martes, enero 31, 2023
  • 00
  • Dias de Impunidad

Oscar Lara, ¿el caballo negro del PRI?

Gerardo vargas Oscar lara

 

 

 

 

 

Me escribe un empresario amigo del sur del estado para expresarme lo siguiente sobre la sorpresiva aparición de Óscar Lara, como aspirante a la nominación del PRI al gobierno del estado:

 

“El nombre de Oscar Lara que probablemente no estás considerando, y quien se acaba de destapar a tres meses que el PRI seleccione, puede ser esa amalgama que necesita el partido para no verse dividido y mediante una buena alianza asegure con la aritmética política electoral  (tipo la que llevo a Quirino al Congreso). Aquí viene respaldado por Vizcarra, Millán, Toledo, Jesús Aguilar (con menos peso ahora), pero al decir Vizcarra eso quiere decir Peña Nieto y probablemente Manlio con quien teniendo un gobierno federal Priista, tú sabes la forma de actuar del presidente del partido, el poder, y todo lo demás…”.

 

Hasta aquí, el comentario y argumento principal de nuestro lector es irrebatible. El PRI necesita estar unido en torno a una figura que congele las diferencias y cohesione. Con dos candidatos se repite el 2010. Se polariza la confrontación. Están muy caldeados los ánimos entre malovistas-millanistas y lo que sería la alianza vizcarristas-aguilaristas. Unos quieren conservar el poder y algunos quieren venganza.

 

La lógica indica que no puede ser ni Vizcarra Calderón ni Vargas Landeros, porque inevitablemente habría choque de trenes. ¿Entonces quién puede ser el que una las dos grandes fuerzas dentro del PRI? He pensado que efectivamente el PRI necesitaba a un aspirante que conciliara las partes. Y, confieso, que pensé que los mejores serían Heriberto Galindo y Diva Hadamira, uno por su espíritu conciliador y la otra por una cuestión de género. Sinaloa nunca ha tenido una gobernadora. Y por el desempeño de Diva en el Senado la merece. Quizá no, por su abuso en su construcción fastuosa en Las Glorias.

 

Pero ahora que aparece el nombre de Óscar Lara, creo que cae bien en ese esquema no polarizante. Es un político de bajo perfil, un burócrata de las finanzas con vínculos en el grupo de Aguilar Padilla que apoyó en 2010 a Vizcarra, y seguramente hoy aquel no lo ve mal. Pero eso no significa que los otros lo vean bien, menos como su candidato.

 

Así, las preguntas son: ¿Cuáles sería los incentivos para que Lara reciba el apoyo de Malova y Millán? A la vista hay dos incentivos: Un pacto de impunidad por las cuentas que deje la administración malovista de manera que opere un “borrón y cuenta nueva” y dos, participar de la integración de la administración, Congreso y Presidencias Municipales. O sea, lo mismo de hoy, un gobierno de cuotas y cuates.

 

¿Lo aceptarán los otros? Pero, más allá de cualquier especulación de realpolitik, no puedo menos que preguntarme qué tipo de gobernante necesita Sinaloa, luego de que la administración dejará una gran deuda pública.

 

Me recuerda mi interlocutor que la recibió de 3 mil millones de pesos y la dejará en 20 mil millones. ¿Sinaloa necesita una reedición de lo mismo? Evidentemente no; lo que necesita Sinaloa es un político con altura alta y capaz de tener una visión de Estado. Esta administración caracterizada por sus excesos y la escasa transparencia la ha llevado a niveles impensables en 2010. Una muestra es lo que se ha ventilado en los medios, que el gobernador no tiene facturas que acrediten sus gastos de representación, o sea de las minucias. Los del día a día.

 

Entonces, se necesita un gobernante que venga a poner orden en el bien público. El gobierno de Malova según Coneval, generó 111 mil 500 sinaloenses más en situación de pobreza y 25 mil 600 personas pasaron a la pobreza extrema sólo entre 2012 y 2014, que no es un número irrelevante para un estado con menos de 3 millones de habitantes.

 

Si es cierto lo que dice nuestro amigo, Lara será un candidato que una a los grupos del PRI, o más llanamente sus intereses, pero no se ve por dónde pueda suceder algo que renueve la esperanza de los sinaloenses.

 

Quizá, lo mejor sería es que los dos grupos se disputaran el poder en las urnas, para de una vez por todas saber si los que están en la banca traen un proyecto diferente al que dejará el malovismo.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1043
GALERÍA
Culiacán vivió una serie de narcobloqueos, saqueos y enfrentamientos tras la detención de Ovidio Guzmán y 21 personas más en Jesús María. Se reportaron al menos 29 personas muertas, entre ellas 10 militares y 35 heridos.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.