Narcomenudistas, por la libre

COE

 

Inactivo el Centro de Operaciones Estratégicas de Los Mochis

 

 

La policía preventiva, la ministerial y la federal están de ocio en su lucha contra los narcomenudistas, al vetarles el exclusivo derecho a imputar civiles con su declaración o reporte informativo.

En tanto los envenenadores públicos están de jauja, y libres en las calles.

De acuerdo con el reporte más reciente de detenciones de narcomenudeo de la Policía Municipal de Ahome, la incidencia de ellas se incrementó en 127.6 por ciento en el 2015 con relación al 2014. La eficacia anunciada no se traduce en puestas a disposición ante autoridad competente de civiles.

Hasta finales de octubre, la comandancia local de la Policía Ministerial del estado no reportaba personas detenidas por narcomenudeo.

En tanto el Centro de Operaciones Estratégicas de Los Mochis está sin operar. No reporta una sola detención o cateo de “narcotienditas” desde hace dos meses. En ella, la distracción principal son juegos de computadora y cero trabajos.

De acuerdo con un informe de la Subprocuraduría Regional de Justicia del Estado en la Zona norte, en casi cuatro meses de la operación del Sistema Procesal Penal Acusatorio que sustituyó al Sistema Mixto o Inquisitivo, ningún narcomenudista ha tocado la cárcel, porque no hay solicitud de prisión preventiva por juez de control.

Del primero de junio al 20 de octubre, las acciones de más de mil policías de la ciudad sólo habían generado 49 carpetas de investigación y 36 causas penales, de las cuales 12 están en trámite.

De los casos llegados al juez de control, los acusados habían obtenido su libertad inmediata, pero también algunas medidas restrictivas como firmas mensuales o semanales, abstención a drogarse, no abandonar el estado, entre otras opciones que el juzgador hubiese considerado aplicables.

El subprocurador regional en la zona norte, Jesús Arnoldo Serrano Castelo, aseguró que la estadística no es sorpresiva sino que comprueba la eficacia del nuevo sistema de justicia que promueve la presunción de inocencia, garantiza la igualdad de las partes y obliga al juez a escuchar imparcial y personalmente los alegatos de los involucrados. “Sabíamos que iba a ser un freno de mano a la conducta policial de imputar hechos y desatenderse del caso”.

Comentó que por la reforma ya no es fácil que el policía impute un hecho de venta o posesión de narcóticos a un civil, porque ahora debe reunir evidencia, asegurar el objeto, explicar el contexto del caso, mantener la secrecía del asunto y evitar por todo mecanismo su exposición pública; además debe turnar al detenido ante autoridad competente lo más pronto posible, y garantizar que éste no fue golpeado ni vulnerado en sus derechos.

Recordó que ya se tuvo una experiencia de prontitud, cuando un juez de control se negó a recibir a un civil que estaba en custodia de la policía por una tardanza de tres horas contadas entre la detención y el turnamiento. “De ese tamaño fue el freno de mano a la policía. Ahora, los policías deben prepararse porque con una simple filmación pueden perder su trabajo y ser procesados, o si no acreditan la mecánica de hechos en el juicio también puede ser considerado como abuso de autoridad”.

Para evitar el riesgo, la policía evita practicar detenciones, reconoció.

Y ante ello, la sociedad se considera agraviada y molesta porque vuelve e recibir en su seno al infractor. “Esa es una falsa percepción, porque la presunción de inocencia es en el caso inicial, y no por la persistencia o reincidencia de la conducta”.

Leonel Alfredo Valenzuela Gastélum, presidente del Instituto de Criminología del Noroeste, afirmó que las estadísticas de las corporaciones tienden a ser falsas porque están alteradas para reducir el índice delictivo e incrementar la eficiencia, pero que se caen ante la disparidad de los casos que llegan a juicio y de éstos los que son sentenciados.  “En la citada eficacia policial, hay una mentira que sólo los funcionarios y los propios agentes se creen”.

En tanto, Esteban Ramírez Álvarez, presidente de la Federación Sinaloense de Centros de Rehabilitación, dijo que es tan mala la lucha contra el narcomenudeo que sigue en aumento la cantidad de adictos a las drogas que ingresan a los centros.

“A diario hay un ingreso nuevo en cada centro, y somos nueve, sin contar con la reincidencias, lo que es elevadísimo. Lo cierto es que la venta de drogas en las calles no ha disminuido, aunque ahora es menos visible. La realidad es que alguien o muchos están fallando, que se hacen de la vista gorda por complicidad u omisión. Y mientras ellos ganan dinero ilegal, la sociedad pierde”.

 

Los nuevos números del narcomenudeo

49 carpetas de investigación

36 causas penales

12 expedientes en proceso.

0 detenidos en prisión preventiva

Fuente: PGJE

 

 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1108
GALERÍA
Policías jubilados y viudas de policías se manifestaron en palacio de gobierno, piden la homologación de sueldos y el pago justo a las viudas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.