una olimpiada alegre… Río 2016

 

2016 Rio Olympics - Boxing - Quarterfinal - Men's Middle (75kg) Round of 16 Bout 218 - Riocentro - Pavilion 6 - Rio de Janeiro, Brazil - 15/08/2016. Misael Rodriguez (MEX) of Mexico celebrates after winning his bout against Hosam Abdin (EGY) of Egypt. REUTERS/Peter Cziborra FOR EDITORIAL USE ONLY. NOT FOR SALE FOR MARKETING OR ADVERTISING CAMPAIGNS.

El ser humano desde siempre ha intentado buscar la confraternidad, una demostración de ello son las olimpiadas. Los juegos olímpicos se originaron en la antigua Grecia, y se desarrollaron del año 776 a.C. al 393 d. C. En 1896 fue el año del primer torneo del olimpismo moderno, sucedió en Atenas con la participación de 241 atletas de 14 países, desarrollaron 49 eventos en nueve deportes. El Comité Olímpico Internacional fue fundado aquel año por Pierre Frédy, barón de Coubirtain, y fue electo Presidente el escritor Dimitrios Vikelas. En 1900 se formalizó la era del olimpismo moderno en París Francia, en los que por primera vez participó una mujer.

Desde el pasado 6 de agosto se desarrolla la XXVII edición olímpica en Brasil 2016, en la siempre alegre ciudad de Río de Janeiro. La samba no para en Copacabana, los atletas y visitantes son atrapados por la enervante música.

México es uno de los países que desde aquel año de 1900 ha estado presente en las olimpiadas, incluso, fue sede en 1968. A Río 2016, el Comité Olímpico Mexicano presumió haber enviado la delegación más numerosa de todos los tiempos, con 124 atletas para competir en 25 deportes. Sin embargo, es triste reconocer que el desempeño de nuestros deportistas, desde siempre, ha sido muy por debajo de las expectativas. Los números son los que nos dan la contundente realidad. En nuestra historia olímpica sólo se han logrado 13 medallas de oro, 21 de plata y 28 de bronce, un total de 62. Por citar un ejemplo de esta pobreza, comparo nuestros números con los de Cuba, un país diez veces más pequeño que el nuestro en tamaño y en habitantes; el logro de ellos nos deja muy lejos: 72 medallas de oro, 67 de plata y 70 de bronce, total: 209

¿En dónde está la falla mexicana? Es la pregunta obligada. La tenemos a la vista: nuestros gobernantes son los directamente culpables. El Comité Olímpico Mexicano, igual que la mayoría de las Federaciones de cada una de las ramas deportivas, son dirigidas por personas que han sido designadas por amiguismo y compadrazgo, casi todos, gentes sin capacidad para esos mandos y deberes, obligadas a convertirse en cómplices de los gobernantes con alma de mercaderes de quienes reciben la consigna de anteponer los negocios, chuecos, por supuesto; personas sin pizca de vergüenza, muy alejados del sentido patrio, y más del objetivo principal: promover el deporte para que la población tenga un mejor nivel de vida sana, y por consecuencia, una mejor capacitación para desarrollar los deportes a niveles de excelencia.

Los comités deportivos a nivel internacional también explotan la parte comercial, eso resulta natural porque es una oportunidad para el intercambio político, social y económico. Son muchos los productos y servicios que se utilizan por los eventos que desarrollan, y por consecuencia, una gran oportunidad para los países sede, pero esos negocios deben desarrollarse a favor del deporte en general, y no para un puñado de rufianes como es el caso mexicano, quienes ocupados en lograr sus ambiciones, se olvidan del deportista, no lo apoyan, al contrario, lo utilizan para sus insanos fines. Casos como el de Misael Rodríguez son parte del sistema corrupto que hemos vivido por décadas.

Existe un factor que anticipadamente define el papel que le tocará desempeñar a los atletas, para eso existen los registros de marca olímpica. Por desgracia, en el caso mexicano, la mayoría de nuestros seleccionados van con la derrota en la bolsa, en casi todos sus registros no alcanzan, pero eso no es culpa de ellos, eso es responsabilidad de los directivos que los convierten en seleccionados para llenar el expediente, para seguir justificando el puesto. Esos vicios son difíciles de erradicar en un sistema tan podrido como el nuestro. Tenemos miles de jóvenes que están deseosos de representar al país, de servir a México y también de ocupar un puesto en la cumbre, pero los insaciables intereses de unos cuantos, los limita, los convierten en marionetas, y algunos terminan atrapados en ese juego perverso.

El presidente Gustavo Díaz Ordaz, el 2 de octubre de 1968 mandó masacrar estudiantes. Tlatelolco marcó los Juegos Olímpicos de aquella sede mexicana. Al día siguiente de esta bestial acción, abanderó a la atleta que representaría a México. El 12 de octubre inauguró la XIX Olimpiada diciendo: Lo importante no es ganar, sino competir. Frase que hasta la fecha la utilizan los que se han resignado a la mediocridad. Aquella vez, la cosecha de medallas fueron nueve, un pobre resultado, considerando que las competencias fueron en casa.

Un visitante a la Olimpiada México 68, al enterarse de la masacre comentó: Si están matando estudiantes para que haya olimpiada, mejor sería que ésta no se realizara, ya que ninguna olimpiada, ni todas juntas, valen la vida de un estudiante”.

Hasta el lunes 15 de agosto, cuando ya han transcurrido 10 días de competencias en Río 2016, los 124 atletas mexicanos dan por resultado: una medalla. Como podemos ver, será un fracaso más que deja confirmada la poca dignidad de los gobernantes y dirigentes deportivos mexicanos. Estos, en lugar de aprovechar la oportunidad de transformar al país para ubicarlo en un mejor lugar, prefieren llenarse los bolsillos de dinero, disfrutar campechanamente de las canonjías que les permite el puesto, y lo peor, no les importa motivar el fracaso, la desolación, la ira de un pueblo que ocupa el número uno en: obesidad, diabetes, alcoholismo, tabaquismo, drogadicción, narcotráfico, narcopolíticos, corrupción e impunidad; y lo que quieran agregar del catálogo de la inmundicia humana.

Que los dioses Griegos protejan a nuestros atletas… y que no se olviden de los millones de desamparados que nos debatimos bajo el terror de la corrupción, impunidad y violencia.

leonidasalfarobedolla.com

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 949
04 de abril del 2021
GALERÍA
MÁS DE 90 MUERTOS Y DECENAS DE DESAPARECIDOS POR INUNDACIONES EN INDONESIA
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos