Revivir el dolor para exigir justicia

 
 Exhumación Panteón de Culiacancito 0008
La falta de respuestas de la autoridad lleva a familiares a exhumar los cuerpos de sus bebés fallecidos en el IMSS
 
El lunes 22, peritos de la Procuraduría General de la República (PGR) comenzaron con las exhumaciones de los bebés neonatos fallecidos en los cuneros del Hospital General Regional (HGR) número 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social en 2015. Junto con ellos, un perito alterno, contratado por los padres afectados, llevará a cabo los trabajos para resolver la causa de esos decesos.
El refrán dice que es contra natura que los padres sepulten a los hijos, pero no dice nada acerca de tener que sepultarlos dos veces. Sepultarlos dos veces para descubrir por qué perdieron la vida. Y a ese dolor es al que se enfrentan las familias en busca de justicia. En total suman 19 denuncias penales por el fallecimiento de 23 bebés en circunstancias poco claras dentro de ese hospital.
Sepultar por segunda vez a un hijo no es fácil, y esa carga tuvo que pasar Francisco Javier y su esposa, Irasema Guadalupe, quienes repitieron la amarga escena con la primera exhumación de las diligencias.
Su bebé, sepultado en el panteón jardín Guadalupano el 4 de septiembre de 2015, dejó diferentes versiones con el allá y entonces, y en el aquí y el ahora el dolor se repite, es el mismo, pero al menos esperan despejar las dudas.
Tras dar a luz a su bebé el 3  de septiembre de 2015, Irasema Guadalupe estuvo en terapia intensiva. No tuvo oportunidad de despedirse de él, y al día siguiente Francisco Javier acudió al panteón a darle sepulcro.
Han transcurrido ya cinco meses y 17 días desde que sepultaron a su bebé, fallecido en los cuneros del HGR número 1 del IMSS. Los archivos del hospital consultados por Ríodoce revelan que ese bebé fue diagnosticado con sepsis.
“Si estaba contaminado por qué los tenían ahí. Entonces alguien estaba fallando en el control de todo lo que se estaba haciendo”, dijo Francisco Javier.
Y esta duda es la que les dio el valor, y junto con otras familias afectadas, comenzaron las pesquisas y las presiones, al grado que consiguieron que la PGR tomara cartas en el asunto.
La demanda de Francisco Javier es clara, no admite segundas interpretaciones. El estudio forense que arrojen las exhumaciones les dirá qué sucedió en los cuneros del HGR uno del IMSS.
“Debe de aclararlo, nos tiene que dar luz, porque no es posible que tantos niños hayan muerto por una casualidad”, dijo Francisco.
En total, peritos de la PGR y el titular del Colegio Médico Forense y Legal de Sinaloa, Gerardo Moreno Castañeda, llevarán a cabo exhumaciones de 11 cuerpos de bebés fallecidos entre enero y septiembre de 2015. En un principio serían 13, sin embargo dos familias desistieron y hasta el cierre de esta edición se han llevado a cabo cinco de ellas.
La cifra entre enero y septiembre de 2015 es de 52 decesos, 32 de ellos con una sepsis neonatal diagnosticada, según los archivos consultados por Ríodoce, donde septiembre contó con 13 decesos en total y 10 de ellos con sepsis confirmada según dichos registros.
La exhumación programada para los días siguientes (23 y 24 de febrero) se canceló. Los sepulcros de esos bebés se llevaron a cabo los días 3 y 29 de septiembre y sus familiares decidieron no participar en ellas.
Las diligencias se reanudaron el jueves 25 con dos exhumaciones más. Primero, en el panteón de la Lima, donde exhumaron el cuerpo del bebé que perdieron Vianey y Gerardo el 13 de septiembre del año pasado.
“A mí nunca me dijeron que mi bebé tenía bacterias, que estaba grave, siempre me decían que estaba bien, de que iba mejorando”, señala Vianey, previo a la exhumación.
La información recibida por Vianey por parte del IMSS fue que su bebé fallece cuatro días después de haber nacido. No le dijeron causas ni nada más.
“Nunca me dijeron, hasta que yo miré en el acta de defunción sepsis temprana. Preguntamos que si qué médico lo había tratado y no nos quisieron dar esa información”, continuó.
Su bebé, nacido el día 9 de ese mes y que llevaría por nombre Ian Gerardo, tuvo diagnóstico de sepsis según los documentos consultados por Ríodoce.
Posteriormente el equipo de especialistas forenses de la PGR y privados se trasladó al panteón de la sindicatura de San Pedro, en Navolato. Ahí exhumaron el cuerpo del bebé de Mariana Medina, quien nació el 30 de mayo y fue sepultado el 1 de junio de 2015.
El motivo de Mariana no es sufrir por partida doble. Han pasado ya casi nueve meses desde que le dio sepulcro a su bebé y ella tampoco tuvo la oportunidad de despedirse. Regresó al camposanto, donde aquella primera vez se vio ausente debido a que le realizaron cesárea cuando dio a luz y su herida podía verse infectada.
Se armó de valor y explicó sus motivos. Con la voz entrecortada y con las dudas incrementadas a lo largo de casi nueve meses, Mariana, una de las 19 familias que denunciaron ante la PGR, sigue en espera de justicia.
“Yo la verdad al momento de hacer esta exhumación fue para dar… para hacer justicia ante lo que mi niño vivió, llegar a la verdad. No importa el dolor que sienta pero quiero saber qué es lo que realmente pasó. ¿Por qué mi niño vivió pocos días y otros bebés duraron más días y por qué él solo dos días?, ¿por qué?”, se pregunta Mariana.
El bebé, con dos cirugías que fueron practicadas sin el consentimiento de la familia, pasó a engrosar la estadísticas de bebés neonatos fallecidos en 2015, y ninguna autoridad le ha sabido dar explicación. Ante la falta de respuestas, Mariana tuvo que darle un segundo sepulcro a su bebé.
Para el viernes 26, el equipo de especialistas llevó a cabo un par de exhumaciones más en los panteones de Jardines de San Martín y el de la sindicatura de Culiacancito.
La madre del bebé Gael Emiliano fue la primera en coger al toro por los cuernos ese día. Sentada en una banca ve aproximarse a los reporteros. El equipo forense aún no llegaba y ello le dio tiempo de hablar de sus motivos.
“Es una de las pruebas más importantes que nosotros podemos aportar y ofrecer a la investigación, que es lo que verdaderamente va a determinar la verdadera causa de la muerte de nuestros hijos y va dar a luz toda la situación que se está presentando en el IMSS”, explicó.
Ibeth Verónica y Mario, su esposo, tuvieron que pasar entonces por esa pena otra vez. Su bebé falleció también en causas poco claras, y fue sepultado el 9 de septiembre. Meses después revive la tristeza.
“No sé, realmente estamos muy tristes pero tenemos que sacar fuerzas porque es lo mínimo que podemos hacer por nuestros hijos”.
Después vino la exhumación del bebé de María Yumayra, sepultado en la sindicatura de Culiacancito el 18 de septiembre. Yumayra fue de las primeras madres que se atrevió en ese septiembre a exigir explicaciones y una de las primeras en hacer público su caso.
Sin embargo, el ser de las primeras no la eximió de sufrir por segunda vez el sepulcro de su bebé, fallecido también en circunstancias sin aclarar y, según los registros consultados por Ríodoce, su bebé tuvo diagnóstico de sepsis y falleció a las 22:15 del 17 de septiembre.
De pocas palabras, Yumayra explica que su motivo fue, al igual que los demás padres, buscar justicia.
“Significa mucho (la investigación) porque quiere decir que ya va un paso adelante. Ojalá todo se resuelva a favor de nosotros”.
Las diligencias de exhumación continuarán en el panteón municipal de Guasave y en el de la comunidad de la Pichigüila, perteneciente a la comisaría de Palos Blancos, de dicho municipio.
Otro caso es el de las gemelas fallecidas en enero y mayo de 2015, quienes también fueron atendidas en el Hospital General Regional número 1 del IMSS y sepultadas en Guamúchil, así como el de Mazatlán. Todos ellos con sepsis, según los registros del Instituto.
 
