septiembre 18, 2019 10:43 pm

Gasolina

 

Le brotaba lo narco en esas gruesas esclavas de oro, esa camioneta Lincoln y ese andar que parecía andar buscando a Dios para que éste le pidiera perdón. Hizo dinero de una y cuando amaneció tenía una familia feliz, una esposa bella, un joven hijo con vehículo a la puerta, una casa grande y una billetera que parecía protestar por los paquetes de verdes.

En el pueblo donde vivía compraba todo y si no había, lo mandaba a traer de otro lado. Fue así como se convirtió en síndico y en el gran cacique: tenían tierras, sembraba maíz y había adquirido trilladoras que también rentaba a los campesinos de la región. Lo tenía todo hasta que llegaron cuatro hombres a la cochera de su casa y sorprendieron a su joven hijo, mientras éste lavaba el carro deportivo que hacía poco le habían regalado. Le vaciaron una treinta y ocho y una nueve milímetros y se fueron de ahí, seguros de haber concluido la encomienda.

El hombre ni supo quién ni por qué le habían matado a su único hijo varón. Le lloró hasta que sus venas, de tan secas y moradas y alteradas, parecían saltar de su frente, sus antebrazos y cuello. Quién, por qué. Así gritaba en el sepelio. El muchacho parecía calmado, sin estruendos callejeros, de ir y venir a la escuela y de calificaciones aceptables. Y él insistía, a grito abierto y con el moco suelto, quién había sido. Quién y por qué.

Sus negocios siguieron viento en popa. Los bajos precios de las cosechas no le afectaban porque además de sembrar, compraba lo que otros obtenían, tenían bodegas para guardarlas y sacar a vender el producto cuando más le convenía. Las trilladoras no paraban y la billetera seguía inconformándose cuando los billetes no cabían y aun así seguían metiéndolos a sus rincones.

A los meses le llegó un nuevo aviso y fue así como lo entendió todo. Seis hombres que no conocía y que traían unas ojeras que escondían sus ojos allá, en la profundidad, se lo contaron. Acudieron a su casa, a cerrarle el paso, en dos poderosos vehículos. Dice el patrón que no te hagas pendejo, que dejes de robar combustible, que te dejes de chingaderas. O si no, te vamos a matar. Vas a caer y si nos animamos, también tu familia.

Antes de subirse de nuevo al carro, uno de ellos, quien parecía dar las órdenes en ese comando, le gritó: qué no te bastó con tu hijo. Salieron de ahí con las llantas chillando y la polvareda enhiesta y traviesa. Ahora lo entiendo todo, pensó. Dijo, apenas abriendo los labios, hijos de su putísima madre. Me las van a pagar, culeros.

Siguió en las mismas. Dinero y más dinero. Estos hijos de la chingada no me van a detener, retó. No saben con quién se están metiendo. Pero sí sabían y le tenían bien medida la vida. Le cerraron el paso y le metieron cuarenta plomazos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

One Response

  1. Descubri tu columna hace unos dias y quiero decirte que haces un gran trabajo, no soy critico ni nada por el estilo pero me gustan tus articulos, gracias por escribir y darnos un poco de esperanza.en este mundo podrido en el cual esta inmerso Mexico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 868
15 de septiembre del 2019
GALERÍA
Cientos de personas acuden al "Grito" de Independencia en Culiacàn
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
ENCUESTA

El Congreso llamó a comparecer al Alcalde Jesús Estrada Ferreiro y a dos funcionarios municipales más por la muerte de Alejandra Terrazas, ¿quién crees que debe ser llamado también?:

BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral