¿Es diálogo o monólogo?

Las elecciones en México son un tema de temperatura extrema: son frías o calientes, no hay espacio para tibios. Es como si todos esperáramos que en cada sucesión los contendientes se lancen al fuego inmolándose, o se guarden en un témpano de hielo. Acostumbrados quizás a una monotonía donde por más de medio siglo los triunfadores estaban predeterminados, ahora se espera que en cada trienio o sexenio se arme la gran hoguera de las vanidades.

 
 
 
campañas
Las elecciones en México son un tema de temperatura extrema: son frías o calientes, no hay espacio para tibios. Es como si todos esperáramos que en cada sucesión los contendientes se lancen al fuego inmolándose, o se guarden en un témpano de hielo. Acostumbrados quizás a una monotonía donde por más de medio siglo los triunfadores estaban predeterminados, ahora se espera que en cada trienio o sexenio se arme la gran hoguera de las vanidades.
Es lugar común entonces que arranquen las campañas calificándolas como frías, que no prenden, que los ciudadanos no las atienden. Pero ¿por qué entonces tantos espacios en los medios de comunicación?, ¿tanto papel, tinta y saliva para insistir en lo que menos les interesa a los ciudadanos? Se trata de una más de las muchas contradicciones en los medios y los periodistas: sostener que las campañas están frías, que no prenden a los ciudadanos, pero se les dan espacios de noticia principal y diariamente se habla de ellas, es contradicción pura.
Pasado el primer cuarto de las campañas electorales en Sinaloa, serán ocho semanas y ya pasaron dos, van dejando la frialdad y pasan a la tibieza —aunque los ciudadanos las vomiten como reza la cita bíblica—. No existe un termómetro para medirlas y la temperatura de ellas es lo menos importante, ahí no debería estar el foco. En todo caso sería el diálogo que logren entablar los candidatos con diferentes grupos sociales de Sinaloa, lo que valdría la pena considerar. Pero lo que hasta ahora va quedando claro es que las campañas en Sinaloa son un sordo monólogo, donde los candidatos a la gubernatura tienen grandes dificultades de abrir un diálogo real con los ciudadanos y no solo mantenerse con saludos y discursos llenos de generalidades.
Los candidatos a la gubernatura en realidad siguen un gastado guión en sus campañas: saludos en los cruceros, recorridos puerta por puerta, spots banales, concentraciones de acarreados donde se les habla a quienes ya son simpatizantes y votos seguros. Ellos y ellas escuchan más a los mercadólogos, estrategas políticos y expertos en imagen, que a los ciudadanos.
Hasta ahora ningún candidato logra abrir un diálogo con los sectores sociales de Sinaloa, mantienen su monólogo de repetición de propuestas. No se habla por supuesto de la retórica clásica en la que el candidato asegura que va a escuchar a los ciudadanos —es clásica en la política mexicana aquel eslogan de Carlos Salinas: Que hable México—, un diálogo consiste no solo en escuchar sino también en exponer los puntos de vista y donde unos y otros se retroalimentan.
Hasta ahora ninguno de los cuatro contendientes que podrían meterse en una elección competida y cerrada: Heredia, Quirino, Cuen y Frías —ya se verá si quedan como punteros solo dos o tres—, han mostrado rasgos de audacia en ningún aspecto de su campaña. Ni uno solo.
Con las campañas apenas arrancando, aun no se decantan las propuestas, aún no están desesperados los aspirantes y mantienen una serie de posicionamientos flojos, sin contundencia. También en esto de las propuestas los candidatos están esperando que algo suceda en el ambiente político para subir de tono o tomar el camino de la audacia en las propuestas.
 
Margen de error
(El Diablo) La inclusión de Alejandro Higuera en la campaña de Martín Heredia le dio un empujón a su campaña. El Diablo tiene más territorio recorrido que Heredia en campañas, y bien podría aprenderle lo mucho que fue exitoso en varias ocasiones a Higuera, hasta que a él mismo el modelo se le agotó y lo derrotaron.
Aun así, ya Heredia se ve más completo, integrando un equipo. Faltará ver si aun con esa cadena de errores que acompañaron al PAN en los últimos dos meses, tendrá el tiempo suficiente para reponerse y entrar a la pelea.
 
Primera cita
(Visita de cortesía) El activismo electoral de los secretarios de Estado de Peña Nieto es abierto y directo. La presencia en Sinaloa de Meade de Desarrollo Social —dos veces—, de Robles de Desarrollo Territorial, y de Nuño de Educación —para inaugurar un bebedero certificado— no es fortuita sino deliberada.
Sin embargo, no es un descarado apoyo al candidato a la gubernatura Quirino Ordaz (y hasta algunas alcaldías), se trata de una manera sutil de mantener a raya al gobernador Malova, de medirlo y checarlo. Por supuesto que José Antonio Meade no vino a regalar despensas o repartir Próspera en las zonas de influencia del PRI. No. Aquí la idea es reconfirmar las lealtades y los compromisos con los muchos grupos que es necesario mantener cerca: los sindicatos de maestros, los grupos empresariales, y el gobierno actual que juega también sus cartas.
Si Malova fue o no al corporativo de SuKarne a firmar el acuerdo es anecdótico.  Meade ya se había reunido antes con Malova en el evento en Casa Ley, habían platicado en corto y cada quien expuso lo que buscaban.
 
DEATRASALANTE
(El alemán) La detención del empresario alemán Manuel André Richter en Los Mochis, por un asunto laboral, es apenas una de las muchas hebras sueltas del gran enredo de negocios y poder en Sinaloa. Ríodoce reveló en su sitio web la aprehensión en una nota firmada por Miriam Ramírez.
Manuel André Richter era un desconocido hasta que el propio gobierno malovista anunció la planta fotovoltaica para generar electricidad que la administración estatal le iba a comprar. A decir de quienes en el pasado fueron sus socios, estaba en la bancarrota, sin poder siquiera pagar las indemnizaciones, hasta que algo o alguien lo iluminó y se volvió empresario generador de electricidad.
Poco a poco, como sucedió con los dos hospitales, se fue revelando que el gobierno estaba haciendo tratos oscuros. AEE Energía Renovable de México, pasó por una serie de cambios en sus contratos, que al modo de las offshore de los Panamá Papers, fueron apareciendo y desapareciendo nombres de socios, hasta que resultará imposible determinar quién era quién (PUNTO)
 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1099
GALERÍA
un accidente registrado la mañana del 30 de enero en elota dejó un saldo de 22 personas muertas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.