El peritaje paralelo
Apoyados por el Colectivo de Mujeres sinaloenses, los padres afectados decidieron contratar por su propia cuenta los trabajos periciales de especialistas forenses. Ante la desconfianza de que la PGR no cumpla con las diligencias propias de una exhumación, se hicieron de la asesoría del Colegio Médico Forense y Legal de Sinaloa, a través de su presidente, el doctor Gerardo Moreno Castañeda.
Según explicó el especialista, la exhumación se lleva a cabo como parte de una técnica médico-forense-científica, la que generalmente obedece a tres razones fundamentales: duda en la causa y en las circunstancias de la muerte y en algunos casos para lograr la identificación del cuerpo.
“Cualquier exhumación lleva dos momentos principales. El primero es el estudio del expediente para tener una idea de qué es lo que vamos a buscar, para obtener lo que sea necesario para la investigación y la segunda etapa ya es la diligencia propiamente dicha, donde una vez que el cuerpoya está afuera, se procede a hacer la técnica normal de fijación fotográfica y por escrito, y naturalmente la revisión completa, metodológica, ilustrada y de esa manera es que se obtienen los elementos que de primera instancia son visuales”, explicó.
Después de las pruebas visuales se procede a la toma de muestras, para luego trasladarlas a un laboratorio, donde los trabajos a realizar pueden tardar entre dos y tres semanas.
 
El efecto dominó
Mientras enfrentaban 19 denuncias penales ante la PGR por negligencia médica y el fallecimiento de 23 bebés, los cambios al interior del IMSS se vinieron como efecto dominó.
Primero, el 21 de enero hubo un relevo al interior del Hospital General Regional número 1 del IMSS. El director Manuel Antonio Padilla Lora dejaría el cargo en manos de la doctora Patricia Tirado.
Todavía como delegado estatal del IMSS, Adalberto Castro Castrosiempre sostuvo que en septiembre hubo únicamente tres decesos. Todos de bebés prematuros y de bajo peso y en dos de ellos hubo presencia de la bacteria klebsiellapneumonae. En la última entrevista que dio a este semanario el 22 de enero lo reiteró: “Hubo dos con klebsiella y uno muy pequeño de un kilo 100 gramos que también falleció. Los demás fallecimientos fueron por prematurez. No se encontró ninguna bacteria que les provocara su deceso”.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1099
GALERÍA
un accidente registrado la mañana del 30 de enero en elota dejó un saldo de 22 personas muertas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.